17 líderes sociales asesinados desde la aprobación del proceso de paz hace dos meses

“Ya son 17 los líderes sociales asesinados desde el pasado 1 de diciembre, fecha en la que el Congreso de la República refrendó el Acuerdo de Paz”, indicó la estatal Unidad para las Víctimas en un comunicado.

“Estamos sumamente preocupados por la ocurrencia de estos hechos, porque la verdad es que están masacrando a los líderes sociales”, dijo Alan Jara, director de esa entidad, citado en el texto.

La última víctima fue el líder de restitución de tierras Porfirio Jaramillo, asesinado el sábado pasado en el municipio de Turbo, Antioquia, cuando cuatro hombres armados llegaron a su vivienda y se lo llevaron por la fuerza en una motocicleta, de acuerdo con el organismo.

La Policía halló el cadáver de Jaramillo, que reclamaba la devolución de un terreno ante la Unidad de Restitución de Tierras, URT, el domingo en la madrugada en un área rural de Turbo.

El presidente Juan Manuel Santos pidió el domingo a la Policía que capturara a los responsables y a la fiscalía que investigue la muerte del líder.

La violencia contra líderes comunitarios ha sido advertida por la ONU y el propio gobierno, que incluso ha dicho que ésta compromete el cese al fuego bilateral que sostiene con las Farc desde fines de agosto.

Jara también instó este lunes al ente acusador a priorizar las investigaciones de estos homicidios y pidió a las autoridades que brinden a los líderes “medidas de protección pertinentes”.

Las Farc han denunciado con insistencia los homicidios.

El miedo de las Farc a que la dejación de armas y la reinserción de los guerrilleros a la vida civil genere violencia y muerte remite al exterminio de la Unión Patriótica, UP, tras el fallido proceso de paz con el presidente Belisario Betancur en 1984.

Entonces, unos 3.000 miembros de ese movimiento político de influencia comunista, entre ellos dos aspirantes a la Presidencia, fueron asesinados por paramilitares en connivencia con fuerzas estatales.

“Estamos preocupados”

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, también mostró su inquietud por el asesinato de los líderes.

“Estamos preocupados siempre que las personas son asesinadas por la violencia”, indicó este lunes el directivo a periodistas en Bogotá, adonde llegó para una visita oficial de tres días.

Las Farc, principal y más antigua del país, firmó en noviembre un acuerdo para terminar 52 años de conflagración, que fue refrendado por el Congreso tras el rechazo en octubre en un plebiscito al pacto original, lo que obligó a la renegociación de lo convenido luego de cuatro años de diálogos en Cuba.

Tanto las Farc como organizaciones sociales atribuyen los ataques a grupos paramilitares de extrema derecha, una versión desestimada por el gobierno, que responsabiliza de esas muertes a bandas criminales dedicadas al narcotráfico, formadas tras la desmovilización de milicias irregulares de extrema derecha en 2006.

El Eln, la única guerrilla activa del país, ha cuestionado la voluntad de paz del gobierno, con el que prevé iniciar diálogos el 7 de febrero en Quito, justamente por estos homicidios.

“Tenemos serias dudas, que si bien hay un lenguaje conciliador en la mesa (de negociaciones), en la vida diaria la persecución política contra la izquierda y contra todo el que piensa diferente sigue creciendo, y eso se cuenta en muertos”, dijo la semana pasada Pablo Beltrán, jefe negociador del grupo rebelde, a Radio Super Cali.

Según el movimiento izquierdista Marcha Patriótica, en lo que va de 2017 han sido asesinados 14 líderes sociales y defensores de derechos humanos, mientras que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidades para los Derechos Humanos contabilizó 64 homicidios en 2016.

Vanguardia


‘El país no puede permitir la masacre de líderes sociales’: Alan Jara

El director de la Unidad para las Víctimas, Alan Jara, rechazó la muerte violenta del líder de restitución de tierras y víctima, Porfirio Jaramillo, en hechos que ocurrieron en jurisdicción de Turbo (Antioquia).

Según se ha conocido, cerca de las 8:00 p.m. del pasado sábado 28 de enero, cuatro hombres armados que se transportaban en dos motocicletas llegaron hasta la vivienda de Jaramillo a quien retuvieron y se llevaron por la fuerza en una de las motocicletas.

La familia y los líderes de Tierra y Paz, organización a la cual pertenecía el señor Porfirio, dieron aviso a las autoridades. Posteriormente, hacia la 1:00 a.m., la Policía halló el cuerpo de Porfirio Jaramillo en el sector El Tigre, área rural de Turbo.

Con el homicidio de Jaramillo, ya son 17 los líderes sociales asesinados desde el pasado 1 de diciembre, fecha en la que el Congreso de la República refrendó el Acuerdo de Paz.

A la muerte de Profirio Jaramillo se suman las de Vicente Borrego, Luis Carlos Tenorio, Samir López, José Abdón Hoyos, Nataly Salas, Eder Mangones, Guillermo Veldaño, Anuar Álvarez, Yaneth Calvache, Olmedo Pito, Aldemar Parra, Juan Mosquera, José Yimer Cartagena, Emilsen Manyoma, Joe Javier Rodallega y Hernán Agámes.

“Estamos sumamente preocupados por la ocurrencia de estos hechos, porque la verdad es que están masacrando a los líderes sociales; el trabajo de ellos es completamente legal y desde el Estado debemos brindarles protección para sus vidas e integridad para que puedan continuar con las labores que adelantan diariamente, en aras de mejorar las condiciones de vida de sus comunidades”, señaló Jara.

De igual forma, Alan Jara formuló un llamado a la Fiscalía General de la Nación para dar prioridad a la investigación por estos hechos de modo que sus culpables sean judicializados. Por último, también instó a las autoridades competentes a brindar las medidas de protección pertinentes a los líderes.

Unidad víctimas