Nuevo cruce diplomático entre Venezuela y Colombia, esta vez por la Constituyente convocada por Maduro

Cancillería venezolana rechazó “campaña de agresión desde Colombia”

La cancillería de Venezuela emitió un comunicado, la tarde de este lunes 8 de mayo, rechazando “campaña de agresión desde Colombia en contra de sus instituciones y de su pueblo”.

En el texto, publicado en la página web del ministerio de Relaciones Exteriores, refiere que “el presidente Juan Manuel Santos traiciona la historia común de independencia y libertad, al tiempo que da una estocada por la espalda al país que lo ayudó a construir la paz. Este ardid, de mala fe y doble moral, evidencia la violación de principios fundamentales del Derecho Internacional como la no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y el respeto a la soberanía de los Estados, los cuales son esenciales para la convivencia pacífica y el desarrollo de relaciones bilaterales de amistad y cooperación”.

Lea el comunicado completo:

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
MINISTERIO DEL PODER POPULAR
PARA RELACIONES EXTERIORES

COMUNICADO

La República Bolivariana de Venezuela repudia la campaña de agresión sistemática que desde la República de Colombia, en conjunto con sectores empresariales y mediáticos, se viene realizando contra Venezuela, sus Instituciones y su Pueblo. El presidente Juan Manuel Santos traiciona la historia común de independencia y libertad, al tiempo que da una estocada por la espalda al país que lo ayudó a construir la paz.

Este ardid, de mala fe y doble moral, evidencia la violación de principios fundamentales del Derecho Internacional como la no injerencia en asuntos internos, la autodeterminación de los pueblos y el respeto a la soberanía de los Estados, los cuales son esenciales para la convivencia pacífica y el desarrollo de relaciones bilaterales de amistad y cooperación.

Resulta absolutamente cuestionable que ante los gravísimos problemas que aquejan al hermano Pueblo colombiano, las grotescas cifras de violencia, de desapariciones forzadas, de pobreza, exclusión, de incremento del narcotráfico y represión, entre otras, perfectamente documentadas por organismos internacionales, se pretenda -en el mejor de los casos- ocultar las responsabilidades del gobierno de Colombia atacando a Venezuela, o sus ataques se utilicen como tarjeta de canje para obtener prebendas de la nueva administración estadounidense.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Colombia es uno de los países más desiguales, ocupando el puesto 12 de 168 países en desigualdad en el ingreso, y acceso a la educación y la salud entre hombres y mujeres. De acuerdo al Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE), la población que vive por debajo de la línea de pobreza alcanza el 28%, lo cual representa un aumento del 0,72% con respecto a 2015.

Por su parte la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) 2015, incluyó a Colombia en la lista de países con Hambruna causada por Conflictos, estimando que un 12% de la población colombiana necesitaba con urgencia asistencia humanitaria. Mientras tanto, estimaciones más recientes confirman que aún un 9% de la población está desnutrida, lo que evidencia la incapacidad del Estado colombiano para atender a su población.

Organizaciones especializadas en materia carcelaria indican que el número de presos políticos en Colombia está por el orden de las 9.500 personas. Esto demuestra que el Estado colombiano encarcela a sindicalistas, documentalistas, estudiantes, artistas, campesinos, maestros, luchadores sociales, bajo montajes judiciales, con la finalidad de criminalizar la lucha social y política.

El Centro Nacional de Memoria Histórica contabiliza 60.630 personas desparecidas en los últimos 45 años, esto equivale a 112 personas desaparecidas por mes y casi 4 personas por día. Adicionalmente, el pasado 30 de abril de 2017, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos informó que en los primeros cuatro meses del año han sido asesinados 41 defensores de DDHH en Colombia, es decir casi 3 defensores de derechos humanos son asesinados diariamente en Colombia.

Resulta necesario recordar también que según el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de 2015, publicado en junio de 2016, Colombia es el país con mayor número de desplazados internos con 6,9 millones de desplazados producto del conflicto interno que ha perturbado la paz en este hermano país durante más de siete décadas.

Pero, aun más grave, resulta el incremento en un 37% de la producción de cocaína en Colombia según cifras publicadas en el Informe Mundial sobre las Drogas 2016 (ONU), que transversaliza, además, el aumento en la incidencia de delitos transfronterizos y de la criminalidad paramilitar.

Ante esta contundente evidencia llama profundamente la atención que el presidente Santos se pronuncie sobre el modelo de desarrollo venezolano, que entre otras, le ha merecido ocupar el lugar 71 de acuerdo con el Índice de Desarrollo Humano 2016 del PNUD, que supera ampliamente a Colombia ubicada en el puesto 95.

La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente el doble rasero y el sesgo del gobierno colombiano para atacar a Venezuela, al tiempo que hace un nuevo llamado para que en aras de la paz, de las buenas relaciones que entre vecinos deban desarrollarse, en función de la hermandad histórica entre nuestros pueblos, desistan de interferir en los asuntos internos de Venezuela, respeten los principios del Derecho Internacional y atiendan las graves dificultades que atraviesa su población antes de pretender dar lecciones de democracia y derechos humanos a Venezuela.

Caracas, 8 de mayo de 2017

Panorama


Santos asegura que Asamblea Constituyente no es la salida a crisis en Venezuela

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, se refirió a la crisis por la que atraviesa Venezuela y expresó que una Constituyente no es la salida.

En diálogo con RCN Radio, Santos señaló que la única salida posible a la crisis en el vecino país es la de las elecciones y el cumplimiento de la Constitución, con el ingrediente además de la liberación de todos los presos políticos.

El presidente insistió en que en temas internacionales, y más con un país vecino con el que se comparten miles de kilómetros de frontera, hay que ser muy prudentes.

“Siempre he dicho que el modelo chavista es un modelo inconveniente y que no compartimos, pero ejercemos diplomacia con el vecino país con unas buenas relaciones, con prudencia y con una posición crítica y firme pero muy prudente”, anotó.

Y agregó que lo peor que nos puede pasar a los colombianos es tener una implosión que no conviene.

Sobre la advertencia de Maduro de revelar secretos del proceso de paz, Santos dijo que hay total tranquilidad porque todo fue transparente, de cara al país y donde siempre se fue informando lo que iba pasando, indicó.

“Creo que los negociadores están todos tranquilos, porque me dijeron que qué podría revelar, pero si tiene algo, que lo revele de una vez. Todo se hizo con transparencia, de cara al país y pensar en que algo que sucedió en el proceso de paz quedará en secreto, es ingenuo” dijo Santos en entrevista con RCN Radio.

También narró lo sucedido entre él y el presidente Maduro cuando le dijo que la revolución venezolana había fracasado, y sostuvo que eso se lo dijo hace 6 años y que en ese momento acordaron trabajar dentro de las diferencias, colaborar en lo que fuera benéfico para los dos gobiernos.

“Reconozco que Venezuela nos ayudó muchísimo en nuestro proceso de paz, tanto de parte del presidente Chávez como después del presidente Maduro, pero dentro de lo demás hemos mantenido las diferencias”, señaló Santos.

El presidente Santos dijo que sobre la llegada de centenares de venezolanos al país, se ha reforzado los hospitales para atender adecuadamente a los que están llegando en busca de ayuda.

RCN Radio


17 partidos de oposición se reunieron con Comisión Constituyente: Ninguno era de la MUD

Un total de 17 partidos de oposición asistieron este lunes al Palacio de Miraflores, en Caracas, para participar en la reunión convocada la semana pasada por la Comisión Presidencial para la Constituyente, con el objetivo de debatir sobre este proceso. Ninguno de los partidos era de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que optó por protagonizar una manifestación violenta en la capital venezolana.

Organizaciones políticas como Bandera Roja, Joven, Opina, Juan Bimba, Democracia Republicana, Movimiento Republicano, Poder Laboral, Resistencia Civil, UPT 89, Democracia Renovadora, Movimiento Ecológico y Mopivene son algunas de las que se sumaron a esta invitación, luego de que dicha comisión extendiera la convocatoria a todos los partidos de oposición del país, incluso los que forman parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Al inicio del encuentro, el presidente de esta comisión, Elías Jaua, aclaró que el espacio permitirá nutrir el debate y que la reunión está dirigida a escuchar planteamientos de estas organizaciones políticas.

“Agradecemos a todos los aquí están presentes, por atender esta invitación por la paz de nuestro país y para escuchar. Ustedes harán sus observaciones, sus críticas, sus aportes, nosotros tomaremos nota para nutrir el debate y la convocatoria que ha hecho el presidente Nicolás Maduro”, señaló Jaua.

Añadió que este llamado seguirá abierto a los distintos sectores del país, independientemente de su posición política e ideológica, con el propósito de construir un espacio para la paz en función de la estabilidad política y social del país. Reiteró que el jefe de Estado tomó la decisión de hacer esta convocatoria ante la insistencia de sectores de oposición de mantener una agenda violencia. La idea, además, es promover un amplio diálogo nacional más allá de una cúpula.

Movimiento al Socialismo dio su posición

Segundo Meléndez, presidente del Movimiento al Socialismo (MAS), expresó la disposición de su partido a sumarse a todos los espacios de debate sobre Asamblea Nacional Constituyente, al tiempo que consideró necesario un referéndum consultivo para la convocatoria y sostuvo que no están claras las bases comiciales. “Estamos en la disposición de participar en todos los debates que sean necesarios para el esclarecimiento de estos asuntos”.

El presidente del MAS cuestionó que se utilicen ámbitos territoriales y sectoriales porque en su opinión esto podría conducir a generar desigualdades y afectar el reconocimiento del resultado de la votación final.

“Enfrentaríamos problemas de carácter aparentemente administrativos, pero que podrían viciar el proceso de elección de la Asamblea Nacional Constituyente, tales como: ¿quién decide?, ¿cuáles son los sectores con derecho a escoger representación?, ¿cuáles son los ciudadanos que conformarían la nómina de estos sectores? Indudablemente, siendo esta una elección tan importante no habría posibilidad de un acuerdo y estaríamos ante un problema sin solución”.

Consideró además que el actual ambiente de tensión y violencia no es propicio para la discusión de una nueva Carta Magna, sin embargo ratificó que el MAS estará presente en todos los encuentros para exponer sus posiciones. “Estamos convencidos que las soluciones deben buscarse en el diálogo y mediante recursos pacíficos, constitucionales y electorales”, agregó en respaldo al proceso de diálogo nacional al que ha llamado en reiteradas oportunidades el presidente Maduro.

A través de Venezolana de Televisión, Meléndez también abogó por la sindéresis política para atender temas de interés nacional. “Volver a la sindéresis política, respetar las normas que nos permiten funcionar como sociedad civilizada y entendernos, es el camino que nos puede conducir a la superación de la actual crisis, a la construcción de la paz y a la soluciones que esperan todos los venezolanos”, sostuvo.

Entre otros temas, el representante del MAS consideró que es necesario esclarecer cuál es el procedimiento establecido en la Constitución de 1999 para dar continuidad al proceso constituyente.

UDR: La MUD no es la máxima representación de la oposicion

Por su parte, el secretario general del partido opositor Unidad Democracia Renovadora, José García Urquiola, rechazó que un sector político del país, como es el caso de la autollamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se muestre como la máxima representación opositora de Venezuela.

Recordó que la MUD ha pretendido actuar al margen de la Constitución con constantes llamados a elecciones generales, proceso al este partido se ha negado.

A modo de observación, Gracía Urquiola igualmente se refirió a la importancia de que exista igualdad en el proceso de votación para elegir los miembros a la Asamblea Nacional Constituyente, pues considera compleja la definición de circunscripciones territoriales y sectoriales para la participación de electores.

Los temas centrales planteados al debate en la Constituyente son la paz como necesidad, derecho y anhelo de la nación; el perfeccionamiento del sistema económico nacional; constitucionalizar las misiones y grandes misiones sociales como sistemas de protección para el pueblo; y la ampliación de las competencias del sistema de justicia para erradicar la impunidad.

Asimismo, se propone debatir la constitucionalización de las nuevas formas de la democracia participativa y protagónica; la defensa de la soberanía y la integridad de la nación y protección ante el intervencionismo extranjero; reivindicación del carácter pluricultural de la patria; la garantía del futuro, mediante la inclusión de un capítulo de los derechos de la juventud; y la preservación de la vida del planeta.

Fue la semana pasada cuando el presidente Maduro convocó a un proceso constituyente, en uso de sus atribuciones establecidas en la Constitución de la República.

Esta convocatoria es una respuesta del jefe de Estado ante las acciones violentas que se han mantenido entre abril y mayo, tras los llamados a manifestaciones hechos por sectores de derecha, cuyo saldo es de 35 personas fallecidas, más de 700 heridos y pérdidas económicas para los sectores públicos y privado.

Alba Ciudad


Carta de la MUD a Jaua: “Constituyente es ilegítima e inconstitucional”

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), publicó este lunes la carta dirigida al presidente de la Comisión Presidencial de la Asamblea Nacional Constituyente, Elías Jaua en respuesta a su invitación a la reunión en el Palacio de Miraflores.

En la misiva, los dirigentes de la MUD expresan que la “convocatoria es ilegítima e inconstitucional y que solo el pueblo puede decidir, mediante referendo, si quiere o no convocar a una constituyente”.

“Por lo anterior, la Mesa de la Unidad Democrática, acompañada de los diputados electos el 6 de diciembre de 2015 y de todos los venezolanos y venezolanas que nos acompañan en esta lucha, le entregamos nuestra respuesta, en la cual rechazamos participar en la fraudulenta e ilegítima propuesta de Nicolás Maduro”, señala el texto.

La oposición convocó para este lunes a una movilización hacia la sede del Ministerio de Educación, que no pudo llegar a su destino, debido a la fuerte represión en algunos sectores de la ciudad por parte de los efectivos de seguridad del Estado, quienes no permitieron a los opositores hacer entrega a Elías Jaua, de la carta en respuesta a la invitación para participar en el proceso constituyente.

A continuación el documento:

Caracas, 8 de mayo de 2017

Señor

Elías Jaua

Ministro del Poder Popular para la Educación

Presente.-

Hemos recibido la invitación para participar en las reuniones relacionadas con la mal llamada “asamblea nacional constituyente ciudadana y de profunda participación popular”, que fue “convocada” mediante Decreto N° 2.830, fechado 1° de mayo.

Esta convocatoria es ilegítima e inconstitucional. Así, (i) no es resultado de la consulta al pueblo de Venezuela, tal y como lo exigen los artículos 5 y 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Solo el pueblo puede decidir, mediante referendo, si quiere o no convocar a una constituyente y ningún Poder del Estado puede usurpar las funciones que le corresponden al pueblo. Los Poderes que tienen la iniciativa de convocatoria, deberán obligatoriamente consultar al ciudadano a través de referendo. Además, (ii) lo que se plantea son “votaciones sectoriales y territoriales” controladas por el Gobierno. Con ello se pretende quebrar la universalidad del derecho al sufragio, y desconocer el principio constitucional de “un elector un voto”.

Esta fraudulenta propuesta no solo secuestra la soberanía popular, sino que además quiere imponerse con la represión al pueblo venezolano, que se mantiene en las calles en protestas pacíficas demandado soluciones efectivas y constitucional a la grave crisis por la que atraviesa el país.

Lo que venezolanos están demandando es el restablecimiento de la efectiva vigencia de la Constitución de 1999, devolviendo al pueblo el ejercicio de su soberanía. Solo así, dentro de los mecanismos previstos en la Constitución, y a través de la Asamblea Nacional, la soberanía popular podrá decidir. Pues Venezuela no necesita cambiar de Constitución, sino cambiar de Gobierno como única salida a la crisis.

Cabe reiterar que los venezolanos estamos a favor de cualquier solución constitucional a esta crisis, que pase por permitir al pueblo, legítimo titular de la soberanía nacional, expresarse en elecciones libres, directas, secretas y universales.

Por lo anterior, la Mesa de la Unidad Democrática, acompañada de los Diputados electos el 6 de diciembre de 2015 y de todos los venezolanos y venezolanas que nos acompañan en esta lucha, le entregamos nuestra respuesta, en la cual rechazamos participar en la fraudulenta e ilegítima propuesta de Nicolás Maduro.

La Mesa de la Unidad Democrática

LA MUD FRENTE AL FRAUDE DE LA DICTADURA

Hacemos referencia a su comunicación de 3 de mayo de 2017, en la cual invoca su condición de “Presidente de la Comisión Presidencial que tiene a su cargo la elaboración de una propuesta para las bases comiciales territoriales y sectoriales, así como para los principales aspectos que servirán de fundamento a la conformación y funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente”. En tal condición, invita a la Mesa de la Unidad Democrática a la reunión pautada para el lunes 8 de mayo de 2017.

En tal sentido, debemos observar que la mencionada Comisión (creada mediante Decreto N° 2.831 de 1° de mayo) junto al Decreto N° 2.830, de esa misma fecha, por el cual se convoca “una asamblea nacional constituyente ciudadana y de profunda participación popular”, son un claro fraude a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, al usurpar la soberanía popular y, por lo tanto, agravar –todavía más- la ruptura del orden constitucional y democrático en nuestro país, tal y como la Asamblea Nacional declaró en Acuerdo de 2 de mayo de 2017.

I

La fraudulenta propuesta de convocar a una supuesta “asamblea nacional constituyente ciudadana” sin consulta popular, forma parte del conjunto de acciones que, especialmente desde 2015, derivaron en la ruptura del orden democrático y constitucional en Venezuela, agravando todavía más nuestra crisis económica y social.

Así, el secuestro al derecho del pueblo venezolano a expresarse democráticamentea comenzó en 2016, cuando a través de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia fue desconocida la Asamblea Nacional y con ella, las elecciones del 6 de diciembre de 2015.

Ese golpe de Estado a la Asamblea Nacional fue consecuencia de otro secuestro, en este caso, de la soberanía del pueblo del estado Amazona, debido a la decisión de Sala Electoral de “suspender” a los diputados de ese estado, privándolo de toda representación. Partiendo de ello, la Sala Constitucional creó la tesis del “desacato” de la Asamblea Nacional, simple excusa para secuestrar la soberanía popular expresada el 6 de diciembre. El desconocimiento de la soberanía popular fue consolidado por la Sala Constitucional con sus ilegítimas sentencias N° 155 y

156, a través de las cuales ratificó la usurpación de las funciones de la Asamblea Nacional, en lo que ha sido calificado por la Fiscal General de la República como la ruptura del orden constitucional.

Tal secuestro continuó, luego, con la ilegítima suspensión del referendo revocatorio del mandato popular, y se consumó, finalmente, con el arbitrario diferimiento de las elecciones regionales. Ambas decisiones adoptadas por el Consejo Nacional Electoral.

Esta ruptura del orden democrático constitucional y democrático en Venezuela, aunado a la grave crisis humanitaria por la que atravesamos, ha generado la reacción del pueblo venezolano, que de manera pacífica ha salido a las calles a ejercer su derecho a la propuesta, pues no puede expresarse por medio del sufragio debido al secuestro de ese derecho por Nicolás Maduro. La repuesta por parte de Nicolás Maduro y de quienes le acompañan ha sido la represión brutal, que de acuerdo el balance al 4 de mayo del Ministerio Público, ha causado 35 fallecidos y 717 lesionados y que lamentablemente sigue incrementándose como consecuencia de la brutal represión que mantiene.

Ante esta grave crisis, la Asamblea Nacional decidió en Acuerdo aprobado el 27 de abril de 2017, resumir las acciones que deben emprenderse para superar esa crisis, acciones que pasan restablecer el ejercicio pleno del derecho al sufragio en elecciones libres, secretas, directas y universales. Sin embargo, el fraudulento “proceso constituyente” que ha sido ilegítimamente convocado, no satisface a ninguna de esas exigencias, ni coadyuva a superar la grave crisis por la que atraviesa Venezuela, tal y como ha concluido la Conferencia Episcopal en comunicado de 5 de mayo de 2017.

II

Como Mesa de la Unidad Democrática debemos advertir que no puede hablarse de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente sin que el pueblo se haya manifestado al respecto mediante referendo, en el cual este ha de pronunciarse también sobre las correspondientes bases comiciales. Igualmente, no puede calificarse como Asamblea Nacional Constituyente un cuerpo integrado según las pautas antidemocráticas fijadas por Nicolás Maduro. Así lo ha señalado el rector del Consejo Nacional Electoral, Luis Emilio Rondón, al sostener que tal propuesta de “constituyente” no debe ser siquiera considerada por el Poder Electoral.

En efecto, a través del artículo 1 del mencionado Decreto N° 2.830, el Gobierno pretende convocar a una mal llamada “asamblea nacional constituyente ciudadana”. Es el caso que, muy por el contrario de lo afirmado, la Asamblea Nacional Constituyente solamente puede ser convocada por decisión del pueblo, pues el pueblo es titular la soberanía (artículo 5 constitucional) y depositario del poder constituyente (artículo 347 constitucional). Este artículo 337, con toda claridad, señala que en ejercicio del poder constituyente, el pueblo “puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente”. Lo único que el Presidente en Consejos de Ministros puede decidir, es requerir al Consejo Nacional Electoral que consulte al pueblo sobre quiere o no acudir a una constituyente, con fundamento en el artículo 348 constitucional.

Además, los anuncios efectuados hasta la presente fecha acerca de la supuesta constituyente, así como el artículo 2 del citado Decreto N° 2830, apuntan en una dirección absolutamente contraria a la del “reconocimiento mutuo” al cual alude dicho Decreto. Se trata de planteamientos excluyentes y autoritarios, que buscan imponer al pueblo un proceso constituyente bajo las reglas que Nicolás Maduro defina a su medida. Un planteamiento además inconstitucional porque va dirigido a instaurar unas bases comiciales “sectoriales” contrarias a la Constitución y a la Democracia, que fracturan la soberanía y el concepto de pueblo (artículo 5, 347 y 350 de la Constitución), quiebran la universalidad del sufragio (artículo 63 de la Constitución) y responden al interés de obtener un número de escaños en el cuerpo seudoconstituyente que no se correspondería con la legítima voluntad del electorado, expresada en elecciones verdaderamente democráticas, esto es, elecciones libres, directas, secretas y universales. No es posible, como fraudulentamente afirma el citado artículo 2, que las elecciones sean al mismo tiempo universales y sectoriales: ya este “ámbito sectorial” anuncia la ilegítima restricción al derecho al sufragio en clara violación al principio de igualdad.

Asimismo, se prevén unas elecciones en “ámbitos territoriales” locales ignorando a los Estados como entidades políticas fundamentales de nuestro sistema federal, como circunscripciones principales, y no se ve allí reflejado el principio de representación proporcional -con voto personalizado- previsto en el artículo 63 de la Constitución, propio de nuestra evolución democrática y del espíritu incluyente que debería animar una convocatoria del tipo de la invocada. El carácter territorial de tales ámbitos pudiera además encubrir otra forma de romper la universalidad del sufragio activo y pasivo y desconocer así el principio constitucional de “un elector un voto”.

III

El objetivo del Nicolás Maduro mediante la fraudulenta convocatoria constituyente no es otro que eludir la restablecer el derecho al sufragio en Venezuela, distrayendo la atención de los venezolanos y venezolanas de los graves problemas que les aquejan en virtud de la inflación, la escasez de alimentos y medicinas y la criminalidad desbordada.

Además, es preciso observar que la actual crisis venezolana no es causada por defectos de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que justifiquen su sustitución. Por el contrario, la crisis es incentivada por el sistemático desconocimiento de esa Constitución, situación que en modo alguno sería remediada por el fraudulento proceso constituyente que pretende convocarse.

Los Venezolanos no queremos cambiar la Constitución, lo que queremos es por medio de elecciones libres, universales, directas y secretas cambiar al gobierno.

La Mesa de la Unidad Democrática ha afirmado, y hoy lo reitera, su plena disposición a apoyar iniciativas que en el marco de la Constitución, permitan al pueblo expresarse. No es ése, sin embargo, el caso del fraudulento proceso constituyente que pretende ser iniciado por Nicolás Maduro, que solo pretende perpetrar el secuestro del derecho al sufragio, en el medio de una feroz represión que ha implicado la sistemática violación de derechos humanos.

Por la Mesa de la Unidad Democrática.

El Universal


Maduro reitera llamado a oposición para sumarse a Constituyente

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, reiteró este lunes el llamado a la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), coalición de los principales partidos de oposición, para sumarse a los debates con la Comisión Presidencial sobre la Asamblea Nacional Constituyente.

Durante la clausura de la Expo Producción Soberana de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, en el complejo militar Fuerte Tiuna (Caracas), el mandatario venezolano aseveró que mediante la Asamblea Constituyente le entrega todo el poder de la Patria al pueblo.

La convocatoria realizada a los partidos de oposición para discutir la Asamblea Constituyente, fue respondida por 18 partidos de oposición que acudieron este lunes al Palacio de Miraflores, Caracas, para reunirse con la Comisión Presidencial.

Pero la MUD no asistió al encuentro, pese a los reiterados llamados del Gobierno a unirse a la Asamblea Nacional Constituyente por la paz y reconciliación del país. En cambio, la coalición opositora decidió continuar con la agenda de violencia en las calles, que desde inicios de abril ha dejado 36 muertos y más de 700 heridos.

Maduro también invitó a los empresarios a presentar sus candidatos para que estos sean elegidos mediante el voto directo de los venezolanos como miembros de la Asamblea Constituyente.

Asimismo, indicó que lo mismo deben hacer todos los sectores de la sociedad venezolana: estudiantes, indígenas, partidos políticos, entre otros.

El presidente Maduro también llamó a los militares del país a elevar propuestas para la Asamblea Nacional Constituyente, con el fin de reforzar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y la unión cívico-militar.

Telesur


Pueblo venezolano se movilizó este lunes en respaldo a la Constituyente

Con banderas en favor de la paz y la estabilidad del país, el pueblo revolucionario se movilizó este lunes en respaldo a una Asamblea Nacional Constituyente, propuesta el 1º de mayo por el presidente de la República, Nicolás Maduro, para que los venezolanos nuevamente revisen, debatan y definan las bases del Estado en términos económicos, políticos y sociales.

En medio de música, cantos y consignas, estudiantes, mujeres, trabajadores y voceros populares partieron desde la Plaza Morelos, ubicada en Bellas Artes, hasta la esquina San Francisco, en el centro de Caracas, para manifestar su respaldo a la Revolución Bolivariana.

Desde la tarima del evento en la esquina de San Francisco, en Caracas, el primer vicepresidente del Partido Unido de Venezuela (Psuv), Diosdado Cabello, indicó que con la realización de la Asamblea Nacional Constituyente se vencerá la pretensión de instaurar la violencia como manera de hacer política en el país.

“La constituyente tiene que ser una victoria ética, tiene que ser una victoria moral sobre el fascismo, sobre el terrorismo, sobre la violencia de la derecha y la victoria ética se consigue con argumentos, con la lucha moral”, expresó.

En transmisión de VTV, Cabello destacó que la Asamblea Nacional Constituyente convocada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, demostrará su carácter popular al fomentar la participación de todos los sectores populares.

“Esta será una constituyente eminentemente popular, eminentemente de nuestro pueblo, no una constituyente de cúpulas, de élites o de grupos económicos”, precisó.

Llamó a asumir la próxima Asamblea Nacional Constituyente, al igual que la de 1999, como punta de lanza para que los pueblos del mundo defiendan su derecho para que tengan voz y voto.

Asimismo, agregó que la constituyente fortalecerá la Constitución de la República, aprobada en 1999, pensando en el futuro de Venezuela y las próximas generaciones.

Acotó que el pueblo venezolano se mantendrá en la calle en apoyo y respaldo a esta constituyente, que es un llamado a la paz del país.

Testimoniois

“Una vez más estamos aquí el pueblo que apuesta a la paz, que apuesta a la Constituyente y a la democracia. Nos hemos desbordado en las calles de Caracas para decirle al presidente Maduro: aquí estamos contigo en respaldo al Asamblea Nacional Constituyente que no es más que el debate superior de todos los venezolanos y venezolanas en favor de la paz”, expresó el dirigente socialista Angelo Rivas.

En la movilización también participó María Duarte, de 58 años de edad, proveniente de la parroquia Antínamo de Caracas, quien rechazó las acciones vandálicas y terroristas suscitadas en los últimos días, que han dejado un saldo de 35 fallecidos y más de 700 heridos.

“Llamo a la cordura a las personas que tanto daño le están haciendo al país con estas acciones violentas, que nos perjudican a todos los venezolanos. El llamado es a la paz y no a la violencia”, expresó Duarte.

También se encontraba Ysmari Gúzman, quien manifestó que la Constituyente abre paso a la conciliación de todos los venezolanos. “Aquí no queremos más muertes, ni más acciones violentas de esa derecha apátrida, solo queremos paz y progreso para todos los venezolanos”, destacó

Mariana Pérez, estudiante de la Misión Robinson, quien manifestó que con el apoyo de todo el pueblo venezolano y del Gobierno nacional en Venezuela se impondrá la paz y la solidaridad.

“Las mujeres de esta patria apostamos que nuestro pueblo va a salir adelante con este llamado a la Constituyente, que promueve la paz y la estabilidad económica del país, así que sigamos avanzando por el camino de la revolución y manteniendo en alto las banderas de la paz”, instó Pérez.

Una oportunidad para fortalecer conquistas sociales

Irving Acosta, proveniente de la parroquia Petare, municipio Sucre, estado Miranda, expresó que este es el momento para que el pueblo revolucionario demuestre que quiere seguir fortaleciendo las luchas sociales del poder popular. “Este es el momento histórico para que el pueblo venezolano aporte ideas para fortalecer el poder popular y sus misiones, con este proceso seguiremos avanzando por el camino al socialismo legado de nuestro comandante eterno, Hugo Chávez”, manifestó Acosta.

El joven Argenis Leal, con discapacidad visual y trabajador de la Misión Negra Hipólita, resaltó la inclusión de los sectores históricamente excluidos que ha impulsado la Revolución Bolivariana, condición que prevé sea fortalecida por la Constituyente.

“Somos visibilizados en la parte social, en lo educativo, en lo laboral; por eso, esta oportunidad es importante para seguir potenciando lo que se ha consolidado hasta este momento. Tenemos un gran potencial y podemos dar mucho más de lo que hemos dado a esta revolución y al pueblo bolivariano de Venezuela”, expresó.

Una postula similar tiene Carmen López, integrante de la Unión Nacional de Mujeres (Unamujer), quien indicó que la Constituyente “abre espacio para la paz y para la reestructuración del poder popular y sus misiones, y además para rechazar las acciones vandálicas y terroristas de la derecha, que atenta contra la estabilidad de este pueblo hermoso que quiere seguir avanzando por el camino de la revolución”.

Este proceso descansa en el concepto del Poder Constituyente, aquel facultado para dar origen y forma a la república a la que aspiran los ciudadanos. En Venezuela, esa potestad descansa en el pueblo, que en 1999 fue el artífice de la actual constitución, que consagra principios como la democracia participativa y protagónica.

Alba Ciudad