Argentina: miles de personas marcharon junto a organizaciones sociales y DDHH para reclamar la “aparición con vida” de Santiago Maldonado

Masiva movilización por la aparición de Santiago Maldonado

Una multitud se concentró en la Plaza de Mayo para exigir al Gobierno Nacional la aparición con vida de Santiago Maldonado, desaparecido desde el 1 de agosto, cuando la Gendarmería reprimió la comunidad mapuche en Cushamen, Chubut. Sergio, hermano del joven desaparecido, leyó un texto de Santiago y cerró el acto con un grito desgarrador: “Santiago, te quiero ver”.

Tras la lectura de un documento firmado por Abuelas de Plaza de Mayo, Madres Línea Fundadora, Hijos, el CELS y la Liga y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, los manifestantes exclamaron “¡Aparición con vida, ya! ¡Vivo lo llevaron, vivo lo queremos!”. Los organismos participantes denunciaron que “el único responsable por la desaparición de Santiago es el Estado” y repudiaron las declaraciones de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y del presidente Mauricio Macri, quienes niegan la responsabilidad de la Gendarmería Nacional en la desaparición del joven.

“Somos el Estado que te dice cómo vivir”, denunció Sergio, el hermano de Santiago, quien leyó ante la multitud un texto propio en el cual subrayó la “desigualdad social” existente en un país en el cual se dice que “la inseguridad es el problema, pero nadie se cuestiona la raíz”. “Que aparezca Santiago lo antes posible. Santiago te quiero ver, estoy orgulloso de vos”, exclamó Sergio tras la lectura.

También habló Andrea, la esposa de Sergio, quien señaló que en los últimos 9 días se reunieron con el juez de Esquel Guido Otranto, a cargo de la causa, y finalmente con el secretario del Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman. “Siempre nos hicieron a aparecer como no colaborando en la búsqueda de Santiago y es lo único que queremos”, lamentó Andrea.

La cuñada de Santiago, por su parte, criticó el discurso oficial y a los medios de comunicación que “quieren poner a la familia en contra de la comunidad (mapuche). No lo vamos a hacer porque Santiago estaba apoyándolos por sus derechos”. E insistió “Les pedimos que nos apoyen, queremos a Santiago de nuevo con nosotros”. “Queremos que Santiago aparezca, después hablamos del resto”, rogó.

La abuela de Plaza de Mayo Buscarita Roa fue quien abrió la lectura del documento acordado por los organismos, que también leyeron los representantes Lita Boitano de Familiares, Horacio Verbitsky por el CELS y la Taty Almeida de Madres. El documento recordó que la ministra Bullrich es “la responsable de Gendarmería y tiene que dar cuenta de lo sucedido” y que fue la propia comunidad mapuche la que “reconstruyó como se llevaron a Santiago y todavía siguen siendo hostigados” por esa fuerza.

Además, los organismo le exigieron a Macri que “cumpla con la convención internacional contra todas las desapariciones forzadas” y al Poder Judicial que “investigue y lo encuentre”. “Le decimos al Gobierno que las desapariciones son responsabilidad del Estado”,  subrayó la madre de Plaza de Mayo Taty Almeida durante el cierre de la lectura.

Taty leyó la advertencia sobre la “estigmatización que se promueve desde el poder”, en referencia al intento de justificar la represión contra la comunidad mapuche de Cushamen, y que lleva a “agitar el fantasma del terrorismo es la antesala para cercenar derechos y garantías”.

“En la desaparición de Santiago, el único responsable es el Estado”, insistió el documento y exigió la “libertad a todos los que luchan”.  “Aparición con vida ya de Santiago y castigo a los culpables: ¡Con vida se lo llevaron, con vida lo queremos!”, gritó Almeida. El último grito desde el escenario lo dio Norita Cortiñas, de Madre Línea Fundadora, que junto a Adolfo Pérez Esquivel, recordaron la desaparición de Julio López y “los 30 mil”, por unir el grito que el pedido de aparición con vida de Santiago.

Con la plaza aún colmada, el hermano de Santiago se paró frente a las cámaras y criticó el rol del Gobierno y el juez Otranto como “un desastre” y recordó que el comunicado oficial publicado el domingo iba a contramano de las pruebas que habían surgido. “Ochos días estuvieron para encontrarnos a nosotros”, dijo en relación a la comunicación de los funcionarios del Ejecutivo con la familia Maldonado y lamentó: “Si así lo van a buscar a mi hermano…”.

El juez Otranto recién ayer ordenó el primer allanamiento sobre los destacamentos de la Gendarmería en Esequel y El Bolsón, cuando la familia y los organismos venían denunciando la desaparición forzada desde el primer momento. Los peritajes se realizaron sobre móviles de Gendarmería, que el defensor oficial Fernando Machado denunció que habían sido lavadas tras la represión. Esas medidas de prueba tardías, le sirvieron hoy a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para insistir con que no se encontraron pruebas que relacionen a la Gendarmería con la desparición.

“Falta que digan que me lo llevé yo”, criticó Sergio sobre las versiones que el Gobierno junto a un grupo de medios sostiene para deslindar responsabilidades. “Son muy básicos,  ponen un video que si conocieran a mi hermano ni tendrían que verlo para saber que no es él”, puso como ejemplo el hermano de Santiago respecto del video que circuló por varios medios sosteniendo que el joven podía estar en Entre Ríos.

“¡Ahora! ¡Ahora! Resulta indispensable, aparición con vida y castigo a los culpables”, seguía escuchándose en la Plaza de Mayo.

Página 12


Mensaje de Milagro Sala por la desaparición de Santiago Maldonado

Milagro Sala escribió una carta en el penal donde se encuentra presa, el Alto Comedero de Jujuy, la provincia conducida por Gerardo Morales, quien hace pocas horas llamó a desafiar al exhorto enviado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en referencia a su inmediato traslado a prisión domiciliaria, en un acto que remite directamente a los hechos y formas sucedidos en Argentina durante la última dictadura militar.

En medio de ese contexto político y social, la dirigente presa política envió un mensaje referido a la desaparición de Santiago Maldonado y en virtud de la marcha que se llevará a cabo este viernes, en Plaza de Mayo, convocada por una multiplicidad de organizaciones sociales y de derechos humanos, en la que se exigirá la aparición con vida del joven, de quien nada se sabe luego de la brutal represión ocurrida el 2 de agosto de este año, en Lof Cushamen, territorio mapuche, en la provincia de Chubut.

“Nunca creí que en nuestro querido país, después de tantos años de lucha, con la enseñanza que nos dejaron las madres, abuelas e hijos, tuviéramos que marchar otra vez para reclamar por la aparición con vida de una víctima de desaparición forzada como la es la de Santiago Maldonado”, dijo Sala.

“Aunque esté detenida voy a seguir estando a su lado, defendiendo las instituciones y reclamando para que Nunca Más volvamos a vivir lo que vivimos en dictadura. Con presos políticos y con desapariciones forzadas, no hay democracia”, expresó.

“Exigimos la renuncia de Patricia Bullrich, responsable política de esta desaparición y denunciamos a los medios de comunicación que por omisión o con falsas notas, como en la dictadura, pretenden negar la dura realidad que nos golpea. Toda la solidaridad con la familia de Santiago y un fuerte abrazo. Milagro Sala / Presa Política”, concluyó el texto.


Documento de las organizaciones sociales y derechos humanos leído en Plaza de Mayo

Nos volvemos a reunir en esta plaza histórica, la plaza del pueblo, para exigir: ¡Aparición con vida ya de Santiago Maldonado!

Santiago, de 28 años, fue desaparecido por Gendarmería Nacional el 1° de agosto pasado por la mañana en un violento operativo en la Comunidad Mapuche “Pu Lof” en Resistencia, departamento de Cushamen, provincia de Chubut.

Santiago Maldonado había llegado un día antes para acompañar el reclamo ancestral del pueblo mapuche por sus tierras. Por este reclamo, su referente, Facundo Jones Huala, está irregularmente detenido desde fines de junio de este año y desde hace 11 días se encuentra realizando una huelga de hambre para que el gobierno escuche a su comunidad.

El martes 1º de agosto unos 100 efectivos de la Gendarmería entraron a sangre y fuego a la Comunidad Pu Lof, dispararon balas de plomo y de goma y quemaron las pertenencias de las familias. Según relatan los testigos, Santiago Maldonado trató de escapar, pero fue capturado, golpeado y subido a un móvil de Gendarmería a orillas del Río Chubut. Desde entonces, no se supo más de él.

Hoy estamos en esta plaza porque este es un acto de desaparición forzada a manos de las Fuerzas de Seguridad. Para el Estado de derecho, esto es de una gravedad institucional intolerable.

La desaparición forzada, según la define la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas de la Naciones Unidas, se entiende como “el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley”.

El Estado es el único responsable de la desaparición forzada de Santiago. El Presidente Macri, recién se pronunció sobre el tema a horas de la realización de esta marcha. La ministra Bullrich no se presentó ni siquiera a la convocatoria del Congreso Nacional. La ministra de Seguridad es la responsable de Gendarmería y debe dar cuenta de lo sucedido. El Poder Judicial también.

La desaparición forzada es algo que se construye día a día y se basa en la impunidad. Denunciamos hoy al Gobierno Nacional por este hecho y llamamos la atención de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que tiene en su poder un recurso extraordinario para garantizar la integridad física de la comunidad mapuche del Cushamen, y que desde mayo de este año, cuando el Poder Judicial de Chubut rechazó la medida de protección, lo tiene sin resolver.

También reclamamos garantías para todos los testigos y para los representantes de los organismos de derechos humanos que se encuentran en Cushamen acompañando a la Comunidad y accionando legalmente para dar con el paradero de Santiago porque fue la propia Comunidad la que reconstruyó cómo se llevaron a Santiago y todavía siguen siendo fustigados por uniformados.

La familia de Santiago y la Comunidad Pu Lof viven momentos de mucha desesperación. Y nosotros debemos acompañarlos. Como pueblo, no podemos permitir más retrocesos en materia de derechos humanos.

El 5 de agosto, tras haber presentado la denuncia y el habeas corpus por la desaparición de Santiago Maldonado, la APDH participó como veedor en el rastrillaje que se hizo en la Comunidad Pu Lof. No es cierto que los mapuches impidieron el procedimiento, como la propia ministra Bullrich aseveró, sino que por razones culturales y miedos fundados en la persecución que viene sufriendo se negaron a permitir drones sobre su territorio y el rastreo sobre lugares que consideran sagrados.

La escalada represiva contra los movimientos sociales es un mensaje del poder. Pero cruzaron un límite al negar la desaparición de Santiago y demonizar a la Comunidad Pu Lof, identificándola como un grupo terrorista.

Resulta alarmante que 41 años después del último golpe cívico-militar, que desapareció a 30.000 personas, que se robó a sus hijos, que condenó al exilio a cientos de miles de personas, el Gobierno quiera hacer pasar a las víctimas por terroristas y alimente a la prensa con mentiras y operaciones mediáticas.

Pero acá lo único cierto es que la Gendarmería Nacional realizó una brutal represión contra la Comunidad sin ninguna orden judicial. Lo cierto es que el jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad de la Nación, Pablo Noceti junto a la ministra Bullrich fueron responsables del operativo que desapareció a Santiago Maldonado. Lo cierto es que Noceti es un abogado que defendió a genocidas Lo cierto es que desde el 1º de agosto  Santiago Maldonado no aparece.

La indignación que sienten hoy los integrantes de la Comunidad mapuche se junta con la memoria de ese genocidio mal llamado “Conquista del Desierto”, en la que miles y miles de sus ancestros fueron exterminados, esclavizados y despojados de su territorio.

Nos solidarizamos con todas y todos ellos y exigimos a la ministra Bullrich que aparte inmediatamente a la Gendarmería Nacional de toda instancia de investigación y la retire de la ruta Nacional 40, donde sigue apostada en señal de amedrentamiento.

Reivindicamos que la única salida posible y pacífica a este conflicto histórico es el diálogo entre el Pueblo Mapuche y el Estado Nacional, y pedimos que se respeten sus pautas culturales y se reconozcan sus demandas.

Hoy, en estas horas dramáticas, abrazamos a la familia y los amigos de Santiago Maldonado y exigimos al Poder Judicial que investigue y lo encuentre. Porque ¡Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos!

Y le reclamamos al Presidente de la Nación Mauricio Macri que cumpla con la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas y las medidas que le encomendó el Comité contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas.

Asimismo, instamos al pueblo a no dejarse manipular por informaciones falsas y a no caer en la estigmatización que se promueve desde el poder. Agitar el fantasma del terrorismo es la antesala para cercenar derechos y garantías.

Y acá, en la desaparición de Santiago, el único responsable es el Estado.

¡Libertad a todos los que luchan!
¡Aparición con vida ya de Santiago Maldonado!
¡Con vida se lo llevaron, con vida lo queremos!
Abuelas de Plaza de Mayo
Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora
Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas
H.I.J.O S. Capital
Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos
Centro de Estudios Legales y Sociales -CELS
Buena Memoria
Fundación Memoria Histórica y Social Argentina
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos
Asamblea Permanente por los Derechos Humanos – La Matanza
Liga Argentina por los Derechos del Hombre
Familiares y compañeros de los 12 de la Santa Cruz
Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte


Comunicado del Cels: A diez días de la desaparición de santiago Maldonado

Hoy se cumplen 10 días de que Santiago Maldonado fue visto por última vez mientras intentaba escapar de un operativo de la Gendarmería en el territorio de la comunidad Pu Lof Cushamen, en la provincia de Chubut. Hoy hubo una masiva concentración en la Plaza de Mayo para exigir su aparición con vida.

Hoy se cumplen 10 días de que Santiago Maldonado fue visto por última vez mientras intentaba escapar de un operativo de la Gendarmería en el territorio de la comunidad Pu Lof Cushamen, en la provincia de Chubut.

La comunidad mapuche y su familia denunciaron de inmediato la desaparición. Sin embargo, no hubo una respuesta estatal acorde a la gravedad de los hechos. La resistencia a investigar y la inacción caracterizaron a los primeros valiosos días.

El lunes 7 de agosto el Comité contra Desaparición Forzada de Naciones Unidas dio curso a una “acción urgente”, solicitada por el CELS el sábado 5, y le exigió al gobierno que despliegue una “estrategia integral” para buscar y encontrar al joven. También, el lunes, un equipo del CELS, integrado por Gastón Chillier, director ejecutivo, y Federico Efrón, coordinador del área de Litigio y defensa legal, viajó a la zona en la que ocurrieron los hechos. Los testimonios de la comunidad y la información judicial recabada de primera mano por el defensor federal de Esquel, a lo largo de una semana, indican que hasta el momento la única hipótesis apoyada en indicios serios es la que indica que Santiago Maldonado desapareció en el marco de un operativo represivo.

Cuando existen motivos suficientes para presumir que una persona desapareció en manos de alguna fuerza de seguridad, el Estado tiene la obligación internacional de encarar sin demora una investigación sobre la fuerza sospechada. Nada impide, sino que es lo que corresponde, realizar además medidas amplias de búsqueda que abarquen otras posibles hipótesis.

La matriz violenta de las fuerzas de seguridad en la Argentina, el discurso del gobierno nacional sobre la comunidad mapuche y la represión de un conflicto social son el contexto en el que Santiago desapareció. Sin embargo, la investigación tardó demasiado en encarar la hipótesis de la intervención de la Gendarmería y hasta ahora ha sido lenta y dificultosa. Durante estos 10 días hubo resistencias para investigar con rapidez y exhaustividad la hipótesis de la responsabilidad estatal. Las medidas dirigidas a descartarla o confirmarla se iniciaron con mucha demora y aun no se hicieron las que permitirían reconstruir el operativo violento; tampoco se ha buscado a Santiago con intensidad.

El gobierno nacional primero negó los hechos; luego, intentó distraer la atención con una estrategia burda orientada a atacar a la comunidad mapuche. Esta respuesta no es producto de la improvisación: como venimos señalando, desde fines de 2016 hay una estrategia liderada por el Ministerio de Seguridad de la Nación que busca asociar a los grupos mapuches al “terrorismo” y de este modo justificar el hostigamiento, la persecución y la violencia. Hasta tal punto este enfoque es central en la respuesta del gobierno a los conflictos sociales que el operativo fue coordinado en persona por el jefe de gabinete del ministerio de Seguridad, quien luego hizo declaraciones en los medios para justificar la violencia estatal. Luego de la desaparición, la primera respuesta de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, responsable de la Gendarmería, fue intentar poner en duda la presencia de Santiago Maldonado en el lugar.

El operativo en el cual se produjo la desaparición de Santiago Maldonado en la comunidad Pu Lof en Resistencia es parte de las consecuencias que tiene abordar los problemas sociales, entre ellos los conflictos por la tierra, como si se tratara de asuntos de seguridad. La represión y la criminalización son todavía más preocupantes cuando se las busca justificar presentándolas como respuestas a amenazas a la seguridad nacional. La construcción de “enemigos del Estado” tiene consecuencias gravísimas porque conduce a tolerar o promover prácticas ilegales de las fuerzas de seguridad.

La incapacidad del Poder Ejecutivo de ponerse al frente de la búsqueda de Santiago y de la investigación de los hechos es un mensaje político aterrador.

Hoy Santiago Maldonado no está. Necesitamos que aparezca ya.

Cels