Cien días de Rosselló: primer gobierno de Puerto Rico bajo el control de una Junta – Por Damaris Suárez

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Si bien es cierto que en las últimas décadas el país ha sido testigo cada cuatro años de gobernantes que han hecho alusión a la precaria situación fiscal y económica del país para justificar medidas de austeridad y recortes -cada cual con su estilo de lo que es la receta amarga-, los primeros cien días de gobernación de Ricardo Rosselló representan un precedente por ser el primero a la sombra de los poderes de una Junta de Control Fiscal (JCF) impuesta por el gobierno de Estados Unidos.

De acuerdo a varios académicos entrevistados por NotiCel, esta realidad ha cambiado las reglas de juego teniendo el país un escenario totalmente distinto en el que los primeros cien días de Rosselló Nevares son eclipsados por su actuación en torno al organismo.

“Con la Junta cambió el país. Eso creo que todavía hay gente en Puerto Rico que no lo acaba de entender. La administración pública, el gobierno, el país, ya no es lo mismo. Cambiará aún más dramáticamente como en la era de los procónsules si esto termina en el capítulo 3 y las decisiones las toma un juez federal en la calle Chardón”, explicó el Dr. Mario Negrón Portillo, Catedrático jubilado de la Escuela Graduada de Administración Pública de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Negrón Portillo indicó que la administración Rosselló Nevares ha logrado mantener el barco a flote posponiendo la discusión medular sobre el asunto fiscal hasta la confección del presupuesto. Sus primeros 100 días han sido productivos para llevar un mensaje de que está en control, aún cuando no lo está realmente, tomando en cuenta la radicación de medidas que recogen sus propuestas. Asimismo, el catedrático sostuvo es muy temprano para saber si las mismas darán resultado.

“Nosotros vamos a poder ver dónde estamos cuando entre el nuevo año fiscal para ver si el gas pela de verdad”, indicó.

De acuerdo al Dr. Luis R. Cámara Fuertes, Catedrático en el Departamento de Ciencia Política de la UPR, el manejo del concepto de que en política la percepción es más importante que la realidad ha dominado la estrategia de los primeros cien días de gobierno con una JCF.

“En la política la percepción es tan o más importante que la realidad. En ese sentido Rosselló ha logrado proyectarse de que está tratando de proteger lo más posible los poderes del gobierno de Puerto Rico versus la Junta. Ha sido conservar esa percepción de que mantiene cierto nivel de poder, aunque el poder final lo tenga la junta, pues eso le conviene”, aseguró Cámara Fuertes.

Precisamente, esta percepción de que el gobernador ha confrontado en momentos a la junta ha sorprendido a sectores que anticipaban que un gobernador estadista sería servil ante el organismo impuesto por el gobierno estadounidense, señaló por su parte el Dr. Michael González Cruz, Catedrático Auxiliar del Programa de Sociología del RUM.

“En ese sentido rompió los esquemas. Sorprende lo que algunas personas hubiesen esperado en el ejercicio del poder típico de lo que sería un líder del PNP”, indicó el sociólogo.

Indicó que Rosselló ha actuado con firmeza en cuanto a las exigencias fiscales de la junta, pero con disposición para negociar, lo que no debe sorprender al país ya que un gobernante del PNP no va retar la junta.

Rosselló Nevares fue el primer gobernador que decidió juramentar a la medianoche del 2 de enero para presentar durante su mensaje órdenes ejecutivas para atender la situación fiscal del país. Durante los primeros cien días firmó veintinueve órdenes ejecutivas y se aprobaron una veintena de leyes para enmendar las APP’s, establecer los parámetros sobre la emergencia fiscal, cambios a las leyes laborales, crear la figura del empleador único y movilidad en el gobierno; reformar los procesos de permisos, entre otras.

Sobre esto, el sociólogo precisó que los primeros cien días del gobernador Ricardo Rosselló recogen un híbrido de propuestas liberales y conservadoras entre las medidas aprobadas y las acciones tomadas durante este período por su gobierno. Esto no permite encajonarlo ni en liberal ni en conservador.

“Es el primer gobernador que, si bien es cierto que tiene una visión económica conservadora, ha sido liberal con otros asuntos como; la disposición de cenizas en vertedero de Peñuelas; ha sido el primer gobernador que se reúne a principios de un conflicto con el liderato estudiantil de la UPR; apoyó la liberación de Oscar López. Tenemos un gobernador que para unos asuntos políticos es muy liberal y en otros como lo laboral es muy conservador”, insistió.

En cuanto a las políticas fiscales, para el Dr. José Caraballo Cueto, Catedrático Auxiliar del Departamento de Administración de Empresas de la UPR en Cayey, algunas propuestas de Rosselló deben ser pulidas para que tengan como norte la equidad en los sectores más pobres. Sostuvo que lo peor es que estos cien días no ve que el gobierno haya establecido un plan de desarrollo económico.

“Lo que hay son medidas sueltas; pero no se está pensando cómo hacer crecer esta economía. Con cambiar las leyes laborales y de permisos no se crece la economía”, puntualizó.

El también economista ve positivo que Rosselló proponga recortar pensiones de forma escalonada para proteger a los que reciben menos; pero considera que su propuesta de impuestos a la propiedad y los cambios en los derechos laborales e impuestos generales no toman en consideración a los más vulnerables.

Indicó que la ruta que propone la junta no es la correcta para resolver la situación fiscal y económica del país y el gobierno no ha sido efectivo en detener propuestas que todos los economistas coinciden en que van en detrimento del desarrollo económico del país. Criticó que Rosselló Nevares ha continuado con la política no escrita de sus antecesores de no tocar las llamadas “vacas sagradas” como las aseguradoras y las empresas que reciben créditos contributivos.

“Tampoco debió aceptar la condición de la Junta de crear un sobrante de $200 millones adicionales en el plan fiscal porque es irreal y lo que va a hacer es darle la razón a la junta para que imponga su plan fiscal”, lamentó Caraballo Cueto.

(*) Periodista y comunicadora social.

Noticel