Comisión por la Memoria participa de una misa con isleños en las Malvinas

La delegación de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que visita las islas Malvinas, encabezada por el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, participó junto a un grupo de isleños de una misa en la iglesia Santa María, en Puerto Argentino, se informó ayer.

El padre José María ‘Pepe’ Di Paola, quien también integra la delegación, concelebró la misa junto al sacerdote local, en la iglesia ubicada en la costanera Ross de la capital de las islas.

“Lo importante es que pudimos compartir la misa con la feligresía católica local, para rezar por todos y encontrarnos también con otros argentinos que han venido. Es un buen inicio para este camino de diálogo. Apostar a este camino significa paciencia, comprender y escuchar mucho pero reafirmar nuestra convicción de saber que estamos pisando una tierra argentina”, dijo el padre Pepe.

Muy conmovida, Cortiñas -que se convirtió en la primera Madre de Plaza de Mayo en pisar las islas- participó activamente de la liturgia y, en el momento del saludo de la paz, caminó de punta a punta la iglesia y saludó afectuosamente a los integrantes de la comunidad isleña presentes en la celebración.

“Pensé en los chicos caídos, en los padres lejos de sus chicos. Pensé que muchos fueron maltratados por los militares genocidas argentinos, y también fueron arrojados al mar, al río, en tumbas desconocidas y que esos padres tampoco saben dónde están las tumbas de sus hijos”, dijo Cortiñas, en relación a las 123 tumbas del cementerio de Darwin que permanecen sin identificar.

La comitiva llegó el sábado a Malvinas con un mensaje de “diálogo, paz y fraternidad”, y su primera actividad fue difundir una carta abierta a los isleños en la que reafirma la soberanía argentina sobre las islas y reitera el apoyo a las tareas de identificación de los 123 cuerpos que descansan como NN en el cementerio de Darwin, que se iniciarán este año con la intervención del comité internacional de la Cruz Roja.

El mensaje fue difundido en respuesta a otra carta abierta de los isleños en la que le pidieron a los dirigentes sociales y de derechos humanos de la CPM que no olviden “los derechos de los isleños” que allí viven, en directa alusión a lo que los británicos consideran como derecho a “la autodeterminación”.

”Como individuos, y como una organización que ha sido reconocida y celebrada por llevar adelante la causa de los derechos humanos, esperamos que durante su permanencia no pasen por alto los derechos de los propios Falkland Islanders”, dijo el gobierno de la isla en la carta, y les recordó a los visitantes su “derecho fundamental a la autodeterminación”.

La delegación visitó hoy el Faro Cabo San Felipe, cerca de Puerto Argentino, en el extremo este de la isla Soledad, un lugar donde militares de las fuerzas armadas argentinas torturaron a soldados de su propias fuerzas.

En el faro, los dirigentes sociales y de derechos humanos colocaron placas señalando el lugar, con la leyenda “Aquí las fuerzas armadas argentinas torturaron soldados argentinos”.

Entre otras actividades, la comitiva visitará el cementerio de Darwin para honrar a los caídos argentinos, como así también el de San Carlos, donde yacen los soldados británicos muertos durante la guerra de 1982.

Miembros de la delegación contaron a Télam que el recibimiento en las islas fue muy bueno en general, aunque con algunas resistencias de parte de algunos comerciantes que colgaron carteles rechazando la visita.

Telam


Argentina reitera “disconformidad” con vuelos a Brasil desde Malvinas

El gobierno argentino reiteró ayer su “disconformidad” con los vuelos militares del Reino Unido realizados a Brasil desde las islas Malvinas, archipiélago bajo dominación británica y cuya soberanía reclama Argentina.

“Hicimos una queja a Brasil por los vuelos y hemos hecho también un pedido, a través de nuestra embajada, al Gobierno del Reino Unido”, dijo hoy la canciller argentina, Susana Malcorra, en rueda de prensa.

El reclamo se hizo efectivo hace dos semanas, luego de que la Dirección de Malvinas, de la Cancillería argentina, fuera informada de los vuelos por la Dirección Nacional de Control de Tránsito Aéreo, que depende del Ministerio de Defensa argentino.

Según un informe de esa dependencia, durante 2016 fueron realizados al menos seis vuelos militares operados por la Real Fuerza Aérea británica entre aeropuertos brasileños y Monte Agradable, en las Malvinas.

Malcorra dijo que “este no es un tema nuevo” pues en 2015 se detectaron otros “12 vuelos por parte del Reino Unido con aterrizaje en Brasil”.

Al presentar su queja, Argentina recordó que Brasil adhirió a un compromisos de no aceptar en sus aeropuertos y puertos aeronaves o buques británicos de guerra apostados en los archipiélagos bajo disputa.

Ante el reclamo argentino, la Embajada del Brasil en Buenos Aires respondió, según la Cancillería argentina, “que debería tratarse de cuestiones humanitarias o de emergencias provocadas por desperfectos técnicos”.

Al ser hoy consultada sobre si esa respuesta satisfizo a Argentina, Malcorra respondió que la “satisfacción sería que no se produjeran esos vuelos”.

“Mientras que sigan existiendo esos vuelos vamos a seguir planteando nuestra misma disconformidad y reclamando para que dejen de ocurrir. Cualquier cosa que quede corto de ese resultado final no nos satisface, sin lugar a dudas”, recalcó.

Por otra parte, Malcorra valoró positivamente la visita que activistas de derechos humanos de Argentina, como el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, realizan por estos días a Malvinas.

Según la canciller argentina, esa visita “va en línea” con lo que el Gobierno de Mauricio Macri cree “y es que no se puede negar la existencia de las islas y de los habitantes de las islas”.

Malcorra recordó que la Constitución argentina, junto con la reivindicación de la soberanía sobre las islas, señala que “se deben tener en cuenta los intereses de los isleños”.

Conocidos como ‘kelpers’, los habitantes de las islas son de origen británico y en su mayoría rechazan el reclamo argentino.

“Alguna forma de reconocimiento y diálogo con los habitantes de las islas, que tienen sus necesidades y expectativas, es positiva”, sostuvo Malcorra.

La visita, organizada por la Comisión por la Memoria de la provincia de Buenos Aires, está marcada, según informó esa institución, por el reclamo de soberanía y de resolución pacífica del conflicto, así como el pedido de “verdad y justicia” por los soldados muertos y torturados durante la guerra que en 1982 enfrentó a Argentina y al Reino Unido por las Malvinas.

Los activistas también tienen previsto visitar en las islas el cementerio de Darwin para fortalecer la demanda referente a las familias de 123 de los soldados argentinos que participaron en la contienda y reposan en ese lugar sin identificación.

Esta situación se da en un momento en el que ya se ha puesto en marcha una iniciativa humanitaria impulsada por Argentina y Reino Unido, que será llevada a cabo por la Cruz Roja, para identificar los cuerpos.

En este sentido, Malcorra dijo hoy que las tareas para la identificación siguen el cronograma acordado, actualmente con reuniones con los familiares de los soldados, a la espera de una nueva misión de la Cruz Roja para la toma de muestras que permitan hacer los cotejos genéticos.

Terra