Demanda marítima: Bolivia entrega en La Haya la réplica contra Chile en medio de gran tensión bilateral

Bolivia dice que la entrega de la réplica es un paso más en la ruta pacífica de retorno al mar

Bolivia entregó este martes su réplica a la contramemoria de Chile en el juicio por el mar instalado ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Holanda, y aseguró que este acto procesal es un paso más en la ruta para retornar en paz al Pacífico. Derstacó que se trata de un derecho y no una aspiración y que su principal arma es la verdad.

“Quiero decir desde La Haya, ‘capital de la Paz y a Justicia’ que nuestra réplica simboliza nuestra búsqueda y nuestra vocación pacífica de justicia y que hoy el pueblo boliviano avanza unido en la larga pero indeclinable ruta hacia el mar Pacífico”, afirmó el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, tras la entrega del legajo.

El documento fue presentado a las 07.00 hora de Bolivia, 12.00 hora de La Haya, por el agente boliviano y expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, que llegó al Palacio de la Paz, sede del máximo tribunal, junto con el ministro de Justicia, Héctor Arce, y la presidente de Diputados, Gabriela Montaño.

El acto procesal se efectuó en medio de masivas vigilias instaladas en todo el país y en las legaciones internacionales del orbe.

Bolivia entrega la réplica a la contramemoria de Chile en La Haya
“Con la presentación de éste último alegato, avanzamos un paso más en la búsqueda de justicia internacional para nuestra causa marítima”, anunció Huanacuni y destacó que el principal argumento que tiene Bolivia en este proceso es “la verdad”.

Para el país, la demanda marítima inciada en 2013 demuestra que Chile, “por su propia conducta expresada en múltiples declaraciones, compromisos y ofrecimientos a Bolivia, está obligada a negociar, de buena fe y de manera efectiva un acceso soberano al Océano Pacífico”, dijo.

Santiago ha negado este extremo desde que se instaló el juicio y sostiene que no hay asuntos pendientes de resolución.

Para La Paz, el retorno al Pacífico, es “un derecho, no una aspiración” y por ello busca retornar a sus costas de manera “soberana” y sobre la base “del diálogo y la concertación con Chile”.

Huanacuni subrayó que el país “persistirá en mantener siempre abiertos todos los canales de entendimiento, sin exclusiones ni condicionamientos”.

“Hemos cumplido el plazo de la Corte”, dijo la diputada Montaño. Ahora el legajo pasará a manos de Chile, que tiene hasta el 21 de septiembre para responder con su dúplica. Posteriormente se abrirá el juicio oral que está previsto para 2018 como prolegómeno al fallo de la Corte.

Bolivia está confiada en una resolución favorable. Recientemente, el presidente Evo Morales, anticipó que el documento “demolerá” los argumentos chilenos. Además aseguró: “Vamos a volver al mar… estamos seguros de eso”.

La Razón


Bolivia – Tres sucesos tensionan relación horas antes de la presentación de la réplica a Chile en el juicio por el mar

Tres sucesos antecedieron y tensionaron la entrega de la réplica a Chile en el juicio por el mar: el retiro de la enseña patria de un inmueble del Estado en Antofagasta; la captura dos militares y siete aduaneros en la frontera; y la inspección chilena a las aguas del Silala.

A las 07.00 de este martes, una misión oficial de Bolivia entregará en el Palacio de la Paz, sede la Corte Internacional de Justicia (CIJ), la réplica en la segunda fase de alegatos escritos en el litigio instalado en 2013 contra Chile para negociar una salida soberana al Pacífico sobre la base de compromisos entregados a lo largo de la historia.

La semana que antecedió a este acto procesal se tensionó inicialmente cuando carabineros obligaron a retirar la tricolor nacional de las instalaciones donde otrora funcionaban las oficinas del Consulado en Antofagasta.

La Cancillería exterioriorizó su “más enérgica protesta” por lo que consideró “una afrenta a la dignidad nacional”. El propio presidente Evo Morales se sumó a las críticas.

En Santiago no escatimaron reparos para responder. El canciller Heraldo Muñoz sentenció: “Quiero advertir al gobierno de Bolivia que no cometa alguna imprudencia en los próximos días y trate de involucrar a Chile en su campaña política”.

Cuando las aguas parecían calmarse, un nuevo impasse diplomático se desató el domingo luego de que carabineros detuvieron a dos militares y siete aduaneros.

Según La Moneda, intentaban robar camiones chilenos en su propio territorio. La propia presidente Michelle Bachelet reafirmó esta explicación.

El Gobierno de Morales, por el contrario, denunció que hubo una incursión en suelo boliviano de carabineros y pobladores chilenos implicados en el contrabando para impedir la captura de tres camiones con mercadería ilegal.

Ese hecho motivó una “enérgica protesta” nacional y la convocatoria al cónsul de Chile en La Paz, Manuel Hinojosa. Se exigió además la pronta liberación de los capturados y se acusó al vecino de proteger el ilícito.

A su turno, el presidente del Senado, José Alberto Gonzáles, enumeró ayer las reiteradas ocasiones en las que fue agredido el país y aseguró que “las autoridades chilenas han tratado de tapar el tema de la bandera boliviana en Antofagasta con la aprehensión de nueve compatriotas”.

La Fiscalía de Tarapacá determinó la legalidad de la detención y la amplió hasta el mediodía del miércoles, justo en la víspera del Día del Mar, fecha en la que se recuerda la defensa de Calama.

Horas después de este hecho, las relaciones se crisparon más con la inspección inesperada de una delegación a las obras civiles que canalizan el agua de los manantiales Silala, que es motivo de una controversia que Santiago llevó a la CIJ en 2016 para reclamar derechos.

Muñoz, desde la frontera y a través de su cuenta de Twitter insistió en que el Silala es un río.

Una hipótesis que Bolivia rechazó puesto que reivindica que el recurso es un manantial que nace y muere en su territorio, y que fue desviado hace más de 100 años vía una concesión, que en la década de los 90 fue revocada.

El presidente Morales anticipó que el legajo de la réplica “demolerá” la contramemoria chilena y auguró un resultado por demás favorable ante la CIJ. Además, observó ayer que la contundencia de la réplica boliviana genera nerviosismo en los demandados.

La Razón



Chile – Bachelet por funcionarios bolivianos detenidos: Robaron un camión y planeaban robar más

“Estaban en territorio chileno y cometiendo delitos”. Así de tajante fue la presidenta Michelle Bachelet respecto al caso de los nueve ciudadanos bolivianos arrestados en cercanías de la frontera entre Chile y Bolivia, y que en la mañana de ayer pasaron a control de detención.

Las declaraciones de la mandataria contrastan con la versión del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien aseguró a través de Twitter que “nuestros hermanos bolivianos secuestrados por carabineros de Chile son rehenes de una injusticia”.

En ese sentido, Bachelet descartó haber tenido contacto con el jefe de Estado altiplánico e insistió que los hechos protagonizados por dos militares y siete funcionarios de Aduanas del país vecino corresponde al “robo de un camión con productos y la intención de robarse varios camiones más”.

“Es primero penetrar en territorio chileno y segundo la comisión de delito, pero eso lo determinará la justicia”, sentenció Bachelet, en una inusual conferencia de prensa donde abordó varios temas, entre ellos la salida del ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier, para integrarse al comando de Carolina Goic y la compra del terreno de su hija cerca de la minera Dominga.

Biobio Chile


Chile – Canciller visitó el Silala y remarcó: Río fluye desde Bolivia hacia Chile de manera natural

El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, afirmó este lunes que el Silala es “un río internacional” que “fluye de forma natural hacia Chile desde el territorio boliviano”, durante una visita a la zona, que es objeto de una controversia entre ambos países.

Muñoz llegó hasta el Silala, en la Región de Antofagasta, acompañado de parlamentarios de diversos sectores y de los agentes de la demanda que su país presentó ante la Corte de La Haya (CIJ) contra Bolivia, en el marco de la disputa, y de algunos parlamentarios, “mostrar a la opinión pública” que las aguas “fluyen de manera natural” hacia Chile.

La visita se concretó además en medio de un nuevo foco de tensión entre ambos países, generado por la detención de dos militares y siete empleados de la aduana de Bolivia sorprendidos en territorio chileno este domingo.

Las autoridades de La Paz afirmaron que el incidente ocurrió en territorio boliviano, cuando los funcionarios fiscalizaban acciones de contrabando, y consideraron que fueron “secuestrados” por los carabineros chilenos que los arrestaron y pusieron a disposición de la Justicia.

La visita

El jefe de la diplomacia chilena llegó hasta el Silala junto a la agente chilena ante la CIJ, Ximena Fuentes, y el coagente Juan Ignacio Piña, además de los parlamentarios miembros de las comisiones de Relaciones Exteriores del Congreso.

Según indicó la Cancillería, la visita se hizo “con el fin de observar en terreno y mostrar a la opinión pública que el Silala fluye desde, lo que hoy es Bolivia hacia lo que hoy es Chile de manera natural, siguiendo la gradiente del terreno”.

“Por lo tanto es un río internacional en el que ambos países ribereños (Chile y Bolivia) tienen el derecho a un uso razonable y equitativo, tal como lo establece por el Derecho Internacional Consuetudinario”, precisó la Cancillería

El 6 de junio del 2016 Chile presentó una demanda ante la Corte Internacional de La Haya (CIJ) pidiendo que dicho tribunal declare la condición de río internacional del Silala.

Bolivia, en tanto, defiende que el Silala está constituido por un conjunto de manantiales cuyas aguas Chile desvió y robó mediante un sistema de canalización artificial que construyó hace más de cien años.

El próximo 3 de julio vence el plazo que tiene Chile para presentar la memoria de su demanda, en la que debe exponer los argumentos jurídicos y científicos de la misma, dando inicio a la primera fase escrita del juicio.

Bolivia, por su parte, tendrá desde esa fecha un año de plazo para presentar su contramemoria, en la que responderá los argumentos chilenos

Cooperativa