Jornada histórica en Colombia: las Farc concluyen formalmente su desarme e inician el camino a la legalidad política

Farc dejan las armas y desaparecen oficialmente como grupo armado

En un acto protocolario desde Mesetas, Meta, y con la dejación de las últimas cinco armas de las Farc, este martes esa guerrilla deja de existir como grupo armado.

Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, fue el encargado de dar el informe final sobre este proceso de dejación con el que también se termina la acreditación de los guerrilleros de las Farc.

“Las Farc han cumplido y entregaron todas sus armas individuales”, indicó Arnault, quien agregó que la seguridad será el paso más importante para la construcción de la paz.

“Con este paso surgen nuevas oportunidades, nuevas necesidades. Además de la dejación de armas, la implementación del proceso de paz, la seguridad será vital para para una reconciliación y para el regreso de las Farc a la vida civil”, afirmó el jefe de la Misión.

Arnault también afirmó vehementemente que  “el éxito del proceso de paz será el de la sociedad para proteger las generaciones futuras”.

“Hoy, con pleno conocimiento de la eficacia del mecanismo tripartito podemos recomendar a las Naciones Unidas que recoja las experiencias de Colombia para aplicarlas en otras partes del mundo. Concluimos que hoy en día, cuando termina la dejación de armas, el cese del fuego está consolidado, al mismo tiempo, los esfuerzos de cooperación de los últimos nueve meses no deben disminuir”, explicó.

El jefe de la Misión del organismo internacional también precisó que se entregaron 7.132 armas individuales. Se revisarán 942 caletas, de las cuales ya 77 estuvieron bajo supervisión de la ONU. Además, indicó que 700 armas serán puestas a disposición para dar seguridad a los 26 campamentos hasta que finalicen las zonas veredales, el ´próximo 1 de agosto.

Seguiremos existiendo por vías exclusivamente legales, sin armas: ‘Timochenko’

El jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, también habló durante el acto simbólico y afirmó que desde ahora, las Farc seguirán existiendo exclusivamente por las vías legales, y sin armas.

Londoño dijo que estaba “confiado” en que la democracia “abrirá los brazos para que las Farc puedan volver a la vida civil” y que se garantizará la seguridad de los miembros de ese grupo.

“Cumplimos. Hoy dejamos las armas. El Estado nos ofreció un pacto para construir. Estamos listos para seguir ese camino”, indicó Londoño.

Y añadió: “adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz”.

Recordó que los fusiles entregados están en unos contenedores estrictamente vigilados por la ONU y que con ellos se planea construir tres monumentos, uno en Cuba, otro en Estados Unidos y el último en Colombia.

“En lo que hace a nosotros, cumplimos la dejación de armas de conformidad con lo pactado, quedan ellas en manos de Naciones Unidas para la construcción de los monumentos previstos”, explicó el máximo jefe de las Farc.

En medio de sus palabras, Rodrigo Londoño criticó lo que calificó como “negligencia por parte del Estado” para garantizar la seguridad de los guerrilleros y líderes que defiendes las ideas de las Farc.

“Sea este el momento para expresar nuestra inconformidad por la negligencia estatal. El asesinato de líderes no se detiene. (…) Trabas de orden burocrático, administrativo, judicial y hasta político. (…) Nada justifica su demora”.

Se refirió también a la ley de amnistía y a los guerrilleros presos que se encuentran en las cárceles y que según los acuerdos ya debería estar libres. Este tema ha sido controversial en los últimos días, incluso ‘Jesús Santrich’, uno de los principales jefes del bloque Caribe de las Farc, se declaró en huelga de hambre en solidaridad con los prisioneros políticos sin amnistía.

Hoy es el día en que las armas se cambiaron por las palabras’: Santos

El presidente Santos también habló durante el acto simbólico en el Meta e indicó que lo más importante es que el mundo sepa que “esta paz es real e irreversible”.

“Lo dije hace un año y lo repito ahora: no estoy y seguramente nunca estaré sobre el modelo económico y político que según ustedes (las Farc) debe tener nuestra nación, pero defenderé sus derechos para expresar sus ideas porque esa es la esencia de la libertad”, afirmó Santos.

También agradeció el apoyo de los países garantes y de la ONU en el proceso de verificación del desarme que este martes entra en una segunda fase: la de la seguridad.

“Por lograr este día ha valido la pena ser Presidente de Colombia. Desde ahora podemos hacer más, muchísimo más para disminuir la pobreza, un país con más turismo, un país más educado, un país donde nunca más nos matemos por nuestras ideas. Ese país es posible y es el que empieza a forjarse hoy”, dijo Santos.

El mandatario también valoró el acto de las Farc con la dejación de armas y les indicó que aún restan tareas pendientes:

“Quedan aún deberes recíprocos que ustedes y el Estado tenemos que cumplir para que este acuerdo de paz que hemos alcanzado se traduzca en una paz justa, estable y duradera para nosotros y todas las generaciones por venir”.

Ya el lunes la Misión de la ONU en Colombia informó en un comunicado que ya tiene almacenadas todas las armas individuales de las Farc que fueron previamente registradas, menos aquellas que, como estaba establecido en la hoja de ruta aprobada el 29 de mayo, servirán “para dar seguridad a los 26 campamentos de las Farc-EP hasta el 1 de agosto de 2017”.

Las armas registradas fueron 7132. La Misión de la ONU recordó que la última fase de la entrega de armas de las Farc, correspondiente al 40 por ciento faltante, comenzó el pasado 20 de junio, y que ese organismo las ha almacenado en los contenedores dispuestos en las zonas veredales y puntos veredales de normalización.

“Hasta el momento, la Misión ha verificado 77 caletas de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable”, agregó el comunicado de la ONU. El total de caletas se ha estimado en 942.

Así fue la ceremonia

La ceremonia empezó con la presentación César López, reconocido músico, artista y activista social, quien interpretó, con su famosa escopetarra (una guitarra hecha con una escopeta), ‘Canción para el perdón’.

En el lugar está el presidente Juan Manuel Santos, el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, miembros del secretariado de las Farc y jefes de la organización como Rodrigo Londoño, Iván Márquez, Carlos Antonio Lozada, Victoria Sandino, Andrés París y Joaquín Gómez.

La zona de Mesetas es un territorio enmarcado por pequeñas colinas, en una de las cuales irrumpen unas carpas plásticas blancas en las que están ubicados más de 500 guerrilleros del frente oriental de las Farc.

El acceso no es fácil. Hay que hacerlo por una trocha y las lluvias de los últimos días tienen bloqueadas las carreteras.

Un tractor se ha convertido en el elemento primordial para el acceso. Ese vehículo ha tenido que halar camiones, carros, camionetas e incluso transportar gente para poder acceder a este lugar, el barro se ha convertido en el común denominador.

Unidades de la Policía y de la Unidad Policial para la Edificación de la Paz (UNIPEP) se encargan de garantizar la entrada al lugar.

Carlos Antonio Lozada, con una camiseta azul y botas de caucho, estuvo a la entrada de la zona veredal y se convirtió prácticamente en el encargado de permitir el acceso a las personas.

El Tiempo


Entrega de armas de las Farc “es el éxito de la sociedad colombiana”: ONU 

Este martes, el  jefe de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, señaló que la terminación de las Farc como grupo armado “es el éxito de la sociedad colombiana para preservar la seguridad de las nuevas generaciones y es un ejemplo poderoso para la comunidad internacional”.

Arnault se pronunció en el marco del acto público de dejación de armas por parte de las Farc en una de las zonas veredales transitorias de normalización ubicada en Mesetas, Meta.

Según Arnault, el Mecanismo de Monitoreo y Verificación de entrega de armas está culminando con éxito, y resaltó que en este proceso, “se han entregado más armas por combatiente que en muchos otros cierres de conflictos verificados por la ONU en el mundo”.

El jefe de la Misión aseguró que el cese al fuego bilateral entre las Farc y las fuerzas armadas está consolidado. “El cese al fuego y hostilidades acordado el 26 de agosto de 2016 ha sido respetado por ambas partes, las reglas han sido cumplidas con pocas excepciones. El Mecanismo tripartita de Monitoreo y Verificación ha jugado a cabalidad su papel, uno sin precedentes en la experiencia internacional de procesos de cese al fuego”, señaló.

El jefe de la Misión de la ONU, destacó además que puede “recomendar a ese organismo que recoja las experiencias de Colombia para aplicarlas en otros escenarios de conflicto en el mundo”.

La ONU informó que a la fecha ya tiene 7132 armas de las Farc, con excepción de algunas que servirán para dar seguridad a los 26 campamentos de las Farc hasta el primero de agosto.

Hasta el momento, la Misión ha verificado 77 caletas de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable.

Para Arnault, con el fin de las Farc como grupo armado, “surgen nuevas oportunidades y necesidades para el país”, y recordó que el Consejo de Seguridad de la ONU, tras su visita a Colombia, recalcó que “la implementación efectiva de los acuerdos será vital para garantizar una paz estable y duradera para todos los colombianos”.

“Desde la ONU se invita a las partes para doblar esfuerzos para que el término de este conflicto se traduzca en verdad, justicia y reparación para las víctimas, y oportunidades económicas para las zonas rurales más afectadas por la guerra”.

El País


¿Qué sigue después de la dejación de armas de las Farc?

La seguridad de los guerrilleros, las garantías de que no tomarán de nuevo las armas, el tránsito a la vida civil y su participación en política son algunas de las dudas frente a lo que sigue con las Farc luego de la entrega de su armamento a la ONU.

Después de más de 52 años, las Farc dejaron sus armas. Esa es quizá una de las noticias más importantes de los últimos tiempos, pero luego de esa consideración, sigue la pregunta de qué es lo que sigue: ¿cómo participarán en política?, ¿sin dejaron todas sus armas?, ¿cómo será el tránsito a la vida civil?, ¿qué pasará con el armamento entregado? son algunos de los cuestionamientos que surgen, después de que cada guerrillero de las Farc dejara las armas.

Lo primero que hay que aclarar es el destino del armamento. Según lo acordado, 7.132 armas fueron almacenadas en unos contenedores a cargo de Naciones Unidas. El 31 de julio, la Misión de la ONU en Colombia extraerá los contenedores del campamento en el que están ubicados. A partir de ahí, estas se usarán para construir tres monumentos en Colombia, Estados Unidos y Cuba.

Sobre las caletas de las Farc, se diseñó un plan con fecha máxima del próximo 1 de septiembre, para que las guerrillas entreguen las coordenadas de cada una, para que se puedan extraer de donde estén ubicadas y para que el material inestable (explosivos), sean destruidos.(Le puede interesar: El camino que apenas empieza con el desarme de las Farc).

En cuanto a lo que sigue para los guerrilleros desarmados, para garantizar que sí entregaron sus armas y que no volverán a tomarlas, la ONU certificó a cada integrante de las Farc y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz hizo firmar un acta a cada uno, en los que se comprometieron a dejar las armas, no volver a usarlas y cumplir con lo acordado para pasar a la vida civil.

Con ese paso cumplido, cada miembro de la guerrilla fue acreditado para acceder de todas las medidas de reincorporación previstas, incluyendo la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) o la Ley de Amnistías, dependiendo de cada caso. De no cumplir con los compromisos adquiridos, los guerrilleros serían excluidos de la JEP y se tendrían que acoger a la justicia ordinaria.

De acuerdo a lo acordado, los guerrilleros seguirán en las Zonas Veredales Transitorias De Normalización (ZNVT), que el 1 de agosto, un día después de la extracción de los contenedores donde están las armas, se convertirán en Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación. Además, en esa fecha podrán empezar a hacer política.

Por último, en lo que se refiere a la seguridad de los guerrilleros, está conformándose el Cuerpo de Seguridad y Protección, un organismo mixto compuesto por la Policía Nacional, miembros de la Unidad Nacional de Protección (UNP) y miembros de las Farc, para garantizar el bienestar de los miembros de la guerrilla. Además, dentro de las mismas zonas veredales, algunos guerrilleros mantendrán sus armas para vigilarlas.

El Espectador


En Bogotá también acompañaron la dejación de armas de Farc

Frente al edificio Murillo Toro, en el centro de Bogotá, cientos de personas invadieron las calles para ver, en pantalla gigante, la transmisión en vivo de la dejación de armas por parte de las Farc en Mesetas, Meta.

Durante la trasmisión, los ciudadanos gritaron consignas como “sí se pudo”, mientras otros realizaron dibujos con frutas en el suelo.

El exjefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz, Humberto de la Calle, estuvo el evento y aseguró que lo importante de este hecho histórico “es la voluntad de dejar las armas y de incursionar en la vida política por parte de las Farc”.

También se dirigió a quienes dudan de que el 100% de las armas sean entregadas: “Para los sospechosos, los que tienen preocupaciones, desde el día del cese el fuego no hay un solo muerto eso es más elocuente que cualquier otro discurso”.

En total, los más de 6900 guerrilleros concentrados en las zonas veredales y puntos transitorios entregaron 7132 armas de las cuales, solamente, quedaron unas 700 para la seguridad de estas zonas.

Finalmente, De la Calle, dijo que “nadie le va a pedir (a las Farc) que cambien de ideología pero vamos a hacer la controversia de forma civilizada, en democracia, que es lo que llevamos 50 años esperando lograr”.

El Colombiano