Se aprueba la cuestionada reforma laboral y denuncian recorte de derechos

Gobernador convierte en ley la reforma laboral

El gobernador Ricardo Rosselló anunció ayer la aprobación de la llamada reforma laboral, paquete de medidas legislativas que recorta beneficios de licencias para empleados nuevos y hace múltiples cambios en estatutos existentes, incluida la Ley 80 para proteger contra el despido injustificado.

“Era importante establecer y firmar la ley de reforma laboral donde más impacto va a tener. Esta ley le va a permitir al pequeño y mediano comerciante crecer y crear empleos”, mencionó Rosselló sobre la motivación para realizar la firma protocolar en este pequeño negocio.

“Queremos recalcar al mundo entero que Puerto Rico está abierto para hacer negocios”.

La firma de la Ley de Transformación y Flexibilización Laboral la realizó en presencia de miembros de su gabinete y de integrantes de la Coalición del Sector Privado, principales propulsores de la pieza legislativa que impacta más de una docena de leyes que rigen contrataciones, despidos y condiciones de trabajo en Puerto Rico.

Por el gabinete, estuvieron presentes el secretario del Trabajo, Carlos Saavedra; de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat; y de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy, entre otros.

Aunque en todo momento el gobernador hizo hincapié en cómo esta medida tiene como fin el desarrollo económico, el estatuto se aprobó sin mediar estudios que demostraran cómo reducir beneficios mejorarían el mercado laboral en Puerto Rico, en una jurisdicción donde los salarios son de 40% a 50% más bajos que en Estados Unidos, según estadísticas federales.

La nueva ley establece, entre otras cosas, lo siguiente:

– El período probatorio de un empleado será de nueve meses, lo que redujo a la mitad los 18 meses concebidos en la propuesta inicial. En el caso de los profesionales especializados, el plazo en que el patrono podría ponerlos a prueba es de hasta 12 meses. Estos empleados son aquellos que están “clasificados como ejecutivos, administradores y profesionales bajo el Federal Labor Standards Act”.

– Reduce a un año el beneficio del patrono a pagar solo el 50% del bono de Navidad dispuesto en la ley.

– Establece que el patrono deberá proveer acomodo razonable a todo empleado que en el ejercicio de su libertad religiosa o equivalente pida asistir a una actividad propia de su creencia.

– Elimina la disposición que no reconocía reclamaciones de incumplimiento de contrato de empleo verbal por valor que excede los tres meses de compensación. No hay límites ahora.

– Elimina la disposición que permitía al patrono condicionar la oferta de empleo a que el trabajador consintiera quedar sujeto a itinerario de trabajo semanal alterno.

– Restituye la presunción de despido injustificado contra el patrono en casos de Ley 80.

– Restablece a 12 días – según dispone actualmente la ley – la acumulación de días por enfermedad.

– El patrono deberá pagar a sus empleados por las horas extras trabajadas un salario no menor al tiempo y medio del tipo de salario convenido por las horas regulares.

– Deroga la Ley de Cierre pero dispone que aquellos establecimientos, que previo a la vigencia de esta ley, venían obligados a permanecer cerrados durante el Viernes Santo y Domingo de Resurrección (Pascua) vendrán obligados a permanecer cerrados.

– La acumulación de licencia por vacaciones será a razón de ½ día al mes durante el primer año; ¾ días mensuales después del primer año hasta el quinto año; un día después del quinto año hasta 15 años acumularán a razón de un día por mes, y después de 15 años de trabajo acumularán 1 y ¼ mensual si se trabaja a tiempo completo.

– Aumenta el requisito mínimo de horas trabajadas de 115 a 130 horas al mes para tener derecho a la licencia de vacaciones y por enfermedad.

– Elevó a 30 minutos el tiempo que una madre podrá tomar como periodo de lactancia cada cuatro horas, sin importar que trabaje en un pequeño o mediano negocio.

El nuevo día


Reacciones a la firma de la reforma laboral

Tras la firma del gobernador Ricardo Rosselló que convirtió ayer en ley la llamada reforma laboral, diversos sectores han expresado su aprobación o crítica a dicha medida que incluye cambios y recortes de beneficios para empleados del sector privado.

La firma de la Ley de Transformación y Flexibilización Laboral se da luego de que la Cámara de Representantes aprobara el pasado lunes el proyecto a viva voz, luego de las enmiendas sometidas por el Senado.

A continuación, algunas reacciones luego de la firma del ejecutivo:

A favor

La Coalición Sector Privado de Puerto Rico favoreció desde un principio el impulso a la reforma laboral por parte de la administración de Rosselló Nevares.

La entidad –formada por más de 27 organizaciones empresariales y profesionales, entre ellos la Asociación de Industriales, la Cámara de Comercio de Puerto Rico, MIDA y la Asociación Productos de Puerto Rico- agradeció la aprobación de la ley a través de un comunicado.

“Esta legislación, aunque con oportunidades para mejorar, es un paso a la dirección correcta para hacer a Puerto Rico uno más competitivo y productivo, siendo el ámbito laboral uno de los factores que incide en el desarrollo económico del país”, lee el comunicado.

Los representantes de la coalición, según el parte de prensa, coinciden en que la nueva legislación laboral no resuelve en sí misma el problema de la crisis económica de Puerto Rico, pero reconocen que es un “eslabón” necesario para acabar con la recesión económica de la Isla.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Puerto Rico se demostró complacida con la aprobación de la nueva ley.

“Agradecemos tanto al Ejecutivo como el Legislativo por este paso afirmativo de avanzada que flexibilizará las reglas laborales de Puerto Rico -beneficiándose las pequeñas y medianas empresas (pymes)-e incentivará nuevas inversiones, promoviendo a nuestra isla como una competitiva”, señaló en un comunicado el presidente de la organización, David Rodríguez.

En contra

De otro lado, para el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), la nueva reforma laboral es un “claro menosprecio” a las luchas que los trabajadores dieron durante décadas para mejorar sus condiciones de vida y reducir la marcada desigualdad económica en el País.

Según la portavoz y legisladora municipal del PPT en San Sebastián, Saraí Vázquez, “la reforma laboral tendrá un resultado contrario al que políticos y empresarios han prometido sin fundamento o estudio alguno. No se fomentará la creación de empleos ni el desarrollo económico. Lo que ocurrirá es que se acentuará el empobrecimiento de la clase trabajadora la cual tendrá menos recursos para aportar a la economía”.

El también portavoz del PPT, Jorge Farinacci, advirtió que hay que ver esta legislación en un contexto más amplio. “Esta legislación crea dos categorías de empleados, en las que se discrimina sobre todo por edad. A la misma vez que se flexibilizó el despido, se creó una segunda categoría de empleado con menos derechos y más barato. Ésta es una receta mortal para la clase trabajadora”.

El nuevo día