Correa y Moreno se reúnen para definir la hoja de ruta de la transición presidencial

Este viernes se realizará en el Palacio de Carondelet la reunión de transición en la que participarán los mandatarios saliente, Rafael Correa, y electo, Lenín Moreno, con lo que se marca la hoja de ruta del traspaso de mando, en un hecho inédito en la historia del Ecuador, entre jefes de Estado de la misma organización política.

Lenín Moreno, del movimiento Alianza PAIS, se impuso en las elecciones del 2 de abril con 51,16% de la votación sobre el candidato de derecha, Guillermo Lasso, de la alianza CREO-SUMA, que registró el 48,85% de sufragios.

El mandatario electo asumirá sus funciones el 24 de mayo en una ceremonia a desarrollarse en la Asamblea Nacional en la que, por primera vez en la historia del país, recibirá el mando de un presidente de la misma línea política.

En entrevista con ANDES, la secretaria nacional de Panificación y Desarrollo, Sandra Naranjo, informó que en el encuentro de este viernes se definirá cuántas otras reuniones serán necesarias y que se prevé “un trabajo intenso” hasta el 24 de mayo, fecha.

“Seguramente serán varias por la dinámica de la información, por todo lo complejo de los sistemas y seguramente estará en función de los equipos técnicos de cada uno de los ministerios para poder entregar todo de la mejor manera”, dijo.

Naranjo explicó que en la primera reunión participarán el presidente Rafael Correa, Lenín Moreno, y los equipos de transición, donde se expondrán resúmenes de los tres libros preparados por un equipo designado por el mandatario saliente, que contiene todos los datos referidos a programas, inversiones, finanzas, protocolos y nombramientos, entre otros detalles.

“La idea es darles un panorama general para que ellos también identifiquen aquellas cosas que les interesan más, a las que quieren dar prioridad, donde quisieran profundizar más, y en función de eso seguramente organizarán seguramente los equipos”, expuso la secretaria nacional de Planificación.

El objetivo es que el nuevo Gobierno empiece a funcionar desde el primer día y que aquellas lecciones que se aprendieron en el régimen saliente -lo que se hizo bien, o mal-, sirva para que “por el bien del país lo puedan hacer mejor que nosotros”, sostuvo.

Mediante Decreto Ejecutivo 1300, el presidente Rafael Correa oficializó el proceso de transición entre el Gobierno actual y el nuevo mandatario. La disposición responde a la intención del Ejecutivo de garantizar un traspaso ordenado y transparente de gestión.

En el documento -suscrito el 18 de enero- establece la creación del Comité de Transición, integrado por las máximas autoridades de las secretarías Nacional de la Administración Pública y de Planificación y Desarrollo, así como el Secretario General de la Presidencia de la República.

En los libros citados por Naranjo, se ha consolidado toda la información de 135 entidades que forman parte de la Función Ejecutiva.

“El objetivo es poder hacer una transición ordenada, poder entregar el país de la forma en que a nosotros nos hubiera gustado recibirlo, y por eso a partir del mes de octubre del año pasado empezamos a trabajar, a investigar cómo se hacía el proceso de transición en otros países”, explicó.

Recordó que Ecuador, desde el retorno a la democracia, a finales de la década del setenta, no había tenido un proceso institucionalizado de transición. Por eso, el equipo designado empezó investigando experiencias de países como Estados Unidos, Canadá, Perú y Brasil. Además, se pidió asistencia técnica al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ente que envió un experto canadiense con quien se tuvo un taller de 3 días, identificando las particularidades del país andino.

El sábado pasado, durante un evento masivo desarrollado en Quito, el presidente Rafael Correa destacó los avances alcanzados en su Gobierno en diez años, a los que llamó “La Década ganada”.

La duplicación del tamaño de la economía, mayor tasa de crecimiento que el promedio regional, pasar de ser un país de renta baja a renta media, desarrollo humano medio a desarrollo humano alto, y uno de los países que mejor aprovechó los ingresos petroleros, fueron algunos de los logros destacados por Correa.

Otros hitos fue alcanzar la soberanía energética, avanzar en competitividad sistémica, y en lo social, la reducción de dos millones de personas de la pobreza.

En el mismo evento, el mandatario electo, Lenín Moreno, agradeció a Correa por dejar “el camino trazado” y señaló que el Gobierno saliente deja la vara muy alta, y mencionó que tiene “la obligación revolucionaria” de superar lo alcanzado.

Andes