Colombia, el país con más desplazados internos

El más reciente informe del Observatorio de desplazamiento interno del Consejo Noruego para los Refugiados, advierte que Colombia es el país con mayor número histórico de 7 millones 200 mil personas desplazadas, de las cuales 171 mil se presentaron durante el año 2016.

En la actualidad, un total 40,3 millones de personas viven en condición de desplazamiento en el mundo y que Colombia ocupa el primer lugar, seguido por Siria (6,3 millones), Sudán (3.3 millones ), Irak (3,0 millones ) y República Democrática del Congo (2.2 millones).

El informe advierte que, “los conflictos y la violencia criminal o de pandillas obligaron a 400.000 personas en Latinoamérica y el Caribe a huir dentro de su propio país en 2016” y agrega que “únicamente dentro de El Salvador, 220.000 personas fueron desplazadas internamente por la violencia, las desapariciones forzadas y violencia sexual en 2016”.

Al ya citado caso de Colombia (171.000), también hay que destacar a México (23.000), Honduras (16.000) y Guatemala (6.200), quientes tuvieron un número significativo de personas desplazadas de manera forzada.

Christian Visnes, director regional del Consejo Noruego para Refugiados en América Latina dijo: “Lamentablemente y pese a los avances en materia de paz, hoy no es posible hablar del fin definitivo del conflicto armado en Colombia”. Además, agregó que, “los enfrentamientos por el control territorial entre actores armados no estatales y los grupos armados organizados (paramilitares), “siguen causando desplazamiento y la situación humanitaria se ha deteriorado en áreas específicas del país”.

El informe señala que pese a la disminución del número de desplazados en Colombia, comparando las cifras del año 2015 y 2016, el número de nuevas personas desplazadas es preocupante. “En este contexto el reconocimiento de las víctimas -su asistencia, acceso al registro, reconocimiento de su situación y protección-, deben seguir siendo una prioridad durante la fase de implementación de los acuerdos de paz”, recomienda el Observatorio de desplazamiento interno.

Desplazamiento interno y refugiados

Los conflictos, la violencia y los desastres provocaron 31,1 millones de nuevos desplazamientos internos en 2016, según un nuevo informe publicado hoy por el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y el Consejo Noruego para Refugiados (NRC).

El Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno destaca que los países con mayor número de desplazamiento, también son los países con el mayor número de población refugiada y Colombia es uno de los seis países que corrobora esta afirmación. Según el informe hay 340.000 colombianos refugiados o en situación similar a la de los refugiados, ubicados principalmente en Panamá, Ecuador y Venezuela.

La Directora del observatorio Alexandra Bilak dijo: “a pesar de que el desplazamiento interno es el punto de partida de muchos viajes sin regreso, en la actualidad ha sido eclipsado por el enfoque global en los refugiados y los migrantes”. “Tenemos que reconocer que, sin el tipo adecuado de apoyo y protección, un desplazado interno hoy puede convertirse en un refugiado, un solicitante de asilo o un migrante internacional mañana”, agregó Bilak.

El informe señala que este fenómeno continuará a menos que se dirija la atención política y los fondos a los factores subyacentes de la pobreza, la fragilidad del estado y el cambio ambiental global. “Los hallazgos del Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno reflejan una situación de indiferencia internacional, ausencia de rendición de cuentas y fracaso de los Estados para proteger a su propia gente,” sentenció Bilak.

“En 2016, cada segundo una persona se vio obligada a huir de su hogar dentro de su propio país. El número de desplazados internos ahora supera por el doble al número de refugiados. Es urgente volver a poner el tema del desplazamiento interno en la agenda mundial”, dijo Jan Egeland, Secretario General del NRC.

De los 6,9 millones de nuevos desplazamientos internos provocados por los conflictos en 2016, 2,6 millones se llevaron a cabo en el África subsahariana, según el Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno. Hasta finales de 2016, un total de 40,3 millones de personas fueron desplazadas dentro de su propio país como consecuencia de los conflictos y violencia, y algunas de ellas ya han estado desplazadas durante décadas.

Los desastres desplazaron tres veces más personas que los conflictos. La mayoría de los 24 millones de nuevos desplazamientos provocados por desastres registrados en 2016 está vinculada a riesgos meteorológicos repentinos tales como inundaciones, tormentas, incendios forestales y condiciones invernales severas. El desplazamiento provocado por desastres ocurre sobre todo en países de ingresos bajos y medio-bajos, y se espera que aumente en el futuro con el impacto del cambio climático y más fenómenos meteorológicos extremos.

“A pesar de que el desplazamiento interno es el punto de partida de muchos viajes sin regreso, en la actualidad ha sido eclipsado por el enfoque global en los refugiados y los migrantes. Tenemos que reconocer que, sin el tipo adecuado de apoyo y protección, un desplazado interno hoy puede convertirse en un refugiado, un solicitante de asilo o un migrante internacional mañana”, dijo Bilak.

Sin embargo, el año pasado se gastó más en ayuda para el reasentamiento de refugiados en países donantes que en los países donde se originan las crisis de desplazamiento. El Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno señala que el fenómeno del desplazamiento continuará a menos que dirijamos la atención política y los fondos a los factores subyacentes de la pobreza, la fragilidad del estado y el cambio ambiental global.

(Producido por el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico- CLAE)