México: campesinos se suman a las protestas por desaparecidos en Chiapas

Campesinos de diferentes municipios de Chiapas participan en la jornada nacional que exige la aparición con vida de los activistas Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, detenidos y, presuntamente, desaparecidos en mayo de 2007 en Oaxaca, así como de Fidencio Gómez Sántiz, reportado como desaparecido en Ocosingo, el 5 de marzo del año pasado.

Roberto Mendoza, uno de los representantes del Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS), que coordina las marchas, mítines y protestas, iniciadas hoy, informó que en el marco de las actividades que concluirán el jueves, unas 400 personas se movilizaron en Ocosingo, y hubo protestas en la Plaza Catedral de San Cristóbal de las Casas.

La jornada de ayer fue de ruedas de prensa en Chiapas y Tuxtla Gutiérrez; en Palenque distribuyeron volantes alusivos.

En San Cristóbal de las Casas, Nadín Reyes, integrante del “Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos Hasta Encontrarlos”, y también hija de Reyes Amaya, denunció que pese a que desde 2014 existe una orden judicial para la búsqueda de su padre y Cruz Sánchez en los cuarteles militares, ésta no se cumple.

Contextualizó que no hay avances en las indagatorias, aunque se consiguió la resolución judicial de ese año “que ordena la búsqueda, pero no se ha cumplido, por el encubrimiento del Estado a las corporaciones militares y Fuerzas Armadas”.

Confió en que este año cuando se cumple una década de “su desaparición, tengamos una respuesta positiva del Estado Mexicano para encontrar a nuestros familiares y a muchos otros desaparecidos”.

Nadín dijo que el juez que emitió dicha resolución requiere su cumplimiento y pide informes a la Fiscalía Especializada en materia de búsqueda de personas, “para que informe lo que está haciendo para cumplirla”.

Susana Aguilar Pintor, representante del FNLS, informó que las protestas también se realizan en Veracruz, Puebla, Michoacán, Hidalgo y la Ciudad de México.

Pidió además justicia por el homicidio de Humberto Morales Sántiz, de 13 años de edad, asesinado el 28 de febrero pasado en el poblado El Carrizal, de Ocosingo.

El niño, estudiante de primer grado de secundaria recibió un balazo cuando recolectaba leña en la parcela de su padre. Presuntamente fue muerto por integrantes del grupo Los Petules, por disputa de tierras en la zona.

El Universal