Guatemala: presentan informe a casi 3 meses de la tragedia donde murieron 41 niñas en orfanato estatal

Después de casi tres meses que se desató un incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción que cobró la vida de 41 adolescentes e impactó a miles de guatemaltecos, la Procuraduría General de la Nación (PGN) brindó detalles en un informes.

De acuerdo con datos de la PGN hasta el 8 de marzo, el hogar albergaba a 600 menores registrados, 248 regresaron con su familia, 22 tenían alertas activadas por evasión, 8 fueron egresados por mayoría de edad.

En centros públicos fueron instalados 134 y 137 en centros privados, 4 fueron repatriados a Honduras y uno a El Salvador, y las que 41 fallecieron.

En los próximos días estará arribando al país, procedente de Estados Unidos (EE. UU.), otra de las menores víctimas de la tragedia del pasado 8 de marzo quien fue trasladada para recibir tratamiento en un hospital especializado en quemaduras. Por lo que quedarán únicamente tres menores internadas, en ese país de Norteamérica.

ALERTA ALBA-KENETH

Además, la Unidad Alba-Keneth, entidad que pertenece a la PGN, dio a conocer que durante el 2016, fueron activadas 142 alertas por evasiones del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, de las cuales desactivaron 63.

De enero a marzo de este año, fueron activadas 37 y del gran total, aún continúan con luz verde 93, por lo cual aún no tienen conocimiento del paradero de los menores que evadieron el Hogar.

La PGN implementará un nuevo boletín de alerta Alba-Keneth, buscará que también se implemente en Quetzaltenango, Chimaltenango, Mixco, Cobán, Alta Verapaz, y en el oriente del país. Así también pretenden ya no institucionalizar a los menores.

Siglo 21


El Hogar Seguro aún busca a más de 90 menores

Antes del incendio del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, el refugio había sido escenario de fugas masivas.

Solo en 2016 se activaron 142 alertas Alba-Keneth de menores procedentes del refugio. Algunas de ellas se desactivaron, sin embargo aún quedan 79 en vigencia.

“Varios de los jóvenes probablemente están con su recurso familiar. También se mantiene un monitoreo para hacer un proceso y dar de baja la activación de la alerta”, indicó Sulma Cano, jefa de operaciones del sistema de desapariciones de la Procuraduría General de la Nación (PGN).

No obstante, existe el riesgo de que algunas de esas niñas hayan sido trasladadas a organizaciones de trata de personas.

“En algunos casos, incluso hemos tenido que activar alertas internacionales”, explicó.

El 8 de marzo de este año, día de la tragedia en la que murieron 41 menores, se activaron 25 alarmas por desaparición, de las cuales nueves se mantienen vigentes.

Los sobrevivientes

Después del incendio, nueve víctimas fueron trasladadas a Estados Unidos para recibir asistencia médica. En la última actualización de los datos, tres de ellas continúan hospitalizadas y otra se encuentra de camino a Guatemala.

Además, una de las niñas falleció en EE. UU. y su cuerpo fue repatriado. El resto recibió el alta médica y, al igual que otras sobrevivientes, guardan tratamiento ambulatorio en un hogar privado.

De los 600 adolescentes que se encontraban en el Hogar Seguro, 248 fueron llevados con sus familias.

La PGN también informó que cuatro menores hondureños y un salvadoreño fueron repatriados.

Equipos de respuesta rápida

El proyecto de la procuraduría es desinstitucionalizar a los jóvenes que cuenten con recurso familiar idóneo.

Para ello se ha reforzado el trabajo a raíz de la tragedia y se cuenta con un equipo de respuesta rápida, cuyo objetivo es evitar la institucionalización de los menores aplicando otras alternativas.

“Siguen ingresando denuncias a la PGN y por rebeldía no se debe institucionalizar a un menor”, indicó el procurador Harold Flores.

Soy 502