El FMI alerta de riesgos externos para la economía en América Latina

Si bien las proyecciones de crecimiento económico para América Latina y el Caribe para 2017 y 2018 son positivas, la región se enfrenta al riesgo de las políticas restrictivas del comercio y de orden migratorio que pretende imponer el Gobierno de los Estados Unidos.

Así lo expuso el Fondo Monetario Internacional (FMI) en una presentación del informe “Historias de dos ajustes: Perspectivas económicas para América Latina y el Caribe” a estudiantes de economía de varias universidades del país.

“Nosotros vemos que este año, Latinoamérica como región está saliendo de una recesión del año pasado (2016).

Estamos proyectando un crecimiento del 1%. A pesar de esta recuperación, el crecimiento es relativamente bajo.

Vemos que hay bastantes diferencias a nivel regional, con el Cono Sur creciendo por debajo de la media histórica.

Pero en Centroamérica, incluyendo a Nicaragua, vemos un crecimiento bastante robusto, en línea con los crecimientos que hemos visto en los últimos años”, manifestó Juan Francisco Yépez, economista para el Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Por su parte, Fernando Delgado, jefe de misión del FMI para Nicaragua, destacó que el país tuvo un crecimiento económico robusto en el 2016, de alrededor de 4.7%, impulsado por el crecimiento del consumo interno, un buen año del sector agrícola y los flujos de inversión extranjera directa.

“Para el año 2017, estamos previendo un crecimiento entorno al potencial de Nicaragua sobre el 4.5%, impulsado más o menos por los mismos factores”, dijo Delgado.

Sin embargo, el representante del FMI hizo ver en que el crecimiento de la región, así como específicamente el de Nicaragua, está en medio de una incertidumbre por las políticas de Estados Unidos.

Delgado recordó que el 60% de las exportaciones nicaragüenses tienen como destino el país norteamericano y otro 20%, aproximadamente, llega de manera indirecta a ese país.

“Si hubiera un cambio en la política comercial de Estados Unidos, podría tener influencia sobre esas exportaciones y eso tendría un efecto inmediato sobre la capacidad exportadora de Nicaragua”, indicó.

El Nuevo Diario