Argentina: organizaciones sociales protestaron frente al Ministerio de Trabajo por mejoras en el salario mínimo

La puerta del Ministerio de Trabajo amaneció ayer bloqueada por cientos de manifestantes que acamparon desde la noche del lunes y permanecieron frente en la entrada del edificio hasta las cuatro de la tarde, cuando inició la reunión del Consejo del Salario. “Todos los programas de empleo equivalen a la mitad del salario mínimo. Nuestros ingresos están en 4.030 pesos, lo que significa que estamos por debajo de la canasta de indigencia”, explicó Marianela Navarro, representante del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), que reclamaba “un lugar en el Consejo del Salario a los sectores precarizados”. Las organizaciones sociales, que se movilizaron desde distintos puntos hacia el bajo porteño, pedían que el salario mínimo sea igual a la canasta básica fijada sobre los 14 mil pesos.

Organizaciones sociales y trabajadores cooperativistas y de la economía social fueron quienes exigían el ingreso del sector al Consejo del Salario y así poder discutir el Salario Social Complementario, junto al resto de los gremios. Esteban “Gringo” Castro, de la CTEP señaló: “Ya no estamos discutiendo planes sociales ni bolsones de comida, estamos discutiendo el salario de los trabajadores y trabajadoras de la economía popular. Vamos a salir a la calle hasta que nos dejen discutir un ingreso digno para nuestro sector porque es nuestro derecho”.

Las últimas mediciones del Indec indican que una familia tipo de cuatro integrantes requiere 14.665,88 pesos para no ser pobre y 5.986,07 para poder sólo alimentarse y no caer bajo la indigencia. Para el ente porteño, en cambio, las cifras son mayores: el ingreso mínimo de una familia para no ser pobre debe ser de 15.259,01 pesos y de 6.110,61 para no ser indigente.

“Nos encontramos las y los trabajadores precarizados que percibimos un ingreso de 4.030 pesos mensuales a través de los programas de empleo, la mitad del salario mínimo actual. Es decir ni siquiera alcanzamos la canasta básica alimentaria que establece el nivel de indigencia”, dijeron desde el FOL.

Además del acampe, otras organizaciones se movilizaron desde Retiro y el Obelisco hasta el Ministerio de Trabajo. El Frente Popular Darío Santillán se concentró en la estación Retiro para luego marchar hasta el Ministerio de Trabajo bajo la consigna “Un salario digno es un derecho”. “Los y las trabajadoras precarizadas que no estamos contenidas por las estructuras sindicales necesitamos respuesta a los tarifazos, al aumento de la canasta básica, a la precariedad del trabajo y a la ausencia de derechos básicos como la tierra, la vivienda y la salud”, sostuvieron desde el Frente.

La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa y Barrios de Pie se movilizaron hacia el Ministerio de Trabajo desde el Obelisco. Estas organizaciones montaron ollas en los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires.

Durante la protesta, Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, denunció que los dejarían afuera de la discusión. “Eso implica darle la espalda a quienes menos tienen y es por eso que una vez más sacaremos los comedores a la calle con ollas populares”, expresó, y alertó que si el gobierno “sigue ajustando” sin garantizarle a la gente la cobertura de sus necesidades básicas, “seguirán aumentando las ya alarmantes cifras de pobreza y de indigencia”.

Desde la CTEP citaron la Ley de Emergencia Social el año pasado, que les permitió obtener el Salario Social Complementario que se ajusta al mínimo, vital y móvil y resaltaron que tenían “el derecho y la obligación de representar los intereses colectivos del sector” en el consejo, a pesar de que no tuvieron respuesta al pedido presentado ante el organismo.

Página 12