Milagro Sala, líder social argentina y diputada del Parlasur, se enfrenta a primer juicio oral tras casi un año de su detención

“Soy víctima de una persecución política”

En el comienzo del juicio por una manifestación contra el gobernador en la que no estuvo, la dirigente social responsabilizó al radical socio de Macri por su detención. “A Morales le molesta que los negros nos pudimos organizar”, advirtió.

“No tuve nada que ver con eso. La bronca y la indignación (de Morales) es porque soy peronista y porque he decidido defender las banderas de la dignidad, de Néstor y Cristina Kirchner”, dijo Milagro Sala al hablar ante el tribunal que la juzga por una manifestación en 2009 contra entonces senador y ahora gobernador de Jujuy. La líder de Tupac Amaru pidió “una justicia independiente” y aludió a los pedidos por su libertad formulados por varios organismos internacionales y rechazado por los gobiernos de Cambiemos a nivel provincial y nacional: “No me dejan en libertad porque saben que la gente va a venir a verme, se va a sentar a charlar conmigo”.

La dirigente llegó esta mañana a la sede del Tribunal Oral Federal de Jujuy custodiada por personal penitenciario, se sentó en el banquillo frente a los jueces, escuchó los cargos por los que se la juzga y negó que sea cierto lo que le imputan. Aseguró que el día en que a Morales le arrojaron huevos durante un “escrache”, ella estaba en la localidad jujeña de Monterrico y que se enteró de ese hecho por los medios. Insistió con que no fue la organizadora de esa protesta y sostuvo que si lo hubiera sido “habría estado al frente de los compañeros, como tantas veces”. “Siempre estuve delante de las luchas”, puntualizó; “no estoy acostumbrada a mandar a perder los compañeros”, reforzó.

Ante el tribunal, Sala denunció ser víctima “de una persecución política” encabezada “desde hace ocho años” por Morales. “La molestia de él es que los negros nos pudimos organizar”, que “no le pedimos nada a sectores políticos” y que “aprendimos a no agachar la cabeza delante de nadie”, dijo.

La denuncia que dio origen a este juicio oral fue hecha por Morales tras una manifestación en su contra ocurrida en octubre de 2009, cuando era senador nacional, en la que le arrojaron huevos. En ese hecho, la dirigente enjuiciada no estuvo, pero se la acusa de ser instigadora. La única prueba en su contra es el testimonio de un hombre que la señaló como partícipe de una reunión para organizar el “escrache”, sobre la cual no hay pruebas de que haya existido.

Ante la relatividad de los testimonios y la falta de pruebas, el tribunal jujeño declaró prescripta la causa en mayo pasado, pero la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal volvió a darle curso y agravó los cargos.

“A Morales le molesta que los negros nos pudimos organizar”, dijo durante su declaración, antes de la cual sus abogados leyeron un texto en el que aludieron al marco de persecución política de ese proceso contra la dirigente social, quien está detenida por otras causas desde hace un año y cuya libertad fue exigida por la ONU, la CIDH y la OEA.

Sostuvo, también, que “la persecución” que sufre es tanto “responsabilidad” del gobernador como del empresario Pedro Blaquier, sobre quien pesa una causa por su complicidad civil con la última dictadura en la desaparición de obreros del Ingenio Ledesma. En este sentido, Sala lamentó “que se hayan suspendido los juicios de lesa humanidad en Jujuy para tenerme sentada acá”.

No obstante aseguró “no sentir bronca” contra Morales por haber motorizado “tantas causas en seis meses” en vez de “dedicarse a gobernar, que es lo que necesita el pueblo jujeño”. Según dijo, Jujuy despidió a “cientos de compañeros” estatales de organizaciones peronistas y de hacer que “15 mil cooperativistas estén haciendo changas en vez de tener un trabajo” fijo. “Si esto no es persecución, qué es lo que estamos viviendo”, se preguntó.

En uno de los tramos de su declaración, que fueron respuestas a las preguntas formuladas por su defens, Sala reconoció que le “cayó muy gracioso” el insólito planteo de los diputados del oficialismo jujeño para hacer una consulta popular sobre su detención y también, aunque sin mencionarlo, aludió a los pedidos de libertad de varios organismos internacionales rechazado por los gobiernos de Cambiemos a nivel provincial y nacional: “No me dejan en libertad porque saben que la gente va a venir a verme, se va a sentar a charlar conmigo”.

“Me están la haciendo pagar y me la están haciendo sentir, pero no les voy a dar el gusto de llorar. No me arrepiento de lo que hice”, remarcó luego de hacer un racconto de las obras hechas tanto por Tupac Amaru como por los otros movimientos sociales que conforman la red de organizaciones que hizo el acampe frente a la Casa de Gobierno jujeña a principios de año.

Además de Sala, los acusados por el “escrache” a Morales son también otros dos dirigentes de la Red de Organizaciones Sociales (que a finales del año pasado y principios del actual realizaron un acampe frente a la Casa de Gobierno provincial), Graciela López y Ramón Gustavo Salvatierra. Se los acusa de supuestas amenazas coactivas y daño agravado.

“Mi único objetivo fue siempre dignificar a los compañeros”, expresó y pidió a los jueces “no dejarse presionar” por el gobierno de Morales. “La Justicia tiene que respetar y no hemos sido respetados. Por eso les pido independencia”, concluyó.

El Tribunal inició el proceso a las 9 con la lectura de los datos formales de los tres acusados, durante lo cual Sala corrigió al funcionario judicial que la mencionó como diputada provincial: “Diputada del Parlasur”, le aclaró.

Página 12


¿Quién es Milagro Sala?

Milagro Sala es diputada del Parlasur y luchadora social argentina. Su detención ocurrió luego de la asunción de Gerardo Morales como gobernador de la provincia de Jujuy, quien la acusa por una causa que fue iniciada en 2009 cuando era senador.

Milagro Sala nació en San Salvador de Jujuy (Argentina) en 1954. Es dirigente de la Organización Tupac Amaru, diputada del Parlasur desde 2015 por el Frente para la Victoria y luchadora social.

En 2014 el papa Francisco recibió en el Vaticano a Sala y a dirigentes de organizaciones coyas, guaraníes y diaguitas. En esa oportunidad, el Sumo Pontífice ratificó su apoyo a la defensa de los derechos de los pobladores originarios.

Con la agrupación Túpac Amaru apoyó la construcción de viviendas, como parte de un programa de asistencia social.

Fue detenida el 16 de enero en su residencia ubicada en la capital de la provincia de Jujuy (Argentina) tras un allanamiento y fue trasladada a la comisaría de la Mujer bajo una orden del juez Raúl Gutiérrez. La dirigente fue imputada por supuesta “instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real”.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, decretó antes de su arresto, que las organizaciones sociales que no se reempadronaran perderían sus beneficios sociales y su personería jurídica. Milagro Sala y representantes de otras organizaciones se oponen a esta disposición.

Morales ha acusado en varias ocasiones a Sala de un supuesto robo del dinero del Estado, pero la dirigente asegura que “Yo no toco ninguna plata de las cooperativas como dice Gerardo Morales. La agrupación tiene más de 100 cooperativas y yo no presido ninguna de ellas”.

En varias oportunidades Sala ha denunciado que los medios de comunicación han censurado su lucha. “Hay muchos compañeros que están sufriendo discriminación y hay medios que están tapando esto. Han barrido con todo”.
Organizaciones sociales y políticas se han manifestado en el centro de la Ciudad de Buenos Aires para exigir la liberación de la parlamentaria.

“Actualmente Milagro cuenta con cuatro órdenes de detención por causas viejas en las que no fue imputada por más de diez años”, explicó la abogada defensora, Elizabeth Gómez Alcorta.

La abogada sostiene que se trata de un procedimiento irregular porque “para dejar detenida a una persona tenés que tener semiplena prueba de que el hecho existió, de que ese hecho es un delito y de su responsabilidad en ese hecho y además de que existe un riesgo de que la persona se quiera fugar. Nada de eso hay en ninguna causa contra Milagro Sala a la fecha”.

En declaraciones a la publicación Va Confirma, Gómez Alcorta refirió también que la justificación del presidente Mauricio Macri para mantener en prisión a Milagro Sala es “un argumento casi fascista y antirrepublicano”.

Un grupo de diputados en Argentina presentó el martes 13 de diciembre un proyecto de ley en la Legislatura provincial para que el Ejecutivo someta a “consulta popular” la liberación de la dirigente social Milagro Sala, detenida desde hace casi un año.

Los diputados Marcelo Nasif y Alberto Bernis impulsan esta propuesta con base en las resoluciones de los organismos internacionales que han ordenado al gobierno de Mauricio Macri poner en libertad a Sala. Sin embargo, el gobernador Morales informó que no compartía la propuesta. “Hay que dejar que la Justicia actúe independientemente”, manifestó.

¿Qué espera Milagro Sala del juicio que inicia este jueves 15 de diciembre?

— Me sorprende que jueces del Tribunal Oral Federal se presten al circo de Morales. Me acusan de ser autora intelectual de una manifestación pública en la que le tiraron unos huevos cuando la Tupac no participó y la persona que los arrojó dice que lo hizo por su cuenta. No sé si me van a condenar o no, pero si lo hacen, va a ser un escándalo y voy a recurrir a todas las instancias internacionales para seguir demostrando la persecución y el hostigamiento en mi contra. Sería una muestra más de la arbitrariedad de esta Justicia que condena no en base a pruebas, sino en función de un interés político. (Declaraciones a Perfil.com)

Fechas significativas de una arbitraria detención

– El sábado 16 de enero de 2016, personal sin identificación de la policía provincial allanó la casa de Milagro Sala, quien fue detenida sin la presencia de ningún funcionario judicial, aunque sí de funcionarios del gobierno provincial.

– Por considerar que se trataba de una detención arbitraria, el 17 de enero de 2016, Jorge Taiana (presidente del Parlasur) solicitó a la canciller Susana Malcorra que “en forma urgente le haga llegar información sobre la detención de la parlamentaria”.

– El 25 de febrero de 2016, el fiscal general de la Procuraduría de Violencia Institucional resolvió que efectivamente Milagro Sala está privada ilegalmente de su libertad.El mismo día en que se ordenó la excarcelación y la nueva detención, el exjuez de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, describió el hecho como “un escándalo institucional sin precedentes en los treinta y dos años de vida constitucional”.

– El pasado 28 de octubre, el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU reclamó la liberación inmediata de Milagro Sala.

Telesur