Chile: masiva marcha por el aborto “libre y seguro” mientras se tramita el proyecto en el Congreso

Multitudinaria marcha por el aborto “libre y seguro” se toma las calles de la capital

Según cifras de los organizadores, unas 15 mil personas participaron de la marcha a favor del aborto “libre y seguro”, realizada durante la tarde noche de este martes en el centro de Santiago.

La movilización se inició en el sector de Plaza Baquedano y culminó con un acto en Plaza Los Héroes, sin registrarse mayores altercados entre los manifestantes y las fuerzas de orden público.

“Las mujeres y el movimiento feminista estamos entregando nuestro apoyo al aborto libre, seguro y gratuito en Chile, superando las tres causales”, dijo a Cooperativa Macarena Castañeda, vocera de Mesa de Acción por el Aborto.

Esta marcha se realiza a días de la fallida jornada que vivió el proyecto de aborto en tres causales en la Cámara de Diputados, el que por un voto no pudo ser promulgado y pasó a comisión mixta.

Cooperativa


¿En qué consiste la ley que despenaliza el aborto en Chile?

El Senado de Chile aprobó la semana anterior un proyecto de ley que despenaliza el aborto, lo que implica un avance con respecto al resto de países en esta materia.

Actualmente, Chile es uno de los pocos países del mundo que mantiene una prohibición legal absoluta del aborto, junto con El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra, Malta y El Vaticano.

La sesión de votación en la sala del Senado se prolongó por más de quince horas. Los parlamentarios votaron y aprobaron por separado las tres circunstancias en las que se podrá interrumpir el embarazo, así como también otras indicaciones.

¿En qué consiste?

La ley que fue aprobada por el Senado permite la interrupción del embarazo, en caso de que se apliquen alguna de estas situaciones.

Una de las causas que permitirán la interrupción del embarazo es que exista riesgo de la vida de la madre, en cuyo caso debe contar con un diagnóstico de un médico ratificado por un especialista. Sin embargo, esta ratificación puede ser obviada en caso de que aparezca la necesidad de atención inmediata.

El segundo principio parte de la inviabilidad del feto. En este caso, al igual que el anterior, se debe contar con el diagnóstico de un médico ratificado por un especialista.

Por último a la interrupción del embarazo cuando es producto de una violación. Ante esta situación, un equipo de salud deberá evaluar a la mujer en cuestión y la dirección del centro está obligada a denunciar. De esta manera, se determina que la interrupción del embarazo será autorizada si es resultado de una violación y no hayan pasado más de doce semanas desde la gestación, plazo que se amplía a catorce semanas si la embarazada tiene menos de 14 años.

Objeción de Conciencia de los médicos

Por otra parte, la ley también mantiene un apartado de conciencia para los médicos cirujanos que no deseen realizar la operación.

En este sentido, se hace explícito el deber ético del médico afectado por esta situación de informar de forma oportuna cuando una paciente se encuentra bajo la situación de aborto.

En este caso, el prestador está obligado de derivar a la mujer a un profesional que no tenga la objeción de conciencia.

Opinión de la gente

Según los resultados de una consultora local, un 70 por ciento de los chilenos apoya la ley, mientras que 24 por ciento está en desacuerdo, lo que evidencia las solicitudes que hacían las mujeres chilenas y la capacidad de elección de estas.

Además, el sondeo señala que un 60 por ciento afirma que la mujer tiene derecho a realizarse un aborto bajo circunstancias específicas, 22 por ciento bajo cualquier circunstancia y sólo 16 por ciento en ninguna circunstancia.

Diversas organizaciones sociales han manifestado, en reiteradas oportunidades, para exigir una despenalización del aborto, basados en la oportunidad de elección que debían poseer las mujeres chilenas.

Oficialmente en Chile se registran unos 30.000 abortos provocados o espontáneos de acuerdo a los egresos hospitalarios, pero no hay certeza del número que se realiza en la clandestinidad. En este sentido, estimaciones extraoficiales indican que se realizan unos 160.000 abortos clandestinos anualmente.

Hasta 1989 y por más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro de vida para la madre o inviabilidad del feto. Pero antes de dejar el poder, el dictador Augusto Pinochet lo prohibió, manteniéndose esa decisión inalterada durante más de dos décadas.

Telesur