Presentan el primer Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano

Se sabe que los medios de comunicación públicos están obligados incluso por Ley a generar contenidos que promuevan la ciencia, la cultura y en general “información de utilidad pública”. Sin embargo, el impacto generado en la audiencia aún está muy por debajo de lo que logran las grandes cadenas de entretenimiento.

En el interés por generar una oferta para la región sobre su quehacer científico y cultural, hacerlo accesible y aportando a la formación de públicos, se anunció el lanzamiento del primer Noticiero Científico y Cultural Iberoamericano (NCC) con la producción de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales de Iberoamérica (ATEI).

Es una iniciativa mexicana pero que une esfuerzos de televisoras públicas y universidades de toda la región para crear un noticiero de 27 minutos a la semana de corte familiar y en dos idiomas –español y portugués-, los contendidos serán fruto del trabajo colaborativo de los distintos medios participantes que previamente estarán evaluados por un comité editorial conformado por representantes de ATEI e ILCE; los detalles de la conducción, presentador o tipo de formato, sus creadores lo han dejado como incognito para el día de su primera emisión que está programada para el próximo 9 de agosto.

En México participan SPR, ILCE, Televisión Educativa, Canal 22, Canal Once, TV UNAM, Canal del Congreso y Canal 44, se integran instituciones de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica y España y próximamente Ecuador, Honduras, Nicaragua y Chile.

Sabemos que de facto la ciencia es importante ¿pero esto es suficiente para llevarla a la televisión?

Armando Antonio Carrillo Lavat, presidente del Sistema Público de Radiodifusión del Estado de México dijo que hay muchas experiencias que nos dicen que la ciencia llevada con creatividad puede tener un gran éxito, convertirse en un espectáculo y tener mucha receptividad si lo sabemos hacer bien.

“Hechos como traer a Neri Vela a una pantalla o cine basado en ciencia, nos dice que sí funciona, aquí se quiere `comunicar´, sin pretender llevarla al público como la gran cultura, algo aburrido o detestable. Nuestra labor es precisamente hacer entender al público que estas materias son de ellos, así como las grandes instituciones públicas. Acercarse a este mundo no tiene ninguna ciencia”, aseguró.

¿La ciencia no vende? Mito o realidad

“Depende de cómo lo cuentes”, dijo, Gabriel Torres Espinoza, presidente del consejo directivo de la ATEI, “como buen ejemplo de ello están los canales privados monotemáticos de manufactura norteamericana que no solamente generan rating y son competitivos sino que además son modelos de negocio. Aunque nosotros no nos dedicamos a hacer negocios lo que quiero decir es que la clave de que un contenido científico pueda tener audiencia depende de la creatividad que le pongas para producir ese contenido”.

“Si se puede y a eso aspiramos con este ejercicio colaborativo, también tener este toque internacional en la pantalla hace más atractivos los contenidos para nuestras audiencias, ver notas producidas por diferentes televisoras pero con un estándar de producción ya definido, que muestran los hechos más relevantes del acontecer científico y cultural de Iberoamérica, es un activo muy importante”.

Agregó que la fórmula para acercarse al público será atender a cuatro características a partir del arribo digital: Movilidad -para consumir contenidos en movimiento-, interactivos –para mejorar a partir de la retroalimentación-, personalización de los contenidos –como idiomas, formatos, plataformas- y proximidad de los contenidos – para que no sean ajenos a la cotidianeidad del público-.

Por su parte, Gustavo Lomelín Cornejo director General de Televisión Educativa, aseguró que esto “es un hito histórico para los medios públicos y en nuestro país, pues se optimizarán los escasos recursos para tratar de obtener mejores contendidos y mayores productos para la audiencia iberoamericana. Es una sinergia para abaratar los costos”.

Agregó que “sabemos que hay un público interesado en la ciencia y aspiramos a que un nuevo público (joven) se pueda animar no solamente a ver lo que está sucediendo con la ciencia y la cultura, sino que se involucre en ella y hacer crecer las tasas educativas en nuestros centros de investigación”.

Para poder sintonizarlo, sus creadores proponen su difusión vía satelital a través del Canal Iberoamericano (al aire desde diciembre del 2015), los canales de la Red Edusat que administra el ILCE y Canal 44 que opera a través la Universidad de Guadalajara y estará disponible vía streaming para que los demás canales afiliados lo retomen en diferentes espacios.

El noticiero se realizará desde México los primeros dos años, para después intentar salir a otra sede, el capital inicial para el primer año de operaciones lo aporta la Universidad de Guadalajara a través del Canal 44 y se espera llegar a una audiencia de 80 millones de personas.

El Economista