México: a 33 meses de Ayotzinapa, ninguno de los policías federales involucrados en el caso fue procesado

Aunque hace año y medio la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) encontró evidencia de la presunta complicidad de policías federales en la desaparición de 43 normalistas Ayotzinapa, la Procuraduría General de la República (PGR) no ha profundizado en esta línea de investigación, y no hay resultados.

Documentos y datos de la indagatoria, a los que tuvo acceso Animal Político, evidencian que los policías federales involucrados en el caso fueron transferidos, y a su jefe se le pidió la renuncia, sin que se esclarecieran los señalamientos sobre sus supuestos vínculos con el crimen organizado, ni se les procesara.
Se trata de policías federales que, en sus testimonios iniciales, ocultaron su participación en un filtro de seguridad la noche del 26 de septiembre de 2014, y que de acuerdo con los datos recabados por la CNDH permitieron que por ese punto fuera sacado de Iguala un grupo de estudiantes de Ayotzinapa, rumbo al municipio de Huitzuco.

La PGR tampoco ha reportado avances en la indagatoria sobre una libreta que le aseguraron a quien es señalado como autor intelectual del ataque contra los normalistas y líder del grupo criminal Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias. En ella había referencias y nombres de mandos policiales, tanto de la policía de Guerrero como federales.

Complicidad federal

El 4 de marzo de 2016, la Oficina Especial para el “Caso Iguala” de la CNDH envió el oficio CNDH/OEPCI/051/2016 a la PGR, evidenciando la complicidad de agentes federales, por acción u omisión, en la desaparición de los normalistas, y señalando su posible vínculo con la delincuencia organizada.

En el oficio, del que Animal Político tiene copia, se hace referencia a por lo menos cinco pruebas recabadas en la averiguación previa, vinculadas con esta línea de investigación, y que no fueron valoradas por el Ministerio Público; además, se hacen 20 requerimientos para profundizar en el tema.

Lo que el informe de la CNDH señaló es que el día de la desaparición de los normalistas, los agentes de la Policía Federal, Víctor Manuel Colmenares Campos y Emmanuel de la Cruz Pérez Arizpe, permitieron que un grupo de 15 a 20 normalistas fuera sacado de Iguala por policías municipales, hacia el municipio de Huitzuco.

Esta ruta fue ignorada inicialmente en la denominada “verdad histórica” –la versión de las autoridades federales sobre lo ocurrido a los normalistas–, que apuntaba que todos los normalistas desaparecidos fueron trasladados a Cocula.

Testimonios recabados o revisados por la CNDH -entre ellos el del chofer del autobús Estrella de Oro número 1531, donde viajaban las víctimas- confirmaron que en la zona conocida como “Puente el Chipote” los dos agentes federales hablaron con policías municipales que retenían al grupo de estudiantes, y en esa charla les indicaron que los llevaban ante un sujeto con el alias de “El Patrón”.

La CNDH advierte que el hombre conocido como “El Patrón” es un presunto integrante del crimen organizado, por lo que los agentes de la Policía Federal no solo habrían consentido sin justificación el traslado de los normalistas a Huitzuco, sino que además lo hicieron a sabiendas de que serían llevados ante un criminal.

“Está demostrado que los hechos de la desaparición cometidos por los policías municipales se ejecutaron en zona federal (carretera federal Iguala – Chilpancingo), concretamente en el Puente del Chipote, jurisdicción de al menos 2 agentes de la Policía Federal que permitieron agresiones y actos en contra de los normalistas”, se lee en el oficio de CNDH.

Ocultando los hechos

La participación de policías federales en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa trató de ocultarse en las declaraciones iniciales del caso.

En el referido informe enviado a la PGR, la CNDH señaló que el Departamento Jurídico de la empresa Estrella de Oro, a la que pertenece el chofer del grupo de estudiantes que fue llevado a Huitzuco, intentó “asesorarlo” para que no declarara al Ministerio Púbico sobre la presencia de policías federales en los hechos, pues era “un tema delicado”.

Por esa situación, la CNDH pidió a la PGR que se amplíe la declaración ministerial del chofer, y que se le considere un testigo colaborador, protegiendo su identidad (por ese motivo no se transcribe su nombre en esta nota).

También pidió que, de preferencia, el chofer y su familia fueran trasladados a Estados Unidos.

Los agentes Víctor Manuel Colmenares Campos y Emmanuel de la Cruz Pérez Arizpe declararon ante la PGR el once de mayo de 2015. Animal Político tiene una copia de sus declaraciones ministeriales.

En ellas, los agentes involucrados y el jefe encargado de la Estación Iguala, el subinspector Luis Antonio Dorante Macías, ocultaron el contacto que tuvieron con el grupo de estudiantes que fue trasladado por policías ministeriales a Huitzuco.

Sobre lo ocurrido aquella noche de septiembre de 2014, solo reconocieron que se entrevistaron con el secretario de Seguridad Pública Municipal -hoy preso por el caso-, Felipe Flores. Esta persona, según relataron, les dijo que la situación estaba en calma, por lo que regresaron a la estación Iguala.

“Llama la atención que 2 de los Policías Federales involucrados en los hechos de acuerdo con esta línea de investigación, en sus respectivas declaraciones y en sus partes informativos, sospechosamente, omiten referirse a cualquier circunstancia que los ubique en el evento sucedido en el Puente del Chipote”, advirtió la CNDH.

El jefe de la estación Iguala, Luis Antonio Dorantes, en declaraciones rendidas tanto en septiembre de 2015 como en enero de 2016, tampoco reportó el despliegue policial en el Puente del Chipote.

Incluso, a pregunta del Ministerio Público, negó expresamente que elementos a su cargo tuvieran contacto con autobuses, y dijo que la “política” de la estación era “no intervenir y mantenerse al margen de los estudiantes”.

Autoridades consultadas por este medio refieren que, antes de que se diera el ataque contra los normalistas, Dorantes nunca reportó a sus superiores la actividad de grupos de la delincuencia organizada en Iguala, pese a tener para ese momento más de un año como jefe de estación.

¿Operación limpieza?

Aunque los policías federales aseguraron no tener relación con la desaparición de los estudiantes, fueron sacados de la zona de Iguala.

“En el expediente está acreditado que Colmenares Campos y Cruz Pérez Arizpe fueron re adscritos fuera de Guerrero a los pocos días de los hechos, lo cual pudiera constituir algún indicio de pretender deslindarse de los hechos y evadir su responsabilidad”, advirtió la CNDH en el oficio enviado a PGR el 4 de marzo de 2016.

Colmenares Campos fue reasignado a Tlaxcala, y Pérez Arizpe al Estado de México, reconocieron autoridades del caso.

En cuanto al jefe de la Estación Iguala, Luis Antonio Dorantes García, en una declaración rendida en diciembre de 2015 relató que había presentado su renuncia “voluntaria” al cargo el 23 de octubre de 2014, casi un mes después del secuestro de los estudiantes. La renuncia le fue aceptada de inmediato.

En su segunda declaración, de enero de 2016, Dorantes dijo que fue trasladado a la Ciudad de México, a Cuajimalpa, tras los hechos de Iguala. Ya en la Ciudad de México, renunció a la Policía Federal.

Cuando se le preguntó el motivo de la renuncia, respondió: “por razones personales mi estado emocional no era el más factible toda vez que mi familia no quería que permaneciera en mis funciones”.

Luis Antonio Dorantes García tenía 16 años de experiencia en la institución, al momento de renunciar.

Autoridades con conocimiento del caso, que pidieron reserva de su identidad, revelaron a este medio que a Dorantes García “se le pidió la renuncia” por órdenes superiores, tras la desaparición de los normalistas.

Que investiguen cadena de mando

En el oficio de marzo de 2016, la CNDH pidió expresamente a la PGR que integrara la línea de investigación que vincula a la Policía Federal pero que, además, se indague formalmente a los policías federales que permitieron que se llevaran a los estudiantes por posibles vínculos con el crimen organizado, lavado de dinero y lo que resultara.

Incluso la CNDH pidió que antes de que se hiciera pública esta línea de investigación -lo que ocurrió el 14 de abril de 2016- se ejerciera una acción penal contra los involucrados.

Pero eso no ocurrió.

De acuerdo con los representantes legales de las víctimas en el caso Ayotzinapa, no existen avances en esta línea de investigación, ni tampoco se ha vuelto a tomar declaración a los policías involucrados, luego de revelarse el informe.

También acusan que no existen avances sobre una averiguación que expresamente pidieron los padres de los desaparecidos, en un escrito formal, fechado en septiembre de 2016, relacionada con una libreta encontrada a Sidronio Casarrubias, supuesto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, donde aparecen los nombres de mandos policiacos.

Los padres de los normalistas pidieron expresamente que se indagara el presunto vínculo del entonces coordinador de Policía Federal en Guerrero, y hoy jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Omar García Harfuch, cuyo nombre aparece en la referida libreta.

García Harfuch aún era Coordinador Regional de la Policía Federal en Guerrero, en septiembre de 2014, antes de que fuera comisionado a Michoacán, por lo que los padres han insistido en que se indague toda la cadena de mando.

Animal Político solicitó a la PGR, desde la semana pasada, datos sobre los avances en las investigaciones relacionadas con los policías federales involucrados en el caso Iguala y los nombres que aparecen en la libreta, sin que hasta este momento haya una respuesta.

Animal Política


Manifestaciones en varios estados reclaman presentar con vida a los jóvenes

Cientos de maestros de las secciones siete y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en Chiapas; de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán y Morelos, así como miembros de la sociedad civil marcharon ayer para exigir la presentación con vida de los 43 alumnos de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, Guerrero, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

Portando pancartas y gritando consignas, los cientos de manifestantes caminaron por las principales calles de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas; Morelia, Michoacán, y Cuernavaca, Morelos, para exigir justicia y castigo para los responsables del crimen.

En San Cristóbal, la marcha partió del sur de la ciudad y concluyó en la Plaza Catedral, en el centro, donde Adalberto Hernández Rabanales, uno de los dirigentes regionales del Consejo Central de Lucha de la sección siete del SNTE, informó que padres y otros familiares de los 43 normalistas visitarán Chiapas el primero de julio próximo.

Explicó que la caravana será recibida en la entrada de esta ciudad por maestros, estudiantes y miembros de organizaciones y luego harán una visita a la Escuela Intercultural Bilingüe Jacinto Canek, ubicada en el vecino municipio de Zinacantán.

En Michoacán, los integrantes de la CNTE caminaron por las avenidas Camelinas y Juárez para solidarizarse con los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, además de demandar pagos rezagados que tienen que ver con bonos y salarios de trabajadores por contrato, por lo que también unos 300 profesores se manifiestan frente a las oficinas del Servicio de Administración Tributaria.

El dirigente estatal de la CNTE, Víctor Zavala Hurtado, demandó, además, la pronta solución del choque violento entre normalistas y elementos del Grupo de Operaciones Especiales, ocurrido el 22 de junio.

Exigimos que haya justicia para los estudiantes y que los responsables sean castigados, porque al menos hubo cinco normalistas lesionados.

En Morelos, mentores e integrantes de organizaciones de derechos humanos y sindicales se manifestaron en el zócalo de Cuernavaca para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos.

Durante su protesta, los activistas realizaron un pase de lista de los 43 estudiantes y portaron las fotos de los jóvenes.

La Jornada