Argentina: primer paro general de todas las centrales sindicales en rechazo a las políticas del gobierno

Una muestra de rechazo al ajuste PRO

Al final llegó el día del paro nacional. La CGT está confiada en la efectividad de la medida que cuenta con la adhesión de las dos CTA, pero no se descuida. Juan Carlos Schmid, integrante del triunvirato de conducción de la central obrera, pronosticó una “alta adhesión” y, de paso, aclaró que si algunos sectores realizan piquetes, “serán inocuos porque no habrá transporte”. En tanto, el titular de la CTA, Hugo Yasky, negó la condición desestabilizadora de la medida de fuerza y aseguró que “el paro se hace no por aquellos que tienen la caja de seguridad llena sino por los que tienen las heladeras vacías”.

La medida, la primera desde que Mauricio Macri asumió el gobierno, comenzará a partir del primer minuto de este jueves. El servicio de transporte público de pasajeros será uno de los pilares que garantizarán la efectividad. Ayer, desde los altavoces de la estación Constitución se anunciaba que durante la jornada del 6 de abril no habría servicio. En los subterráneos no saldrá ninguna formación. “No tienen ni los empleados jerárquicos para mover los trenes”, aseguró a este diario Roberto “Beto” Pianelli, titular de la Asociación Gremial de Trabajadores del subte. Sin colectivos y trenes será una ciudad detenida. Los hospitales mantendrán las guardias mínimas, lo que garantizará la atención en casos de emergencias y no mucho más.

Entre los hombres de la CGT había confianza sobre el éxito de la medida pero, agregaban, no querían confiarse ni distraerse porque el Gobierno buscaba presionar y conseguir, a través de medios de comunicación amigos y redes sociales, que un sector de la población rompa el paro. “La movilización del sábado pasado hizo que el gobierno crea que está fuerte y puede contrarrestar nuestro paro, pero se van a llevar una sorpresa”, comentó uno de los hombres que ocupa una de las secretarías de la CGT.

Schmid negó de manera rotunda que vayan a existir “impedimentos para quien quiera ir a trabajar” pero advirtió que “lo que va a haber es una paralización total de todas las actividades por la alta adhesión contra un malestar social que tratamos de poner en la agenda pública”.

A su turno, Héctor Daer, otro de los integrantes del triunvirato cegetista, advirtió que la medida de fuerza tendrá un “apoyo contundente” y servirá para desmentir al gobierno de Macri que dijo que era “una medida oportunista”. Según Daer, el principal responsable de la convocatoria y el éxito del paro es el gobierno porque “es el único responsable de que haya más pobreza, menos trabajo y menos actividad económica”.

Fiel a su estilo directo, el secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, advirtió al Gobierno de una más que segura profundización de la protesta si luego del paro “no da respuestas a los reclamos de los sindicatos”. Es más, Moyano aseguró que entre los afiliados del sindicato que conduce hay un porcentaje importante que exige una repetición de la medida, esto es convocar a otro paro nacional en poco tiempo más.

Moyano se animó y avanzó sobre el día después del paro. Por lo pronto, anticipó que la semana que viene la CGT se reunirá para analizar los pasos a seguir aunque anticipó que “hay muchos compañeros que quieren seguir con estos reclamos, ya sea con otra medida de fuerza o en la calle, con movilizaciones”. El hijo de Hugo Moyano justificó la necesidad de continuar con un plan de lucha porque con el gobierno de Macri “te quedas cruzado de brazos o seguimos peleando para que no cierren fábricas y evitar despidos”.

Yasky, que junto a la CTA de Pablo Micheli decidieron acompañar la medida de fuerza de la CGT, aprovechó para hablar durante el anuncio de la inflación de marzo que emite el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), que arrojó un 2,1% de inflación de marzo, igual a la de febrero pasado y que muestra una inflación interanual del 27,9%, promediando un 29,6% interanual en el primer trimestre. Allí, Yasky señaló que las cifras que arroja el estudio cuenta de que “somos los trabajadores los que terminamos pagando los platos rotos de los desaguisados del plan económico del gobierno”. Es más, advirtió que la pérdida del poder adquisitivo quedará más expuesta con el paro porque “será un plebiscito de la política del gobierno que sólo causó despidos, desempleo y caída del poder adquisitivo de los trabajadores”.

Yasky rechazó la acusación del Gobierno, que acusa al paro de desestabilizador y de poner en riesgo la democracia. “Si hay un sector que puso el cuerpo y su sangre para defender la democracia fue el de los trabajadores. Nunca en la historia se conoció que lo haya hecho un dirigente de la Sociedad Rural, de la Bolsa de Comercio o de una multinacional. Por eso paramos, basta de gobiernos que gobiernan para los ricos”, afirmó.

El Gobierno buscaba ayer maneras de debilitar la medida. El gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta anunció que habrá una fuerte presencia policial para garantizar la seguridad de quienes deseen movilizarse para ir a trabajar. También anunció estacionamiento gratuito y peajes libres en las autopistas de acceso a la Capital Federal.

Página 12


Un centenar de piquetes

En tren de hacer activo un paro que consideran necesario pero al que califican como “dominguero” porque la CGT no convocó a una movilización, partidos de izquierda, organizaciones sociales y agrupaciones clasistas anunciaron que hoy habrá medio centenar de cortes en los accesos a la Capital y otros punto de la Ciudad. Ante la amenaza del macrismo de que serán reprimidos, el dirigente del FIT Nicolás del Caño declaró: “Los que alentaron los piquetes del campo en 2008 ahora dicen que los trabajadores no tienen derecho a manifestarse en el marco de un paro de millones en todo el país. Hacemos responsables al gobierno nacional, a los de la provincia y la CABA de cualquier tipo de hecho de violencia contra cualquiera de las múltiples manifestaciones que el sindicalismo combativo hará hoy”.

Algunos de los cortes programados serán sorpresivos, precisamente por la amenaza de represión por parte del Gobierno. Pero otros, que se iniciarán desde las 6, están previstos en los siguientes puntos:

  • Puente Pueyrredón
  • Corrientes y Callao
  • Puente La Noria
  • Autopista Buenos Aires-La Plata (subida porteña)
  • Autopista Acceso Oeste y Vergara
  • Avenida General Paz y Constituyentes
  • Plaza Oeste
  • Hospital Posadas
  • Panamericana y Márquez
  • Panamericana y Camino del Buen Ayre
  • Panamericana y Henry Ford (km. 35)
  • Panamericana y 197
  • Panamericana y km 48.

“Los trabajadores necesitan que el paro sirva para que un plan de lucha derrote los topes salariales y los despidos, para llevar a la victoria el reclamo de los docentes contra el feroz ataque del gobierno macrista, pero la CGT lo ha convocado para descomprimir, por eso hacen eje en su carácter pasivo, matero o dominguero”, dijo Néstor Pitrola, diputado nacional del PO-FIT, y anunció que la Coordinadora Sindical Clasista-PO, que organiza sindicatos y agrupaciones del sindicalismo clasista, impulsa acciones para hacer activa la jornada de protesta.

Otras agrupaciones de izquierda, como el Nuevo MAS y el MST, también anunciaron que harán un paro activo con cortes, mientras que la Federación Universitaria de Buenos Aires se sumará con la toma de facultades.

“El Gobierno muestra su furia antiobrera montando un gran operativo mediático y en las redes con sus trolls para intentar mostrar que el paro ‘está quebrado’, al decir de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Pero se equivocan. Millones de trabajadores no se presentarán a sus puestos de trabajo porque sobran motivos para parar: los salarios no alcanzan, los maestros siguen luchando, arrecian los despidos y suspensiones, más y más tarifazos, impuesto al salario, mientras que se benefician los dueños del campo, las mineras, los banqueros y los grandes grupos económicos”, expresó Claudio Dellecarbonara, delegado del subte y dirigente PTS-FIT. Por su parte, Alejandro Crespo, secretario general del Sindicato del Neumático, agregó que “mientras el triunvirato de la CGT, que se ve obligada a convocar este paro luego de la movilización del 7 de marzo, ha llamado a los trabajadores a ‘quedarse en casa tomando mate’ y la CTA va a la rastra de esta convocatoria, el Sutna convoca a movilizarse en pos de abrir un camino para quebrar la política del Gobierno que ha generado esta crisis industrial y la avalancha de importaciones, donde las patronales aprovechan esto para atacar a los trabajadores”. El dirigente convocó a concentrarse a las 11 en el Obelisco.

“Macri y su séquito están amenazando con reprimir los piquetes que se armen para ayudar a que los trabajadores no registrados, extorsionados por las patronales con despidos, hoy puedan parar. La CGT lanzó este paro para ‘descomprimir’, por el contrario, sostenemos que debe ser el inicio de un plan de lucha hasta derrotar el ajuste, acabar con los despidos y el trabajo precario, y lograr que nadie gane menos de los que cuesta una canasta familiar”, dijo Carlos Artacho, de la lista Granate Blanca en telefónicos. “El paro atrasa respecto de las descomunales movilizaciones de marzo. Quieren desmovilizar a los trabajadores y desviar la bronca popular en armados electorales en las listas del peronismo, que acompaña y aplica el ajuste allí donde gobierna. Nosotros impulsaremos medidas en apoyo a los docentes, los trabajadores de AGR-Clarín que llevan 78 días de ocupación y todas las luchas en curso. Hoy nos movilizaremos por la ocupación de toda empresa que cierre o despida, contra el techo a las paritarias, por salario mínimo igual a la canasta familiar, aumento a los jubilados, defensa de los convenios colectivos de trabajo, contra la flexibilización laboral que impulsa el gobierno con la colaboración de Massa, el FpV y Pichetto.”, manifestó Miguel Bravetti, dirigente gráfico de la lista Naranja y de la Coordinadora Sindical Clasista-Partido Obrero.

Página 12


Michetti: “Los paros son una herramienta vieja”

La vicepresidenta Gabriela Michetti afirmó que “los paros son una herramienta vieja, sobre todo cuando hay un Gobierno que ofrece diálogo”, y consideró que la medida de fuerza convocada por la CGT para mañana “tiene motivaciones políticas”.

“El paro es una medida extrema que nos va a costar 15 mil millones de pesos en un país con un 30 por ciento de pobreza, desde esa perspectiva parece algo contradictorio con los objetivos que dice buscar el movimiento obrero. Es una medida vieja”, estimó Michetti en declaraciones a la señal televisiva TN.

La titular del Senado de la Nación recordó que el sábado millones de personas “se manifestaron por el cambio”, y aseguró que el Gobierno que encabeza el presidente Mauricio Macri “prioriza el diálogo”.

“Estamos ofreciendo el diálogo y llegamos a acuerdos con los gremios que permitieron mantener puestos de trabajo. Venimos de décadas de decadencia. Este es un proyecto que lucha contra la corrupción y pone la verdad sobre la mesa. Por eso, a este Gobierno hay que esperarlo”, remarcó Michetti.

Télam