México: Un grupo armado agrede a 7 periodistas en Guerrero

Al menos 100 hombres armados asaltan a periodistas en Guerrero

Siete periodistas de medios locales, nacionales e internacionales fueron interceptados ayer por la tarde en un retén instalado en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano, a la altura de este municipio, en la zona norte de Guerrero, por unos 100 civiles armados y encapuchados, que los despojaron de sus equipos de trabajo y pertenencias.

Sergio Ocampo, corresponsal de La Jornada en Guerrero; Jair Cabrera, reportero gráfico y colaborador de esta casa editorial; Hans Máximo Musielik, de Vice News; Pablo Pérez García, de Hispano Post; Jorge Martínez, de la agencia Quadratín; Angel Galeana, de Imagen TV, y Alejandro Ortiz, del diario Bajo Palabra, fueron retenidos por espacio de 15 minutos por sujetos visiblemente drogados.

Los pistoleros, presuntamente pertenecientes a la organización delictiva La familia michoacana, despojaron a los reporteros de sus pertenencias, equipos de cómputo, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, dinero en efectivo, así como una camioneta Patriot (propiedad de Sergio Ocampo), todo valuado en cerca de un millón de pesos.

A Hans Máximo, uno de los civiles armados lo amagó con una pistola en la cabeza, y le advirtió: “si vemos que se detienen en el retén y dicen lo que les pasó, los vamos a comer vivos. Ahí tenemos halcones vigilando”.

Aproximadamente a un kilómetro de distancia, elementos del Ejército Mexicano mantienen un retén antes de ingresar a la región de la Tierra Caliente de Guerrero.

El grupo de periodistas se había trasladado ayer por la mañana a esa zona para cubrir los acontecimientos que se suscitaron desde el viernes en el municipio de San Miguel Totolapan, donde fuerzas militares y estatales tomaron el control de la seguridad.

Cuando iban ingresando a la localidad, cientos de personas, encabezadas por integrantes del Movimiento por la Paz, les intentaron impedir el paso colocando algunas barricadas. A raíz del arribo de soldados y agentes estatales en al menos siete de los nueve municipios que conforman la región de la Tierra Caliente, hubo reportes de al menos 14 bloqueos carreteros, varios realizados por transportistas, y 20 vehículos incendiados.

En esa zona que comprende los municipios de Arcelia, San Miguel Totolapan, Tlapehuala, y Ajuchitlán del Progreso, los grupos delictivos de Los tequileros y La familia michoacana se disputan el control del trasiego de drogas. Los constantes enfrentamientos entre esas organizaciones criminales mantienen asolada la región.

Alrededor de las 7:30 horas, los periodistas arribaron en dos vehículos al municipio de San Miguel Tololapan; posteriormente, al llegar al punto conocido como Palos Altos, municipio de Arcelia, dejaron los dos vehículos en el estacionamiento de un restaurante.

A partir de ese lugar se trasladaron a pie a diversos puntos ubicados en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, en un tramo de unos 15 kilómetros.

Debido a que la policía estatal antimotines venía desactivando los bloqueos instalados por transportistas, principalmente, los comunicadores acordaron que dos de sus compañeros se trasladaran a Palos Altos, previendo que podría haber hechos violentos ante los operativos de la autoridad.

Cerca de las 16 horas los siete reporteros pasaron a comer a uno de los restaurantes ubicados en la presa Vicente Guerrero, del municipio de Arcelia, y una hora después partieron rumbo a Iguala.

En el trayecto pasaron por un retén militar y luego se dirigieron con rumbo al crucero que va al municipio de Acapetlahuaya, pero alrededor de las 18 horas se toparon con un bloqueo hechocon piedras y palos, resguardado por unos 100 civiles armados, que con palabras altisonantes los obligaron a bajar de las dos camionetas, una Jeep Liberty y una Patriot.

De inmediato un grupo de jóvenes, incluido un menor de unos 13 años, empezó a despojarlos de sus pertenencias, y otro sujeto, al parecer el jefe del retén, les pidió las llaves de los vehículos.

Los comunicadores fueron llevados a un callejón, donde había unas viviendas, mientras un grupo de pistoleros sacaba de las camionetas las computadoras, cámaras y demás equipo, y otros pedían las carteras de los periodistas.

Después de unos 15 minutos, finalmente otro de los líderes de los civiles armados advirtió que uno de los vehículos se quedaría. Ante los reclamos de los periodistas, indicó: si no se van, les vamos a quitar las dos camionetas y se los va a llevar la chingada. Los comunicadores optaron por retirarse en el vehículo que les dejaron.

La mañana del viernes, aproximadamente 500 elementos del Ejército Mexicano, las policías Estatal Antimotines y la Ministerial llegaron al municipio de San Miguel Totolapan con el propósito de realizar un operativo que lleve a la captura de los líderes de los grupos delincuenciales señalados, cuyos enfrentamientos mantienen asolada la región.

Alrededor de mil personas, encabezadas por miembros del grupo de autodefensa aglutinado en el denominado Movimiento por la Paz, creado en diciembre pasado para enfrentar a las bandas criminales que se disputan el trasiego de drogas, intentaron impedirles el paso a los uniformados, pero éstos los replegaron y finalmente pudieron llegar al zócalo de la localidad.

En lo que va del año, en Guerrero se han cometido más de 700 asesinatos presuntamente relacionados con la delincuencia organizada, una gran parte de ellos en poblaciones de la Tierra Caliente, donde existen vastas extensiones de sembradíos de amapola y mariguana.

La Jornada


Repudian organizaciones de derechos humanos agresión a reporteros

Organismos guerrerenses de defensa de los derechos humanos repudiaron la agresión de la que fueron víctimas seis reporteros este sábado, entre ellos uno de Quadratín Guerrero, cuando fueron interceptados por hombres armados, amenazados de muerte y despojados de sus pertenencias y equipos de trabajo.

En un documento titulado Carta urgente para la protección de los periodistas en Guerrero, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón y el Colectivo Contra la Tortura exigieron a las autoridades estatales que garanticen la salvaguarda de la integridad física de los agredidos, se les bride la atención médica que necesiten y se realice de manera inmediata una investigación de los hechos.

Asimismo, demandaron el cumplimiento de las recomendaciones hechas por diversos mecanismos internacionales y, de ser necesario, que el caso sea atraído por la Fiscalía Especializada para la Atención de delitos contra la Libertad de Expresión, así como que todas las violaciones graves de este tipo sean siempre investigadas por esa fiscalía.

A continuación, el texto íntegro.

CARTA URGENTE PARA LA PROTECCIÓN DE LOS PERIODISTAS EN GUERRERO

El Estado de Guerrero con su estrategia fallida para abatir la delincuencia está vulnerando el derecho a la libre expresión y poniendo en riesgo la seguridad e integridad de los periodistas. Lo que hoy enfrentaron los compañeros Sergio Ocampo, Jorge Alberto Martínez, Alejandro Ortiz y el periodista extranjero Hans, en la región de la Tierra Caliente, donde fueron agredidos por parte de un grupo armado después de haber documentado los últimos acontecimientos que se viven en San Miguel Totoloapan; es un hecho grave y en el cual las autoridades competentes deben poner especial atención.

Como organismos en defensa de los derechos humanos en el Estado el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, el Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, y el Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad exigimos a las autoridades de Guerrero que garanticen la salvaguarda de la integridad física de los compañeros, la atención médica adecuada que necesiten y que se realice de manera inmediata una investigación sobre los hechos en donde se permita conocer móvil del ataque, mismo que al estar vinculado con su actividad periodística también pasaría a ser competencia de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión.

Según lo señalado en el informe preliminar del Relator Especial de Naciones Unidad sobre la Situación de Personas Defensoras y Periodistas, México se ha convertido en uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, ubicándose a Guerrero como uno de los Estados con mayor agresiones contra periodistas, quienes por su labor se vuelven más vulnerables ante el clima de violencia que presenta la entidad.

Lo anterior se agrava ya que como lo señalara Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su último informe sobre México, en “los crímenes contra periodistas, la ausencia de protocolos de investigación específicos para perseguir los casos que involucran posibles retaliaciones por el ejercicio periodístico y la alegada la falta de independencia de la justicia permiten que la impunidad sea cada vez mayor, hasta el punto de constituirse una falla estructural de la administración de justicia.”

Es por ello que exigimos a las autoridades que cumplan con las recomendaciones hechas por diversos mecanismos internacionales, removiendo todos aquellos obstáculos para que se realice una investigación adecuada de las agresiones que sufrieron hoy dichos periodistas a fin de garantizar su vida, integridad y el ejercicio de su labor y que de ser así, atraiga el caso a la Fiscalía Especializada para la Atención de delitos contra la Libertad de Expresión, para de esta forma hacer efectivo el ejercicio de la jurisdicción federal sobre los delitos de su competencia y garantizar que las violaciones más graves a la libertad de expresión, siempre sean investigadas por esa fiscalía.

Atentamente,

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”
El Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos “José María Morelos y Pavón”
El Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad

Quadratín