Conmemoran 20 años del emblemático crimen del fotógrafo José Luis Cabezas

A 20 años del crimen del reportero gráfico: “No se olviden de Cabezas”

A 20 años del crimen de José Luis Cabezas, el primer trabajador de prensa asesinado en la democracia se realizarán actos pidiendo justicia, y están programados eventos, charlas, exposiciones y encuentros para denunciar la impunidad que gozan los criminales. La agenda completa de los actos con la consigna histórica: “No se olviden de Cabezas”.

A 20 años del crimen de José Luis Cabezas, el primer trabajador de prensa asesinado en la democracia se realizarán actos pidiendo justicia, y están programados eventos, charlas, exposiciones y encuentros para denunciar la impunidad que gozan los criminales. La agenda completa de los actos con la consigna histórica: “No se olviden de Cabezas”.

Actos en todo el país

Hoy, a las 12 en la Ex Esma, Av. del Libertador 8151, en el edificio de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, se realizará un acto homenaje en el que ARGRA junto a representantes de (SiPreBA) y de la (FATPREN) instalarán dos fotografías en gran formato en homenaje a José Luis Cabezas.

A las 20 en Avenida Budge e Intermedanos en Pinamar se realizará un acto en el monolito (frente a la terminal)

En tanto, que en La Plata, a las 12, esta convocado en el monumento de Plaza San Martín, se inaugurará una muestra fotográfica realizada con el aporte de varios/as colegas de la región: “20 años – 20 fotos”.

Por su lado, en Rosario a las 20 en la plaza Pringles, la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) y el Sindicato de Prensa Rosario, convocan los trabajadores de prensa y de la comunicación a un acto homenaje donde proyectaran un fragmento del documental realizado por Héctor Molina. En la ciudad de Santa Fe previamente a las 19 en la Plaza del Soldado Argentino, San Jerónimo 2200, habrá otro homenaje.

Otro tanto en Neuquen (desde las 11 en la plazoleta José Luis Cabezas), en San Luis la cita es a las 12 en la Plaza PringlesyenTucumán, a las 10 en la Plaza Los Decididos. Chacabuco al 700 donde quedará inaugurado el Espacio de Memoria José Luis Cabezas y se colocará una placa en su homenaje. Finalmente, en Córtdoba, la cita es a las 12 en el Patio Olmos.

“No se olviden de Cabezas” ´

En el marco de los 20 años del asesinato de José Luis Cabezas se realizarán dos mesas debate en el Auditorio de la Casa por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo, en el Espacio Memoria en las que se recordará a José Luis Cabezas y se reflexionará sobre los riesgos y desafíos del periodismo.

Viernes 27 de enero, a las 11: Mesa “Homenaje a José Luis Cabezas”, contará con la participación de Manuel Gonçalves, director de la Casa por la Identidad y nieto restituido; Ezequiel Torres, presidente de ARGRA; Pablo Llonto, abogado y periodista; Osvaldo Baratucci, ex presidente ARGRA y Julio Menajovsky, miembro de ARGRA. y viernes 3 de febrero, a las 11 con el panel “Riesgos y desafíos del periodismo” en el que participarán Tomás Eliaschev, periodista y secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba); Guillermo Cantón, reportero gráfico y amigo de José Luis Cabezas; Pascual Belvedere, fotógrafo de la agencia Télam y Pepe Mateos, reportero gráfico.

Infonews


La historia detrás de la foto que le costó la vida a Cabezas

La foto que fue tapa de la revista Noticias el 3 de marzo de 1996 se convirtió en el principio del final para José Luis Cabezas. La imagen del empresario Alfredo Yabrán, caminando junto a su esposa en las playas de Pinamar, significó la sentencia de muerte para el fotógrafo. Aquel retrato, símbolo del poder de los años 90, marcó al periodismo argentino y también a la familia Cabezas.

“Mañana llega el tío”, le dijeron a Gabriel Michi, compañero de trabajo y amigo de José Luis, para avisarle que Yabrán arribaría a la ciudad balnearia para comenzar sus vacaciones. “No lo querían llamar por el nombre y el apellido porque la gente tenía mucho miedo”, recordó Michi en diálogo con InfobaeTV.

Todo el periodismo estaba detrás del famoso empresario a partir de una denuncia que había realizado el entonces ministro de Economía del gobierno de Carlos Menem, Domingo Cavallo. “Hay una mafia enquistada en el poder y su jefe es Alfredo Yabrán”, declaró en público el funcionario. La prensa lo buscaba pero no lo encontraba. No sabían cómo era su rostro. Su figura nunca había trascendido en los medios de comunicación.

Yabrán se ufanaba de que los medios no tuvieran imágenes suyas. Se le atribuye una frase: “Sacarme una foto a mí es como pegarme un tiro en la frente”. Y decía que ni siquiera los servicios de inteligencia tenían su retrato. Por eso la instantánea tomada por Cabezas fue una lanza en el talón de Aquiles del empresario multimillonario, y la primera bala que mató a José Luis. Pero también fue una obra periodística. Fue el destape de una vida oculta y marcada por los negocios entre el sector privado y el Estado.

Ctd4g6sWcAIzRZa

Infobae


“CARTA ABIERTA PARA MI VIEJO”

Por María Agustina Cabezas, hija de José Luis.

No es fácil decirte estas palabras, porque 20 años son casi toda mi vida, casi toda la vida de mis hermanos. Y cuando te mataron, yo apenas tenía 6… Como sabrás, en muchos momentos, sobre todo los primeros tiempos, te necesité demasiado, permanentemente. Ante cualquier tarea del colegio, para mi cumple de 15, en los Días del Padre… Porque sí, ya sé que son días comerciales, pero cuando mis compañeros planeaban qué regalarles a sus papás, yo no planeaba, yo sabía que no podría regalarte nada, ni un abrazo.

Y no, tampoco puedo evitar pensar tu ausencia omnipresente en mi futuro, cuando tenga hijos y no puedan conocer a su abuelo. Se hace difícil, viejo. Aquella noche, yo estaba de vacaciones con vos, en Pinamar, junto a mis hermanos Juan y Candela, recién nacida. ¿Te acordás? Mamá pasó a buscarnos de inmediato, para volver a Capital. Y al día siguiente supimos que habías muerto. Que habías muerto, “en un accidente de autos”.

Seguí creyendo eso durante algún tiempo, hasta que tocaron el timbre de casa. Era un periodista, un tipo que necesitaba hacer preguntas, pero mamá lo sacaba a los gritos, intentando resguardarnos. No quedó otra. Tuvo que contarme la verdad y, desde entonces, no sólo empecé a ver tu rostro en todos lados, sino también el miedo, ese miedo que acompañó mi crecimiento, por si venían a buscarnos “por lo que había hecho papá”.

Con el paso de los años, esa sensación fue disminuyendo, mientras te seguía conociendo, porque estas dos décadas me sirvieron además para escuchar y comprender qué cabeza dura eras, qué aventurero, qué chistoso, qué apasionado de la fotografía. Sin dudas impulsado por ese amor, nos retrataste mil veces a mis hermanos y a mí. Tanto, pero tanto, pero tanto, que pude tapar los agujeros de los recuerdos que no tuve, con las fotos que sí tengo. Rearmé mi vida, con el rollo de la tuya. Y tal vez por eso, hace unos años empecé a estudiar.

Fotografía

Esa pasión, como esos álbumes, por supuesto la heredé de vos y me hace sentir orgullosa, cada vez que agarro una cámara tratando de hacer una imagen “copada”, aunque después no me salga como las tuyas. Es necesario recordarte, para mí y para todos. Es necesario que nadie olvide jamás lo que te pasó. Y aunque me dé impotencia que ninguno de los responsables esté preso, quiero que sepas que tengo una mirada distinta a la mayoría sobre la cárcel. Pues tal como existe, entiendo, no sirve para nada.

Y en definitiva, nadie me podrá devolver a mi papá. Me quedo con la libertad para recordarte, como te recuerda este grito con toda La Garganta, para que una y mil veces más el mundo haga memoria: “¡No se olviden de Cabezas!”. Ahora, eso sí, para mí, el 25 de enero representa tan sólo un día más, porque a vos, viejo, a vos te pienso siempre. Te pienso cotidianamente. Te pienso en tu cumpleaños. Te pienso cuando me despierto. Te pienso cuando me acuerdo que soñé con tu cara. Y hoy también, claro.

Hoy también voy a pensarte, como todos los días de mi vida.

La Poderosa