No cesan los crímenes contra líderes sociales en Colombia: ya van seis en 2017

Seis dirigentes sociales han sido asesinados en lo que va corrido del 2017. El primero de estos hechos se presentó el 31 de diciembre en el municipio de Balboa, departamento del Cauca, en donde le dispararon a Yaneth Alejandra Calvache hasta causarle la muerte. Esta mujer era integrante del movimiento Marcha Patriótica, defensora de derechos humanos y hacía parte de la Asociación de Trabajadores Campesinos del municipio de Balboa, Cauca.

El 6 de enero del presente año en la zona rural de Caloto, fue asesinado el dirigente del Proceso de Unidad del Suroccidente Colombiano Olmedo Pito García. A su sepelio asistieron las comunidades indígenas, que solicitaron celeridad en la investigación de este caso.

A pesar de las advertencias hechas por las organizaciones sociales, siguen estos crimenes. En el departamento del Cesar fue asesinado el presidente de la Asociación Apícola de la vereda El Hatillo, Aldemar Parra García.

El paramilitarismo continuó su rastro de muerte y el 9 de enero hombres pertenecientes a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia asesinaron en el departamento del Chocó a Moisés Mosquera de 30 años y a su padre, Juan de la Cruz Mosquera, de 52 años. Ambos eran hermanos de una guerrillera de las Farc que hace su tránsito hacía la vida civil. La denuncia fue hecha por la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

El último hecho que lamentar de esta ola de asesinatos contra líderes sociales en el país se presentó en Carepa, Antioquia. Allí murió, resultado de varios impactos de bala recibidos, el dirigente agrario José Yimer Cartagena, quien también era integrante de Marcha Patriótica.

Cuando se realizaba el sepelio de este líder social, los integrantes de esta colectividad en Córdoba Luis Carlos Herrera, presidente de Asodecas, Iván Ojeda defensor de derechos humanos, y Alexander Arteaga, fueron amenazados.

A pesar de estas muertes, el gobierno colombiano en cabeza del ministro de defensa Luis Carlos Villegas ha negado que haya paramilitarismo en Colombia y en particular que exista un plan de exterminio contra el movimiento político Marcha Patriótica. Afirmación que ha sido rechazada por los dirigentes de esta colectividad.

Prensa Rural