El Salvador adoptó el estándar japonés para la TV digital

por Oscar Pérez

Recientemente, el Presidente Salvador Sánchez Cerén anunció la adopción del estándar japonés ISDB-T para las transmisiones digitales de la TV abierta en El Salvador. Se prevé que en mayo el gobierno presente el plan para encarar la migración y que las emisiones digitales se inicien en 2018. Si bien no se precisó una fecha para el apagón analógico, la Presidenta de la Superintendencia de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), Blanca Cotto, adelantó que se realizará cuando el 90% de la población cuente con el servicio.

Por su parte, el Secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, señaló que se creó una comisión gubernamental con el objetivo de obtener información sobre la cantidad de familias que precisan ayuda para acceder a los decodificadores para ver TV digital. “Quien no disponga de televisores que cuenten con esa modernidad, la comisión que ha establecido el gobierno -y que está trabajando de la mano con instituciones privadas- se propone el ingreso o producción de unas cajas especiales para la población de más escasos recursos, la cual tiene que ser gratuita”, aseguró Chicas.

A continuación, compartimos una nota sobre el proceso de adopción de la norma para TV digital de Oscar Pérez, Presidente de la Fundación Comunicándonos, publicada en la edición n° 21 de enero de 2017 del medio costarricense Velero Informativo.

El Salvador anuncia el encendido digital para la Televisión

En el marco de una conferencia de prensa desarrollada el pasado 19 de enero de este año, el Presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, anunció el encendido digital para la televisión de este país centroamericano. Será la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), ente rector de las telecomunicaciones, quien deberá tener listo para mayo próximo el plan que “establecerá los procesos para llevar a cabo la transición de la Radiodifusión Televisiva de Libre Recepción analógica a la digital”, prevista para finales de 2018. Junto a este anuncio presidencial se reveló que será el estándar ISDB-Tb, que es un conjunto de normas creadas por Japón y adaptadas por Brasil para la transmisión de radio y televisión digital, la que marcará el paso cardinal para el inicio del encendido digital en el país.

El anuncio del inicio de la digitalización de la televisión salvadoreña se da en el marco de las recién aprobadas reformas a la Ley de Telecomunicaciones, donde ahora se reconoce el funcionamiento de la radio y la televisión comunitaria como parte del sistema de medios que debe funcionar en El Salvador. En el actual sistema de medios salvadoreño solamente tiene concesión de frecuencias para operar televisoras comerciales y una propiedad del Estado. Aunque no existe reserva alguna para el funcionamiento de televisoras comunitarias dentro del espectro radioeléctrico salvadoreño, se espera que con el resultado del “dividendo digital”, que es fruto de este proceso de convergencia tecnológica, se genere el paso a la autorización de medios televisivos comunitarios.

“Con la reforma a la Ley de Telecomunicaciones y la adopción del estándar de televisión digital ISDB-Tb estamos dando pasos firmes a la integración centroamericana, uniéndonos a la misma tecnología de comunicación establecida en toda la región”, dijo el mandatario salvadoreño, refiriéndose al estándar o soporte técnico que ya ha sido adoptado por los demás países de centroamericana, como Guatemala, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, y “permitirá acceder a economías de escala, y promover una mayor integración”, apuntó el presidente.

En la región, solamente Panamá adoptó el estándar DVB-T, conocido como el sistema europeo. Anuncio que fue realizado por ese gobierno mediante el Decreto Ejecutivo No. 96, del 12 de mayo de 2009. El gobierno de El Salvador en su avisó justifico que el estándar técnico seleccionado “representa múltiples ventajas para el país, como una mayor cobertura, mejor sonido y calidad de imagen, interactividad, posibilidad de generar alertas tempranas en caso de desastres y la movilidad en dispositivos portables”.

La adopción ahora del estándar o soporte técnico japonés-brasileño viene también a rectificar la decisión apresurada que había tomado el entonces presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, quien a escasos días de finalizar su mandato había firmado que el estándar norteamericano conocido como ATSC (Advanced Televisión System Committee, por sus siglas en inglés), sería el que guiaría a la televisión salvadoreña hacia la era digital. Hay que señalar que esta decisión tan trascendental para el país paso inadvertida por la mayoría de la población, ya que solamente fueron consultados los principales representantes de la televisión comercial.

Casi como respuesta a demandas públicas que han presentado organizaciones que trabajan por la democratización de las comunicaciones en El Salvador y la región, como la Junta Ciudadana por el Derecho Humano a la Comunicación y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, AMARC, el comunicado dado a conoer desde Casa Presidencial señala que la televisión digital permitirá “una mejor utilización del espectro” y que “la transición a la televisión digital viene a contribuir a la democratización del espectro radioeléctrico. Somos un país que cumple sus compromisos asumidos con los Acuerdos de Paz al ampliar y mejorar las opciones de comunicación”

El anuncio presidencial para el encendido digital de la televisión salvadoreña está hecho, pero todavía quedan muchas preguntas sin responder desde el ejecutivo o el ente regulador del espectro radioeléctrico salvadoreño, como ¿quién cargará con el costo de la caja que codifica la señal analógica a la digital?, sobre todo cuando no se ha cuantificado el número de familias salvadoreñas que no poseen un televisor que se adecue a este proceso tecnológico. ¿Cómo y a quienes se concesionarán los canales que surgirán de este proceso de digitalización?, sobre todo cuando de manera discreta y en privado la agrupación que asocia a las radios y televisoras comerciales ha sostenido que las frecuencias digitales tienen que ser repartidas o concesionadas tal como lo están ahora las frecuencias analógicas, favoreciendo y fortaleciendo así la concentración de la propiedad de la televisión y la radio en pocas manos. ¿Ahora con la multiplicación de canales, resultado de esta convergencia tecnológica, se reservarán frecuencias para que opere la televisión comunitaria y la pública? ¿Qué financiamiento brindará el Estado salvadoreño a los futuros canales de televisión comunitaria?

Mucho trabajo seguirá teniendo la SIGET en estos meses que vienen por delante, hasta llegar a la definición del Plan Nacional de Televisión Digital Terrestre. Sobre todo cuando se debe de entender desde el ejecutivo y el mismo ente rector de las telecomunicaciones que la consulta y diálogo sobre este salto tecnológico es necesario no solo continuarla, sino que también se debe desarrollar no solo con los actuales concesionarios privados de la televisión salvadoreña, sino que debe ser una consulta y diálogo abierto también con todas las organizaciones sociales interesadas en este proceso, ya que la digitalización de la radio y ahora de la televisión es un asunto de país y no solo preocupación de los oligopolios de la televisión salvadoreña.

(*) Periodista y comunicador salvadoreño, Presidente-Director de la Fundación Comunicándonos y Representante para Centroamérica de AMARC.

Observacom