Venezolanos en la Argentina – Diario La Nación, Argentina

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Es conocida la existencia de cerca de tres millones de venezolanos que han emigrado de su país a causa de la persecución política o de la crisis humanitaria, sanitaria y alimentaria que ha llevado el proceso iniciado por Hugo Chávez y profundizado hasta el grotesco por Nicolás Maduro. De esa diáspora, se calcula que 20.000 se encuentran en nuestro país. La mayoría de ellos son jóvenes, en buena parte profesionales universitarios o con títulos terciarios u oficios. Muchos se hallan ante un grave problema: han iniciado el trámite migratorio para obtener sus documentos de residentes y, sin embargo, la embajada de Venezuela no responde con la información sobre sus antecedentes penales que les requiere la Dirección Nacional de Migraciones. En consecuencia, se encuentran en un limbo jurídico, ya que debido a esta situación no pueden trabajar legalmente ni ser contratados por empresas, universidades, comercios o cualquier otro tipo de organización.

Se trata sin duda de una maniobra implementada por el gobierno venezolano para entorpecer la vida de sus compatriotas que han debido exiliarse del fracasado modelo bolivariano en distintos países.

El gobierno de Perú dictó recientemente un decreto supremo mediante el cual invocó el Acuerdo sobre Residencia para Nacionales de los Estados del Mercosur, dando la residencia a todos los venezolanos que, por razones políticas o humanitarias, lleguen al país y soliciten sus papeles legalmente.

Venezuela es un país soberano y puede actuar como le plazca, pero la Argentina también lo es y debería instrumentar los mecanismos administrativos y legales para dar cabida legal a los venezolanos que hayan elegido nuestro país para residir, previa verificación de que no tienen acciones penales en nuestro territorio. Sería una justa acción humanitaria para aquellos expulsados por un régimen que viola la Constitución y las libertades individuales de manera permanente, lo que le ha valido la suspensión del Mercosur.

Venezuela fue tierra de asilo de muchos argentinos cuando era una democracia. Decía Fray Mamerto Menapace, en un concepto atribuido a Lao Tse, que el agradecimiento es la memoria del corazón. Es hora de que nuestro país lo ponga en práctica.

La Nación