Evo Morales defiende los logros de su gobierno al cumplir 11 años en la presidencia

Cuatro horas y 20 minutos duró el informe del presidente Evo Morales en la Asamblea Legislativa Plurinacional. En él repasó los logros de su gestión y los comparó con los de 180 años precedentes a 2006, cuando llegó al poder, y se abstuvo de confrontarse con sus detractores.

Su presentación, en la que desarrolló 269 diapositivas en PDF, fue diferente a la del vicepresidente Álvaro García, quien sí abundó en un discurso político, en el que hizo una comparación teórica entre el socialismo comunitario, sobre políticas de necesidad común y participación social, y el neoliberalismo y la globalización, hasta se atrevió a señalar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acababa de firmar la defunción de la globalización mundial.

“La globalización neoliberal es un cadáver insepulto”, arengó el Vicepresidente, quien consideró que la oposición del país está carente de proyecto y tiene la condición de “fósiles nostálgicos”.

Casi afónico, Morales llegó al hemiciclo legislativo a las 09.25 acompañado por los diputados Juanita Quispe y Santos Paredes, y los senadores Germán Isla y Anselma Perlacios, encomendados por García, en su condición de titular nato del Órgano Legislativo. Lo esperaban en la sala de sesiones de la Asamblea Legislativa, García, los legisladores, el expresidente Guido Vildoso, sus hermanos Hugo y Esther, la esposa del Vicepresidente, Claudia Fernández; los empresarios Ronald Nostas y Hugo Roda, además de dirigentes sociales de varios sectores e invitados especiales.

La entonación del Himno Nacional, bajo los sones de la Orquesta Sinfónica Juvenil y un entusiasta coro de niños de la Unidad Educativa de la Fuerza Naval, precedió la sesión de honor cuyo entorno, en la plaza Murillo, se caracterizó por la presencia de centenares de ciudadanos, que vieron el acto en pantallas gigantes.

Morales agradeció de antemano la paciencia ante su discurso. “Serán algunas horas… quizás 10 horas”, bromeó el Mandatario. Al final fueron cuatro horas y 20 minutos, suficientes para una danza de números típica en sus discursos.

Enseguida se volcó a las cifras de la era republicana y los 11 años de su gobierno. Destacó la evolución de la democracia, y así dijo, por ejemplo, que en 180 años de historia del país hubo “83 presidentes (ndR: con Morales son 65), de los cuales 37 llegaron al Palacio de Gobierno a través de golpes de Estado”. Sin contar los triunviratos de facto que hubo, en promedio cada presidente gobernó dos años, afirmó.

Así, Morales resaltó los 11 años de su gestión, siete de los cuales bajo el amparo de la nueva Constitución Política del Estado. “Esa estabilidad y continuidad fueron tan importantes para la planificación y el desarrollo” del país, dijo.

Respecto de la paridad, citó que en 180 años solo 23 ministras fueron nombradas por nueve presidentes, a diferencia de las 47 que incluyó su gobierno en 11 años. También destacó los 47 referendos durante su gobiernos, en contrapartida a los dos de antes de 2006 (los de 1931 y 2004).

Sobre las cifras económicas, comparó el crecimiento del país en la era republicana de 2,8% con el de los últimos cinco años de su gobierno, que alcanzó un promedio de 5%.

También afirmó que antes de 2006 en Bolivia había 63.000 empresas privadas, a diferencia de las 260.000 actuales. El sector privado creció, “no sé con qué me pagarán los empresarios”, bromeó.

En esa línea, Morales aseguró que el proyecto de Corredor Bioceánico, el tren que unirá los puertos de santos (Brasil) con Ilo (Perú) a través de Bolivia, “no es un discurso, sino una realidad”.

Contrario a esa convicción, el Presidente del Estado expresó sus dudas respecto del proyecto hidroeléctrico El Bala, que, según cifras del Gobierno, de consolidarse permitirá al país proveerá 3.676 megavatios de energía, con una inversión de $us 6.000 millones. Que los paceños decidan, “el Gobierno no impondrá” el proyecto, aseguró.

El informe de Morales, seguido por una cadena nacional de radio y televisión, también se refirió al diferendo de Bolivia con Chile relativos al mar y al manantial Silala.

“Tenemos la convicción de que nuestros argumentos jurídicos, los precedentes y evidencias presentadas en el proceso conducirán a la Corte a una decisión favorable”, dijo en relación a la demanda instaurada en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Sobre el juicio de Chile por el Silala, el Mandatario afirmó que “Bolivia hará respetar en los foros sus derechos soberanos sobre los recursos naturales del Silala que pertenecen a Bolivia y que por su naturaleza fósil, también son reservas para la humanidad y la vida”.

Entre los números también mencionó los relacionados a sus viajes: 5.141 en el país y 206 al exterior. “De los 339 municipios que tiene el país, visitamos a 338, solo me falta el municipio de Teoponte, aunque visité de dirigente”, recordó.

En lo que Morales no encontró correlación fue en las reuniones que mantuvo con los movimientos sociales: “Los presidentes neoliberales concedieron 59 audiencias en 20 años; Evo Morales se reunió 5.889 veces con sectores sociales”.

Si bien cuestionó a sus opositores, cuya mayoría no asistió a la sesión de honor en homenaje al Día del Estado Plurinacional, el Presidente se expresó conciliador ante ellos. “Acompáñennos en la entrega de obras, tiene derecho a observar”, dijo.

Morales cumplió este domingo 11 años de gobierno, el tiempo más prolongado de un mandatario en la era democrática. Llegó al poder el 22 de enero de 2006 luego de ganar las elecciones de 2005 con el 53,7% de los votos; en 2009 venció su primera elección bajo la nueva Constitución y en 2014 repitió la victoria, periodo que termina el 22 de enero de 2020.

La Razón


Ritos ancestrales por aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia

Con la realización de ceremonias ancestrales iniciaron ayer los festejos por el aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia, que recuerda la asunción del presidente Evo Morales como el primer mandatario indígena de este país.

Desde muy temprano en la mañana, la Plaza Murillo -centro del poder político en la ciudad de La Paz- acogió la tradicional guardia indígena, una muestra de respaldo de las culturas originarias al gobierno liderado por Morales.

Líderes espirituales aymaras entonaron cánticos milenarios y quemaron ofrendas en agradecimiento a la madre tierra por los favores recibidos.

Los ancestrales himnos incluyen honores a las montañas de la cordillera de los Andes, consideradas ‘los achachilas’ o viejos guardianes del equilibrio entre el ser humano y la madre tierra.

Entre aromáticos inciensos y los colores de sus trajes típicos, los chamanes patentizaron mediante sus ofrendas los deseos de buen augurio para la próxima gestión del gobierno nacional.

Secundados por bailes y música típica, alzaron sus manos frente a la ‘mesa blanca’ (base de los ritos) y en dirección al este para rogar por los favores de la madre tierra.

Alcohol, vino y hojas de coca formaron parte del ritual conocido como ‘challa’, realizado frente al Palacio de Gobierno, sede del ejecutivo boliviano.

La wiphala (bandera cuadrangular de siete colores utilizada por algunas etnias de la cordillera de los Andes) ondeó junto a la tricolor nacional como un acto de fe de los bolivianos en la defensa y preservación de su identidad.

También, la Banda Real Imperial de Oruro se sumó a las celebraciones al interpretar himnos patrióticos, entre ellos Viva mi patria Bolivia.

Posterior a estas ceremonias, tendrá lugar un desfile cívico militar con la participación de representantes de la treintena de grupos indígenas reconocidos por la Constitución Política del Estado, aprobada en 2009.

Los bolivianos celebran el establecimiento de un estado inclusivo y los 11 años de cambios impulsados por la Revolución Democrática y Cultural liderada por Morales.

Prensa Latina


“Bolivia recuperará sus aguas del Silala” advierte Morales

“Chile nos roba y nos demanda. Quiero decir con mucho respeto que esa demanda será en vano: Bolivia va a recuperar sus aguas del Silala”, advirtió ayer el presidente Evo Morales durante el informe que presentó ante la Asamblea Legislativa Plurinacional.

El mandatario agregó que Bolivia demostrará en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya a través de estudios científicos, evidencia histórica y argumentos jurídicos que “Chile no tiene razón en cuanto a la naturaleza del Silala ni los argumentos para sostener el uso que da a los manantiales y que negó sistemáticamente los derechos soberanos de Bolivia sobre este recurso natural”.

En junio de 2016, Chile interpuso una demanda contra Chile ante la Corte Internacional por la cual solicita que declare que el Silala es un río internacional.

En ese sentido, la Corte fijó como plazo el 3 de julio de 2017 para que Santiago presente su memoria sobre la demanda, mientras que Bolivia debe entregar su contramemoria un año después, el 3 de julio de 2018.

Asimismo, el mandatario criticó que Chile haya aprovechado una concesión dispuesta hace más de un siglo para usar las aguas en locomotaras llevando el recurso hídrico hasta su territorio por canales artificiales.

En ese sentido, advirtió que las aguas del Silala “son parte de un conjunto de manantiales que provienen de aguas subterráneas y no reciben recarga, por lo que su explotación puede agotarse”.

El diputado Gonzalo Barrientos, de Unidad Demócrata, espera que Morales cumpla su palabra de recuperar las aguas del Silala porque en 11 años no materializó ningún proyecto para aprovechar el recurso.

“No vemos una campaña de difusión para explicarle al mundo de que el Silala es de Bolivia, este tema está descuidado. Lamentablemente en 11 años el Gobierno sólo hizo un triste estanque que ahora está abandonado”, lamentó Barrientos, quien demandó al presidente Morales presentar de inmediato una demanda por los ríos Lauca y Caquena que son aprovechados por Chile.

Sin embargo, el diputado Víctor Borda, del MAS, afirmó que los potosinos “nos sentimos tranquilos porque ha mencionado que la demanda de Chile carece de fundamento jurídico legal”.

Pidió a la oposición ser respetuosa de las normas y recordó que el Gobierno sí tiene planificado ejecutar varios proyectos, entre ellos la construcción de un hotel para aprovechar los manantiales del Silala.

Oficialismo reprocha abandono de la oposición

Los asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS) destacaron el informe que presentó a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) el presidente Evo Morales y reprocharon el abandono del hemiciclo de legisladores de la oposición.

“El informe del Presidente es una constatación de la estabilidad que vive Bolivia, la estabilidad económica, social y política que ha sido necesario compararla con la vida republicana desde 1825 para llegar a la conclusión de que estamos viviendo buenos momentos en Bolivia”, afirmó el diputado, Javier Zavaleta.

Por otra parte, criticó a los diputados Óscar Ortiz y Gonzalo Barrientos, de la opositora Unidad Demócrata (UD), que abandonaron el hemiciclo de la Cámara de Diputados a medio informe, actitud que calificó de “irresponsable”.

Por su parte, su colega, Víctor Borda, dijo que la forma de actuar de la oposición “no sorprende”, tomando en cuenta que algunos diputados opositores “son flojos, no escuchan y emiten criterios a priori”.

“Seguro hoy van a salir a la palestra cuestionando, cuando ni siquiera han tenido la capacidad de escuchar los datos enriquecedores”, sostuvo. (ABI)

La agenda

– Debate Los manantiales del Silala fueron incluidos en la Agenda de 13 puntos que fue acordada en 2006 por los presidentes Evo Morales y Michelle Bachelet.

– Pago En abril de 2009, Bolivia y Chile llegaron a un preacuerdo, por el cual Chile se comprometió a pagar por el uso del 50% de las aguas, pero el convenio no se consolidó.

Página Siete