“Aprobar la suspensión del desnaturalizado gobierno venezolano es el más claro esfuerzo y gesto que podemos hacer en este momento por la gente del país, por la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia” Luis Almagro, secretario general de la OEA

Almagro pidió que Venezuela sea suspendida de la OEA

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, una de las personalidades más críticas del chavismo en la región, propuso la suspensión de Venezuela del organismo que conduce por la “ruptura total” del orden democrático.

“Los hechos no dejan lugar a dudas. Venezuela viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana”, escribió Almagro en un documento de 75 páginas sobre el país petrolero, envuelto en una colosal crisis económica, política y social que provocó el éxodo de miles de ciudadanos.

El texto que presentó Almagro es la actualización de un informe formulado por primera vez en mayo de 2016 sobre la dramática situación venezolana. La versión actualizada da cuenta del continuo retroceso institucional del país en el marco de las malogradas rondas de diálogo.

Almagro asegura en su informe que en Venezuela existe una “ruptura total” del orden democrático, y que la salida es “que el pueblo pueda decidir su destino”, en respuesta al clima de conflicto.

“No podemos permitir que la premisa de diálogo siga siendo utilizada como cortina de humo para perpetuar y legitimar el poder autoritario de lo que se ha convertido en un régimen en Venezuela”, afirmó el funcionario uruguayo.

Almagro invocó en mayo pasado el artículo 20 de la Carta Democrática de la OEA, que autoriza al secretario general a convocar un Consejo Permanente cuando en un Estado miembro haya “una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático”.

clasoles esp
Y el artículo 21 advierte que si el Consejo Permanente, el máximo organismo de la OEA donde sesionan los cancilleres de los 34 países miembros, constata “la ruptura del orden democrático en un Estado miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas”, puede votar la suspensión.

“Aprobar la suspensión del desnaturalizado gobierno venezolano es el más claro esfuerzo y gesto que podemos hacer en este momento por la gente del país, por la democracia en el continente, por su futuro y por la justicia”, concluye Almagro en su escrito, enviado al Consejo Permanente para que lo distribuya a las delegaciones. Para la suspensión se necesitan dos tercios de los 34 países miembros.

Para evitar la suspensión y “retomar el rumbo institucional”, el secretario general exige que dentro de los próximos 30 días haya un llamado a elecciones generales, además de otras condiciones de convivencia democrática.

El documento, en caso de seguir su curso, puede ser un primer paso hacia la suspensión del país en el organismo, como ya ocurrió con Honduras en 2009, cuando se perpetró un golpe que dejó fuera del gobierno a Manuel Zelaya.

“Es hora de que el Consejo Permanente encamine acciones específicas con resultados concretos, que el llamado al retorno a la democracia en Venezuela no tenga ambigüedades y no quede sepultado en intereses coyunturales”, insistió Almagro.

La Nación