El gobierno de Chile cancela su integración al TPP luego de la salida de EEUU

Canciller Heraldo Muñoz: “Con la salida de EEUU del Acuerdo del TPP, el Proyecto en Chile se cancela”

A pesar de que el Canciller chileno Heraldo Muñoz había señalado con antelación que si Estados Unidos se retiraba del TPP, Chile continuaría igual con otros países viendo la modificación de clausulas, este lunes el tono y la posición del gobierno de Chile cambió.

Y es que este lunes el presidente ya en ejercicio de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó el acta ejecutiva planteando el retiro oficial de EEUU del tratado tratado de libre comercio que incluía a 12 países del área Pacifico, estos eran; Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Y es que durante la tarde de este lunes, el Canciller Heraldo Muñoz, en un punto de prensa realizado desde el Ministerio de Relaciones de Exteriores, ha señalado que “con la salida de Estados Unidos del TPP el proyecto en Chile se cancela“. Esto, según indicó Muñoz, porque “el TPP tal cual lo conocíamos ya no está sobre la mesa. Eso no significa, sin embargo, que Chile cambie de rumbo“, afirmó.

Y es que según Muñoz, Chile seguirá en el rumbo de “la integración y la apertura al mundo con el resto de países que integraban el TPP y con otros que quieran seguir esa visión abierta de mundo”, en contraste con la política proteccionista que está inaugurando Trump en Estados Unidos y que, según se señaló desde la Casa Blanca, plantearán acuerdos bilaterales beneficiosos para Estados Unidos.

Además, el secretario de Estado anunció que el próximo mes de marzo se realizará una reunión en Viña del Mar con el resto de países que quedaban dentro del TPP para analizar más detenidamente la situación y ver acciones y acuerdos en conjunto.

El acuerdo, que aún debía ser ratificado por los diversos Congresos de los países firmantes, tuvo su defunción y esto hace que, en el caso de Chile, el Proyecto sea retirado del Congreso.

Cabe mencionar que diversas organizaciones sociales y políticas se manifestaron durante todo el tiempo de la tramitación del TPP en contra, con movilizaciones y con criticas al gobierno por los efectos negativos y casi nulos estudios (por parte de Chile), que traería el TPP, que beneficiaba a las empresas transnacionales incluso pasando por alto resguardos y derechos sociales y laborales ganados. De hecho, la organización “Chile Sin TPP” había emitido un comunicado -antes de conocer el anuncio del canciller Muñoz- pidiendo al gobierno no insistir en el TPP, claramente desahuciado, y dejar de gastar dinero en ese proceso (más de 3 mil millones de pesos en las gestiones) añadiendo que “no fueran más papista que el papa”, aludiendo a la dependencia de Chile con Estados Unidos.

Radio Villa Francia


Trump firma salida del TPP y otros países buscarían acuerdos alternativos

Cumpliendo con una de sus promesas de campaña, Donald Trump firmó el decreto para finalizar la participación de Estados Unidos en el Acuerdo Transpacífico (TPP), que había sido negociado por Barack Obama.

En el TPP participan otros 11 países, entre ellos Chile, Australia, Brunei, Canadá, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam, un combinado que representa el 40% de la economía mundial y que se consideraba una contraposición al poderío de China.

De esta forma, queda en vilo el futuro del acuerdo, firmado en 2015 pero que aún no entre en vigor, considerando la salida de su principal involucrado.

El presidente había calificado a este acuerdo como “terrible” y que “violaba” los intereses de los trabajadores estadounidenses.

“Lo que acabamos de hacer es una gran cosa para los trabajadores estadounidenses”, comentó Trump al firmar la orden ejecutiva.

El senador republicano y ex candidato presidencial John McCain fue uno de los primeros en criticar la determinación, reiterando una postura que mantiene hace meses. “Es un error”, aseguró.

Para Barack Obama, promotor del TPP, este significaba una forma de frenar el poder de China en el área del Pacífico.

¿Qué pasa ahora?

De todas formas, parece existir consenso entre los otros 11 firmantes de buscar una alternativa al fracasado proyecto, conscientes que sin Estados Unidos es imposible conseguir la ratificación.

En noviembre pasado, una vez electo el nuevo presidente de Estados Unidos, Heraldo Muñoz, se había puesto en el posible escenario de la salida norteamericana.

“Sea con o sin Estados Unidos, hay voluntad de los países que conforman el TPP de avanzar, si eso será en el mismo marco está por verse y pareciera que con el anuncio del presidente electo, el acordar el TPP tal cual lo conocemos ahora con Estados Unidos no será posible, pero hay otros países que están disponibles para reflexionar juntos si continuar en el camino de lo materializado en cuanto al contenido del TPP”, dijo entonces el canciller, que no quiso referirse al asunto.

Esta postura parece reiterarse entre los demás involucrados.

El viernes pasado, justo antes de la investidura de Donald Trump, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, ratificó su presencia en el TPP o en alguna versión alternativa de él.

Eso, al menos, entiende Nueva Zelanda. “La semana pasada el primer ministro de Japón estuvo en Australia y fue muy positivo respecto a hallar una forma a través de un plan B al TPP si Estados Unidos no es parte de él”, dijo el primer ministro Bill English.

El TPP, que se negoció durante cinco años, establece un nuevo marco de libre comercio y arancelario entre 12 países, que representan el 40% del PIB mundial y el 11% de la población (800 millones de personas). Involucra a las industrias automovilística, textil y farmacéutica y establece normas laborales y medioambientales más ambiciosas.

Entre los primeros en salir a comentar oficialmente su postura ante el fin del TPP estuvo México. El Presidente Enrique Peña Nieto, quien dijo: “Iniciaremos de inmediato conversaciones que generen nuevos acuerdos comerciales bilaterales con los países de ese tratado”.

Entre las principales críticas que recibió el Tratado en Chile se encuentran la protección de las patentes de la industria farmacéutica internacional, que afectaría los precios de los fármacos genéricos, el registro de semillas y alimentos, y que pondría en riesgo los niveles de privacidad de los usuarios de internet.

T13