Argentina: tras protestas, frenan construcción de barrio privado del magnate inglés Joe Lewis

La resistencia popular contra la edificación de un barrio privado por parte del magnate inglés Joe Lewis –amigo del presidente Mauricio Macri y accionista de Edenor– obtuvo ayer un triunfo en los tribunales. La justicia de Bariloche hizo lugar a un amparo presentado por los vecinos y ambientalistas de El Bolsón que protagonizaron una pueblada del sábado pasado, y dictó una medida cautelar que paraliza el avance del negocio sobre la reserva natural al pie del cerro Perito Moreno. La pelota ahora está en manos del intendente, Bruno Pogliano (ex contador de Lewis), quien deberá decidir si apela el fallo, cuyas 26 páginas dejan al desnudo cada una de las irregularidades detrás de la habilitación del proyecto. Éstas van desde la ausencia de informes serios de impacto ambiental hasta el proceso de compra de las tierras (que eran fiscales).

El clima en El Bolsón era ayer de fiesta. “El fallo es un triunfo de la asamblea, del acampe y de las mas de diez mil personas que marcharon el 7 de Enero, una fecha que para nosotros ya es histórica. Es un reconocimiento a la dignidad del pueblo de El Bolsón y un revés para la estafa de Lewis y sus cómplices estafadores”, le dijo a PáginaI12 el referente de la Asamblea en defensa de la Tierra y el Agua, Jorge Ronco. En el acampe contra el loteo, que lleva un mes sobre la Plaza San Martín -rebautizada “Soberanía Popular”- planeaban ayer una nueva marcha, esta vez de festejo, y la impresión en gigantografías con los argumentos del fallo.

El juez de Bariloche Emilio Riat tenía en sus manos desde el lunes pasado un pedido de amparo respaldado por cinco mil firmas, un cuarto de la población total de El Bolsón. El texto enumeraba cada una de las inconsistencias detrás del loteo. La sentencia del juez avala cada palabra de los vecinos y prohíbe el avance de las obras sobre el Perito Moreno hasta que se resuelva el planteo de fondo. El juez argumentó, en sintonía con los vecinos, que el proyecto de Lewis “vulnera numerosas normas de derecho ambiental e implica graves riesgos ambientales”, y que “los antecedentes dominiales de las tierras involucradas en el emprendimiento son irregulares”.

“Es una gota justicia en un mar de impunidad, en una Patagonia cada vez más saqueada y con la comunidad siendo constantemente reprimida”, indicó a este diario el dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y vecino de la zona, Juan Grabois. El dirigente impulsa además otra denuncia contra el intendente Pogliano por negocios incompatibles con la función pública, que apunta a cuestionar el origen del emprendimiento. Grabois señala que Pogliano fue contador de Laderas SA, la firma que resultó beneficiada del loteo, y que figura a nombre de Maximiliano Mazza, cuñado de Van Ditmar, mano derecha y socio de los negocios de Lewis en la zona.

El abogado de la asamblea, Jorge Olguín, aseguró que esperan una apelación por parte del municipio, camino que podría llegar hasta la Corte provincial. “Soy escéptica de lo que pueda pasar en la Corte, que ya demostró en otros casos relacionados con Lewis que no tiene independencia política”, señaló por su parte la senadora por Río Negro, Magdalena Odarda, impulsora de otras dos denuncias contra el magnate amigo de Macri: la que le exige abrir el camino público al Lago Escondido de Tacuifí y otra por la construcción de un aeropuerto privado –sin radares– sobre el Atlántico. La senadora agrega otro caso a la lista: la represa hidroeléctrica que el magnate está construyendo sobre el Río Escondido pese a que se le venció la concesión. “Es una larga historia de privilegios e impunidad que, como pasó en otras oportunidades, sólo podemos frenar con la movilización de la comunidad”, aseguró.

Los diputados nacionales María Emilia Soria y Martín Doñate (FpV) también sumaron denuncias contra el loteo. Ante la fiscalía de Estado, denunciaron que Laderas SA compró las tierras sobre el Perito Moreno violando las leyes provinciales. Las 850 hectáreas donde Lewis pretende construir el country eran tierras fiscales que la gobernación cedió a una mujer, Mirta Soria, a un precio de 60 pesos la hectárea. Apenas ocho meses después, la mujer se las vendió a Laderas SA a 28.000 dólares, 7000 veces más que lo que recibió el Estado. Se trata de tierras que guardan un bosque nativo protegido por la Unesco y la reserva de agua natural que producto del deshielo nutre los ríos de los que se abastecen tanto El Bolsón como los pequeños productores de la zona.

Página 12