Paraguay: a cinco años de la Masacre de Curuguaty, las defensas de los acusados plantean casaciones en el caso

Contexto Nodal
En julio de 2016, un tribunal paraguayo condenó a 11 campesinos con penas de entre cuatro y 30 años de cárcel por la denominada Masacre de Curuguaty, ocurrida el 15 de junio de 2012. Ese día, más de 300 policías desalojaron a unos 70 campesinos de unas tierras en litigio entre el Estado y una empresa. En el enfrentamiento fallecieron 11 campesinos y seis policías. El hecho sirvió de pretexto para que se diera, una semana después, el golpe parlamentario que destituyó a Fernando Lugo. La Justicia paraguaya solo investigó la muerte de los policías, lo que generó un fuerte repudio en amplios sectores del Paraguay.

Las defensas de los once condenados por la matanza de Curuguaty plantearon ayer recursos de casación ante la Sala Penal de la Corte, coincidentes con los actos de recordación de la tragedia ocurrida el 15 de junio del 2012.

Hubo varios actos de conmemoración, tanto frente al Palacio de Justicia como en Curuguaty. Se realizó una representación teatral y luego se leyó una carta de los condenados Rubén Villalba, Néstor Castro, Luis Olmedo y Arnaldo Quintana, recluidos en Tacumbú. Los cuatro se consideran presos políticos.

Ya pasado el mediodía, el abogado Pablo Aguayo, presentó el recurso de casación ante la Corte por la defensa de Lucía Agüero, condenada a 6 años de cárcel. Pidió anular los fallos por falta de fundamentación. También firmó el abogado Albino Ramírez.

A las 15.00, los abogados Jorge Bogarín y Raúl Caballero presentaron en la secretaría de Atención Permanente el recurso de casación. Lo hicieron en representación de Rubén Villalba, Luis Olmedo Paredes, Néstor Castro, Arnaldo Quintana, María Fani Olmedo, Dolores López Peralta, Felipe Benítez Balmori, Juan Carlos Tillería, Alcides Ramírez y Adalberto Castro.

RECURSOS. Las defensas atacaron las sentencias de primera y segunda instancia. En este caso, la resolución del Tribunal de Apelación de Canindeyú del 29 de mayo pasado, que ratificó las condenas a los encausados, dictadas en juicio oral el 11 de julio del 2016.

La defensa de Lucía Agüero ataca la falta de fundamentación, ya que los camaristas no resolvieron todas las peticiones de la defensa. Dijo que se preparan para tribunales internacionales si la Corte no revierte las condenas.

Bogarín, por su parte, alegó que los fallos tienen muchas falencias, que no se probó que Villlalba y Olmedo mataron al policía Erven Lovera y que hubo pruebas endebles.

Con el ingreso de Bogarín, el ministro Sindulfo Blanco debe inhibirse, ya que el abogado fue su defensor en el caso del juicio político. Alegan que si no admiten la casación, irán a tribunales internacionales.