Maduro y Vázquez acuerdan ruta para activar protocolo de resolución de controversias

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó este lunes que acordó con su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, un mecanismo para solucionar la suspensión de Venezuela del Mercosur, anunciada el pasado 1 de diciembre.

“Muy buena conversación, muy positiva. Nos hemos puesto de acuerdo en una ruta para canalizar la solución al conflicto que ha surgido (y) resolverlo a través de la activación del Protocolo de Olivos para la resolución de controversias de Mercosur”, aseguró el mandatario desde el palacio de Miraflores, en cadena nacional de radio y televisión.

Hace una semana, Venezuela presentó un petitorio para la activación de este mecanismo, con el fin de que se le reconozca la presidencia rotativa del grupo y revertir su inhabilitación.

“Esperemos que en su desarrollo, sus distintas fases, haya resultados positivos. Venezuela es Mercosur más allá de los conflictos y diferencias que puedan surgir”, agregó Maduro, quien conversó con Vázquez por videoconferencia, algo que había pedido hace poco más de una semana.

La suspensión del país caribeño se formalizó al cumplirse el plazo de tres meses que los socios del grupo dieron al gobierno venezolano para que incorporara a su legislación una serie de disposiciones comerciales y políticas, incluida la del respeto a los derechos humanos.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, argumentó que la inhabilitación está basada en “mentiras”, pues “de las 1.500 normas que se deben incorporar, Venezuela ha notificado 1.479”.

La secretaría del organismo solo le reconoce 931.

Venezuela –que rechazó la medida e insistió en mantenerse al frente de la presidencia pro tempore del bloque– considera como un aliado a Uruguay, que votó la sanción pero sostiene que el país petrolero se mantiene como miembro con voz pero sin voto, posición que no es compartida por Brasil, Argentina y Paraguay.

Panorama


Canciller de Paraguay asegura que no hay crisis en el Mercosur

La suspensión de Venezuela en el Mercosur no generó ninguna crisis en el bloque regional aseguró el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga. Explicó que la decisión fue tomada por los países fundadores: Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay, considerando que Venezuela no cumplió con los requisitos exigidos para formar parte del bloque.

“Nosotros no vemos crisis en el Mercosur y lo que la canciller de Venezuela pueda decir son sus expresiones, son sus deseos, nosotros seguimos adelante”, indicó. La semana pasada la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo que el bloque estaba en crisis y que la suspensión de su país fue irregular.

Loizaga explicó que en setiembre los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron dar un plazo extra hasta inicios de diciembre a Venezuela para que cumpla con los requisitos e incorpore las normativas del bloque de acuerdo a la decisión N° 28 del 2005, que establece las condiciones y términos específicos que deben seguir los Estados que quieren adherirse al Tratado de Asunción, y como no se cumplió con esos requisitos, se decidió la suspensión.

Remarcó que Venezuela tiene la obligación de asumir los compromisos y obligaciones que en general tienen todos los Estados miembros del bloque. “No podemos entrar con un Mercosur a la carta, o asumimos todo o no asumimos”, insistió.

En cuanto a la actual situación explicó que el país caribeño está cesado hasta que cumpla con todos los requisitos. “Hoy hay un cese, que es distinto a la suspensión. Es una cesación en sus derechos y obligaciones, y como tal quiere decir que no participa hasta tanto y cuanto los Estados miembros volvamos a reunirnos. Los cuatro países fundadores; a Venezuela no le gusta que se diga fundadores, pero sí somos fundadores y ellos son un Estado que se adhirió al Mercosur”, remarcó.

Presidencia argentina

La Argentina recibirá mañana en Buenos Aires la presidencia pro tempore del bloque regional en una breve ceremonia donde estarán presentes los ministros de Relaciones Exteriores de los cuatro países fundadores. La Argentina ya hizo saber que la prioridad durante su presidencia –hasta junio de 2017– será avanzar en el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

No se hará la habitual cumbre de presidentes que se realiza cada seis meses para entregar la presidencia del bloque. La intención es evitar exponer a los mandatarios a situaciones embarazosas.

La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela ya anunció que, a pesar de no estar invitada, viajará a Buenos Aires.

ABC