Lo que no pudo con votos (Venezuela) – Por Julio Borges

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Lo que sucede hoy en Venezuela se resume en las palabras de Nicolás Maduro pronunciadas este martes en cadena nacional: “lo que no se pudo con los votos, lo haríamos con las armas”.

Es el resumen de la crisis venezolana y la esencia del proyecto político oficialista: lo que no logran con el apoyo popular o el cumplimiento de la ley, lo imponen por la fuerza y la violencia.

Sucede así desde su llegada al poder. Ha sucedido cuando han perdido elecciones regionales y crean gobernaciones paralelas. Cuando han perdido el respaldo de instituciones como la Asamblea Nacional y ahora la Fiscalía anulando el ejercicio de sus funciones constitucionales a través de un TSJ nombrado a la fuerza y contrariando la ley.

Hoy ante la pérdida contundente de lo único que detenía la imposición a la fuerza del proyecto oficialista: el apoyo popular, Maduro amenaza con las armas. Es la violencia frente a la falta de apoyo popular que se evidencia en hechos como: el secuestro del Palacio Federal Legislativo por grupos paramilitares, la detención de 15 estudiantes asfixiados con lacrimógenos en un camión policial o el ataque de un tanque a una urbanización en Caricuao ante la protesta.

Lo que no pudo Maduro con votos, hoy quiere imponerlo a la fuerza a través del fraude constituyente, en el que el pueblo no decide y las reglas electorales convierten al 10% en 90%. El oficialismo no pudo avanzar en imponer una dictadura cubana, porque el pueblo rechaza el hambre y la violencia que vivimos.

Por eso, a la fuerza quieren eliminar las elecciones libres, universales, directas y secretas, así como las instituciones como hoy las conocemos, entre ellas: la Fuerza Armada Nacional, que debe decidir ponerse del lado de la Constitución. Ante ello la Mesa de la Unidad Democrática, el pueblo en las calles y la comunidad internacional continuará exigiendo firmemente la única solución clara para poder salir de la crisis en Venezuela: a través del voto libre, universal, directo y secreto. Finalmente llamo a la comunidad internacional a formar parte de un grupo de países que concreten acuerdos que permitan que Venezuela pueda salir de la crisis a través de los votos: libres, universales y directos de los venezolanos.

(*) Dirigente opositor venezolano.

El Universal