Peña Nieto cumple cuatro años de gobierno y apuesta al diálogo con Trump

El presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que México está resuelto a construir con el nuevo gobierno de Estados Unidos –socio comercial y de seguridad estratégico– puentes de diálogo para integrar una agenda bilateral que beneficie a las poblaciones de ambos países. Me siento optimista; algunos censuran mi optimismo (pero) sí estoy optimista de que podamos realmente arribar a la concreción de una agenda.

Señaló que quedan dos años de su gestión, durante los cuales corresponde consolidar el cambio que el país ha experimentado, afianzar la ruta y concretar proyectos. No es momento de estar descubriendo el hilo negro y de estar inventando, de estar incorporando nuevas cosas, sino de concentrarnos en esas tareas y objetivos que están trazados y por los que hemos venido trabajando.

Durante su mensaje por el inicio del quinto año de gobierno, ante miles de servidores públicos reunidos en la Expo Santa Fe, hizo un nuevo llamado a la unidad nacional y conminó a los burócratas a ser parte de una convocatoria amplia para alcanzarla. Cuando nos hemos dividido los mexicanos nos ha tocado vivir experiencias que han dejado cicatrices en nuestra historia.

Citó el caso de la Revolución Mexicana, que dejó una herencia de un millón de muertos, pero cuando el país ha estado unido, más allá de sus diferencias y de las distintas visiones del país, cuando nos mantenemos unidos, logramos superar cualquier adversidad.

Pide hablar bien del país

Pidió a los funcionarios hablar bien del país. A otros les he pedido que hablen bien de México, aunque no hablen bien del gobierno, pero a ustedes, que son del gobierno, les pido que hablemos de los logros que entre todos hemos construido.

Para Peña Nieto los funcionarios de gobierno son los protagonistas de la instrumentación de las reformas y de los cambios transformadores. No les pido que hablen bien del Presidente. Dejen que el juicio de la historia hable del Presidente.

Largo discurso de 55 minutos, en el que recorrió el estado que guardan los cinco ejes rectores fijados como prioridades de su gestión y en los cuales abundó en la relación con el país del norte: Estamos resueltos a trabajar con el próximo gobierno siempre siendo respetuosos, cada uno, de nuestra condición soberana, tendiendo puentes de diálogo, estableciendo una agenda constructiva.

Durante su discurso, el Presidente no omitió hablar de la corrupción, cuyo combate es una de las demandas más sentidas de la sociedad, porque la ha lastimado mucho a partir de lo que hemos conocido ahí de muchos casos de escándalo.

Tras subrayar la creación de los sistemas nacionales Anticorrupcion y de Transparencia, dijo que el objetivo es impulsar la prevención, porque no queremos llegar necesariamente a la etapa de las sanciones.

Agregó que, lamentablemente, a veces el estigma que pesa en los servidores públicos es consecuencia del actuar de algunos cuantos. Los servidores públicos merecen pleno reconocimiento a su trabajo.

En el acto denominado Cuatro años transformando a México, mencionó el fortalecimiento de las capacidades de la Secretaría de la Función Pública para afianzar las acciones preventivas.

Acerca del rubro México en paz, el mandatario ponderó los avances alcanzados, pero admitió que el reto inmediato en materia de seguridad es revertir lo que en los últimos tres meses se presentó, cuando veníamos mejorando distintos indicadores en la comisión de delitos. Tuvimos un ligero repunte y estamos trabajando para revertirlo.

Peña Nieto celebró la coordinación alcanzada entre las fuerzas armadas y las instituciones de seguridad pública, donde no hay instancia que pretenda colgarse la medalla, sino que es un logro colectivo. También se ha logrado esta colaboración con algunos estados pero, hay que decirlo, no lo puedo decir de todas las entidades, pero sí de algunas que auténticamente se tiran a los brazos de los esfuerzos del gobierno federal para que las sustituyan en lo que también tienen ellas obligación de hacer.

Ejercicio responsable

Acerca de los avances en materia económica, subrayó que si bien ha habido ajustes presupuestales, los atribuyó a un ejercicio responsable de preservar la estabilidad macroeconómica para enfrentar de mejor manera la volatilidad del entorno internacional, donde prevalece la incertidumbre.

En este contexto, Peña Nieto celebró el acuerdo alcanzado en la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos: Quiero reconocerle a la Conasami, que nunca tan temprano como ahora, con sensibilidad, todos los factores de la producción, y me refiero a los patrones y los trabajadores, lograron un gran consenso en algo bien importante: aprobaron el nuevo salario mínimo arriba de 80 pesos.

Destacó la importancia de haber decidido la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, ya que si bien no se inaugurará en esta administración, va a heredar importantes planes en la construcción de la gran obra.

Si no lo hacía este gobierno, ¿quién lo iba a hacer? Nadie se decidía a empezar la construcción de este nuevo aeropuerto, porque seis años para hacer un aeropuerto son pocos.

Peña Nieto destacó dos de sus reformas centrales: la energética y la educativa. La primera, dijo, va a marcar y dará sello a esta administración, pues hará que Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad compitan con las principales empresas del mundo.

La Jornada


Video: Discurso completo de Enrique Peña Nieto