Ayer, el Gobierno consideró “inaceptable” el baile de observadores de la ONU con guerrilleros de las Farc en la fiesta del 31 de diciembre, pero descartó que este “desafortunado” incidente haga peligrar el proceso de paz.

“No creemos que esto ponga en riesgo el proceso de verificación” de lo pactado en noviembre, afirmó en rueda de prensa el alto comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.

“El gobierno lo dijo: es inaceptable el comportamiento de esos miembros de la misión política especial”, agregó, aunque destacó que son apenas cuatro observadores de los más de 400 que Naciones Unidas desplegará para monitorear el desarme de las Farc.

Jaramillo, plenipotenciario del presidente Juan Manuel Santos en las negociaciones con las Farc, tildó de “reprochable” y “desafortunado” lo ocurrido, pero llamó a tener “gratitud” con la comunidad internacional.

“Hay que condenar el hecho del 31 (de diciembre), pero también hay que agradecer y apoyar la misión internacional en nuestro territorio”, apuntó.

El jueves pasado la ONU anunció en Colombia que cuatro observadores de la misión que debe monitorear el desarme de las Farc -entre ellos un militar portugués, otro salvadoreño y una oficial de carabineros chilena, según informaron sus países- fueron retirados de sus funciones por participar en una fiesta de fin de año con rebeldes en Conejo, zona rural La Guajira.

El gobierno de Santos había expresado el miércoles a la ONU su preocupación al respecto.

Jaramillo no se pronunció sobre un segundo baile de observadores con insurgentes, registrado también en un festejo de fin de año, pero en el departamento del Cauca, que la ONU dijo el sábado estar investigando para, de ser necesario, tomar las medidas correspondientes.

Tras firmar la paz, las Farc -que estiman tener unos 5.700 combatientes-, se agrupan en sitios aledaños a las 26 zonas donde, en un plazo máximo de seis meses, deberán desarmarse y preparar su reinserción en la vida civil bajo supervisión de la ONU.

Para estas labores, la secretaría general de Naciones Unidas solicitó al Consejo de Seguridad el despliegue en Colombia de 450 observadores internacionales, de los cuales 280 ya están en actividad.

La concentración de las Farc en las zonas de desarme debía estar finalizada el 31 de diciembre, pero se ha visto retrasada por problemas logísticos.

El general Javier Flórez, comandante del Comando Estratégico de Transición, dijo en la misma rueda de prensa que “el 90% de las Farc preagrupadas está a menos de 10 km de cada zona y un 10% que todavía está en movimiento a sitios muy cercanos” a estos puntos.

“Si las cosas van bien, como están funcionando actualmente, podríamos decir que en los primeros días de febrero estaría la mayoría de las Farc dentro de las zonas”, estimó.

El País


En 180 días las Farc no tendrán armas en sus manos: general Flórez

A penar de los retrasos en la llegada de los hombres armados de las Farc en las 19 zonas veredales y 7 campamentos distribuidos en todo el país para que la guerrilla haga el tránsito a la vida civil, el calendario establecido de 180 días después de la entrara en vigor del Acuerdo Final, se cumplirá tal cual está establecido (ver infografía).

Así lo afirmó el general Javier Flórez, jefe del Comando Estratégico de Transición de las Fuerzas Militares, quien en rueda de prensa realizada ayer aseguró que en menos de seis meses no habrá un arma en poder de la guerrilla.

“Esos 180 días para la dejación de armas se cumplen, las Farc no tendrán una sola arma en su poder y se acaba, como Zona Veredal Transitoria, para lo que estaba hecha que era la dejación de las armas”, sostuvo.

Este plazo, que está corriendo desde el “Día D”, que se cumplió el pasado 1 de diciembre, ya sufrió su primer retraso debido a que los guerrilleros deberían haber ingresado en las zonas veredales el 31 de diciembre.

De acuerdo con Flórez, actualmente las Farc se encuentran preconcentración en 51 puntos de preagrupamiento temporal (PPT) , cuya distancia de las zonas veredales es menor a los 10 kilómetros. y ya muchos están haciendo el tránsito a las verdaderas zonas para ayudar con la construcción de la infraestructura necesaria.

Así las cosas, el último plazo para que la guerrilla entregue todo su armamento es el 1 de junio, seis meses exactos desde el “Día D”.

Según lo pactado en La Habana las dejación de armas será un proceso escalonado y comprende más que solo la entrega de fusiles.

Entre los compromisos pactados está el reporte de los miembros de las Farc, que según información brindada por el propio general Flórez en su momento estarían rondando los 15 mil hombres: 6.2 combatientes en armas, 7.686 milicianos y al rededor de 2.000 guerrilleros presos.

Gerente de las ZVNT

En la rueda de prensa también fue presentado oficialmente al gerente de las Zonas Veredales Normalizadores de Transición (ZVNT) Carlos Córdoba quien dio un parte de los avances en la adecuación de estos ligares.

“Tenemos 17 zonas donde están arrendados los predios, y en 8 tenemos avanzadas zonas comunes y materiales para alojamientos, hay 9 zonas con levantamiento topográfico y entrada de maquinaria, hay 8 zonas en trámite de arriendo de predios, y tenemos una zona en definición. Ese es el resumen más apretado que podemos dar”.

Explicó además que al terminar la dejación, también dejarán de funcionar las zonas, aunque en estos espacios se podrán seguir desarrollando los proyectos productivos que coordine la Agencia para la Reincorporación.

El Heraldo