México: al menos 36 muertos y 72 heridos por la explosión en un mercado de pirotecnia

Esta mañana suman ya 36 personas muertas a causa de la explosión en un mercado de pirotecnia ubicado en el municipio de Tultepec, informó Alejandro Gómez, titular de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

El Fiscal mexiquense detalló que 31 personas murieron en el lugar de la tragedia y cinco más fallecieron en diversos hospitales.

Además, dijo que encontraron “tres extremidades que creen pertenecen a un mismo cuerpo”, algo que será determinado por estudios periciales.

El incidente ocurrió aproximadamente a las 14:50 horas en el mercado, considerado como el más seguro de su tipo en Latinoamérica, que se ubica a un costado del Circuito Exterior Mexiquense, en el centro de Tultepec.

El fuego en el lugar fue controlado aproximadamente las 17:00 horas. Los cuerpos de rescate continuaban anoche con las tareas de búsqueda de cuerpos y remoción de escombros.

Vecinos relataron que la onda expansiva cimbró estructuras a 8 kilómetros a la redonda y que el estallido, así como la columna de humo, pudieron verse desde los municipios vecinos de Coacalco, Tultitlán y Cuautitlán.

En tanto, Luis Felipe Puente, coordinador nacional de protección civil, agregó que el mercado de pirotecnia en Tultepec está certificado por el Instituto de Pirotecnia del Estado de México y la Secretaría de Defensa Nacional. “El Instituto tiene la responsabilidad del manejo de quienes trabajan en esto, y la Secretaría es la que certifica la operatividad de los productores de pirotecnia, el manejo de la pólvora”, agregó.

Entrevistado por el mismo medio, el secretario de Gobierno del Estado de México, José Manzur, señaló que “en muchos casos los cuerpos están quemados”, lo que dificulta su identificación, por lo que ya se están haciendo las pruebas periciales.

Manzur detalló que entre los 72 lesionados, -cifra que no cambió respecto al último reporte dado a conocer por las autoridades mexiquenses- hay 37 hombres, 25 mujeres y 10 menores, quienes fueron trasladados a hospitales cercanos al Mercado de Pirotecnia de San Pablito, donde ocurrieron al menos seis explosiones esta tarde.

Estalla el infierno: 31 muertos

Una serie de explosiones en el tianguis de pirotecnia de San Pablito, en Tultepec, causó el deceso de 31 personas, informó el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila.

“Veintiséis personas que fallecieron en el lugar, tres personas más que murieron en los hospitales donde estaban siendo atendidos, es decir sumarían 29 personas que han perdido la vida” dijo el gobernador mexiquense en un mensaje desde Tultepec.

Agregó que por tratarse de un incidente relacionado con explosivos dará vista a la PGR para que peritos de esta dependencia lleven a cabo las investigaciones para deslindar responsabilidades.

La explosión se registró alrededor de las 14:50 horas, en momentos en que había gran actividad con gente comprando fuegos artificiales para las fiestas decembrinas.

Al lugar llegaron 14 ambulancias de la Cruz Roja, 6 del ERUM, personal de Protección Civil, así como 3 helicópteros del agrupamiento de rescate Cóndores y Relámpagos, a bordo de los cuales trasladaron a los heridos a hospitales.

El Presidente de la República Enrique Peña Nieto envió sus condolencias a través de Twitter luego de lo sucedido. “Mis condolencias a los familiares de quienes perdieron la vida en este accidente y mis deseos de pronta recuperación para los lesionados”, tuiteó el Presidente de la República. En un primer momento, Luis Felipe Puente, director de Protección Civil de la Segob, informó que había 60 lesionados. También confirmó en entrevista que el tianguis está certificado por el Instituto de Pirotecnia del Estado de México y la Secretaría de Defensa Nacional.

Puente indicó que en el mercado ubicado a un costado del Circuito Exterior Mexiquense, hay mas de 300 puestos que manejan productos de pirotecnia, la mayoría de los cuales habría explotado. Vecinos relataron que la onda expansiva cimbró estructuras aledañas y que el estallido, así como la columna de humo, pudo verse desde Coacalco, Tultitlán y Cuautitlán.

TRES NIÑOS CON HERIDAS GRAVES

En conferencia de prensa, el procurador mexiquense, Alejandro Gómez, detalló que 20 cuerpos habían sido trasladados al Servicio Médico Forense, mientras que el resto aún continuaba en la zona del siniestro.

Explicó que a los cuerpos se les está tomando el perfil genético para que puedan ser identificados; se estará pendiente en hospitales y clínicas de lesionados y clasificación de lesiones, así como para las entrevistas necesarias ante el Ministerio Público.

Por su parte, el gobernador Eruviel Ávila dijo que entre las personas heridas hay tres niños, los cuales presentan quemaduras en el 70% de su cuerpo, por lo que serán trasladados a un hospital en Texas. Aseguró que los gastos médicos serán cubiertos por el Gobierno del Estado de México y por el Gobierno federal. Agregó que tras conocer los resultados de la investigación, se decidirá si clausuran o no el mercado.

Prometió que buscarán a los responsables de la explosión y que se implementará un programa de apoyo para los artesanos que resultaron afectados. Indicó que de los 300 locales que conformaban el mercado de San Pablito sólo quedaron 10 en pie tras la explosión.

‘GENTE EN LLAMAS’

La tarde clara se vio repentinamente estremecida por un gran estruendo: el cielo se ennegreció por la espesa capa de humo teñida de colores que desató el estallido en cadena de toneladas de pólvora.

“Nada más se escuchó la explosión y todo comenzó a incendiarse. De hecho hasta salió corriendo gente quemada”, narró a la AFP Walter Garduño, quien estaba cerca del mercado.

“Salió gente corriendo en llamas, incendiada, niños”, añade Garduño, quien se encontraba en la zona de visita y acudió en lo inmediato por si se requería ayuda.

Unas tres horas después del estallido se había logrado controlar la deflagración y los cuerpos de emergencia buscaban a más víctimas entre el amasijo de láminas y techos calcinados y retorcidos.

Hasta el lugar también llegaron elementos del Ejército mexicano además de equipos de emergencia de las entidades vecinas para trasladar a los heridos por vía terrestre y con helicópteros.

“Se empezó a escuchar las detonaciones y pensamos que era un polvorín (taller de fabricación de pirotecnia) cercano”, cuenta a la AFP Alejandra Pretel, vecina de la entidad.

Pero después de 5 minutos se dieron cuenta que era el mercado. “Mis vecinos dicen que se sentía como que estaba temblando, yo no me di cuenta porque salí corriendo”, cuenta Pretel.

“Estaba afuera paseando a mi perro y de repente se oyeron unas explosiones muy fuertes, pero no sabíamos qué era. Pensamos que sería la gasolinería o algo ahí. Pero cuando empezamos a ver la humareda pues vimos que eran los cohetes”, dijo Sofía Bedoya, otra habitante de la zona.

En medio de un intenso olor acre, al caer la noche se escuchaban aún pequeñas explosiones, pero según autoridades de Protección Civil eran operaciones controladas para consumir la pólvora en algunos de los más de 300 puestos que componen este enorme mercado.

Las autoridades investigan la causa del siniestro, que pudo ser un mal manejo de la pólvora, situación que años atrás desató grandes explosiones.

Locales fueron avalados por Sedena

El tianguis de pirotecnia de San Pablito, en Tultepec, era considerado el “mercado más seguro” en Latinoamérica de su tipo.

Luego del estallido del mercado el 11 de septiembre de 2016 – a un año de haberse registrado otra explosión–, las autoridades acordaron reforzar las medidas de seguridad en el inmueble para evitar otra tragedia… sin embargo, no fue suficiente.

En octubre de 2006, la Secretaría de la Defensa Nacional modificó el proyecto de construcción del nuevo mercado de pirotecnia.

Algunos de los cambios fueron que los locales se edificaran con ladrillo, no muropanel, y contaran con piso de cemento, no de grava con tarimas de madera. Además se impusieron medidas como vender cohetes empaquetados y sólo almacenar los que cupieran en las vitrinas.

Incluso, el 7 de noviembre de 2006 se realizó una demostración sobre la seguridad del inmueble.

En esa ocasión, se detonó un puesto con 10 kilogramos de pólvora en juguetería dentro de uno de los locales, finalmente edificados de hormigón. De acuerdo con Carlos Sedano, entonces director del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia, los resultados fueron los esperados, pues aunque el puesto fue consumido en segundos, el hormigón contuvo el fuego.

A finales de ese año, tras una inspección militar, se levantó la suspensión de venta impuesta tras el accidente.

Historial de accidentes

Tultepec se hizo famoso por la elaboración de los famosos toritos –armazón equipado con varios tipos de pirotecnia– los cuales eran de un tamaño que permitía portarlos en hombros; sin embargo, desde hace dos décadas, comenzaron a hacerlos con pirotecnia mayor, no sólo en cantidad, sino en impacto explosivo.

En marzo de este año, tres personas murieron y cinco resultaron heridas tras la explosión de un polvorín ubicado en los límites de Tultepec y Tultitlán.

Un mes después, una persona resultó lesionada durante otra explosión; en octubre, tres personas resultaron heridas y seis bodegas se incendiaron durante la explosión de tres polvorines.

La cuarta explosión en Tultepec en lo que va del año fue la tarde de ayer, cuando seis explosiones en el mercado de San Pablito ocasionaron la muerte de al menos 31 personas y que más de 70 resultaran heridas.

El 15 de septiembre de 2005 una serie de explosiones se registró en Santiaguito, un mercado de cohetes, que dejó 57 personas lesionadas y 70 vehículos calcinados.

Casi un año después, el 12 de septiembre de 2006, un incendio destruyó el mercado de San Pablito, acabando con los 450 locales de venta.

En 2007 se registraron explosiones que destruyeron la totalidad del mismo mercado a unos meses de su restauración.

A pesar de las medidas de seguridad que se implementaron después de estos siniestros para evitar estallidos en cadena, en 2012 dos polvorines explotaron, lo que dejó el saldo de un muerto y ocho heridos.

El Zócalo


Explosión en Tultepec


Lamenta EPN accidente en polvorín de Tultepec

El gobierno federal se ha coordinado con las autoridades del estado de México para atender a los afectados por la explosión en Tultepec, informó el presidente Enrique Peña Nieto.

A través de Twitter, el mandatario también envió sus condolencias a los familiares de quienes perdieron la vida en el accidente y deseó pronta recuperación para los lesionados.

En las primeras horas de la tarde de ayer, en el mercado de pirotecnia de San Pablito en Tultepec ocurrió una explosión con saldo hasta el momento, se ha dicho, de 27 muertos y 60 heridos.

El mandatario ha publicado varios mensajes en esa red social:

”El @GobMx trabaja en coordinación con el Gobierno del Estado de México para atender a los heridos y afectados en Tultepec”, indica en el primer de los textos. En el siguiente, establece: ”Personal de Protección Civil y elementos de @Sedena_MX ya se encuentran apoyando a las corporaciones locales en la atención de la emergencia”. Finalmente, el tercer texto es para enviar su pésame a los familiares de las personas que perdieron la vida en el siniestro.

La Jornada


Estalla también polvorín de Hidalgo; un muerto y tres heridos

Una persona murió y tres resultaron con quemaduras tras un estallido en un taller clandestino de pirotecnia en la comunidad de Tetla, en la sierra hidalguense, la tarde del martes, informó la Subsecretaría de Protección Civil del gobierno de Hidalgo.

La persona fallecida fue identificada por las autoridades como Claudio Aurelio Reyes Hernández, de 42 años de edad. Cuerpos de rescate trasladaron a los lesionados, cuyas identidades no fueron proporcionadas, a un hospital.

Elementos de Protección Civil y del cuerpo de bomberos sofocaron el fuego. Se informó que el predio donde operaba el polvorín es propiedad de un sujeto que responde al nombre de Ricardo Reyes.

Apenas el pasado 14 de diciembre, en el municipio de Huejutla, ubicado en la región de la Huasteca, tres personas murieron por las quemaduras que sufrieron luego de una explosión en un taller donde se fabricaban cohetones y otros artefactos de pirotecnia de forma clandestina.

La Jornada