En un año en que varias denuncias y destituciones han remecido el ambiente académico, este martes se anunció la aprobación de un protocolo administrativo que tipifica el acoso sexual en la Universidad de Chile.

Barbara Brito, vicepresidenta de la Fech, señala que la aprobación de la segunda parte del protocolo significa poder canalizar las denuncias de estudiantes que han sido víctimas de acoso o abuso, ya que pasará a ser tipificado dentro del reglamento estudiantil.

“Ahora se viene la lucha por la política integral y las medidas preventivas, que es la tercera y última parte del protocolo contra el acoso sexual. Nos queda, sin embargo, seguir fortaleciendo nuestra organización desde la base, pues aún conquistando este protocolo las prácticas de violencia machista y la misoginia seguirán existiendo al ser un problema estructural de la sociedad capitalista y patriarcal en que vivimos“, señaló Brito

Recordemos que la segunda parte de este protocolo, empezó a trabajarse alrededor de un año y responde a los primeros acercamientos realizados en 2013 por el abogado Claudio Nash, autor del documento “Respuesta Institucional ante el Acoso Sexual en la Universidad de Chile” el que revisó la normativa universitaria de ese entonces y determinó las medidas que deben adoptarse para que la Universidad cumpla con su obligación de dar una respuesta efectiva ante los casos de acoso sexual que se puedan presentar en la institución.

Referente a los dichos de Gabriel Salazar la semana pasada y la reacción de parte de las académicas del Departamento de Ciencias Históricas frente al tema, Brito señaló a El Desconcierto que critica a las autoridades universitarias ya que “las declaraciones de Salazar son parte de una cultura que naturaliza la violencia machista y el acoso sexual y creemos que el hecho de que hoy las autoridades de la Universidad de Chile no se pronuncien sobre los dichos constituye un doble discurso grave, en la medida en que un académico es capaz de decir lo que dijo él y por otro lado se apruebe este protocolo”, indicando además que las políticas universitarias recientemente aprobadas deben ir de la mano con seguir educando de frente los problemas de acoso sexual y no encubrirlos.

Ver documento ”Respuesta Institucional ante el Acoso Sexual en la Universidad de Chile”

El desconcierto