Ayotzinapa: a casi tres años, la CIDH insta al gobierno mexicano a acelerar la búsqueda de los normalistas

Contexto Nodal
En la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco en 1968. El saldo de la represión fue de seis personas asesinadas y 43 estudiantes desaparecidos. Sin avances en la investigación, sus familiares siguen reclamando justicia y denunciando la responsabilidad del Estado.

Urge CIDH a que el gobierno acelere la búsqueda de los jóvenes de Ayotzinapa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió al Estado mexicano a acelerar los trabajos relativos a la búsqueda de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014.

Ayer concluyó la tercera visita oficial del mecanismo de seguimiento de ese organismo, en la que supervisó el avance y cumplimiento de las medidas cautelares en favor de los normalistas y las recomendaciones hechas por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para llegar a fondo en las indagatorias por los ataques contra los estudiantes ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Al dar los detalles sobre esta visita de trabajo, la CIDH lamentó que a menos de un mes de que se cumpla un año más de estos hechos, los 43 jóvenes sigan desaparecidos. Agregó que sus familiares han manifestado su frustración por la falta de avances concretos para encontrar a sus seres queridos, y su angustia ante la inminencia del tercer aniversario de los trágicos eventos sin alcanzar verdad y justicia.

El organismo valoró de manera positiva algunos de los avances en las indagatorias de la Procuraduría General de la República (PGR) que van en el sentido de las recomendaciones del GIEI, pero planteó la necesidad de acelerar varios procesos para llegar al esclarecimiento de los hechos y sancionar a los responsables.

Urgió a las autoridades a tomar las medidas necesarias para concretar la detención de los policías del municipio de Huitzuco que estarían involucrados en los hechos, como medida tendente a esclarecer lo ocurrido y sancionar a todas las personas responsables. Exhortó a avanzar en la investigación de los policías federales que fueron individualizados como presuntos encubridores de los hechos.

También resaltó la relevancia de indagar sobre la hipótesis del GIEI en el sentido de que el trasiego de drogas de Guerrero a Chicago pudiera tener relación en los hechos contra los normalistas. La CIDH recibió información en el marco de la asistencia jurídica solicitada al gobierno estadunidense. La línea de investigación sobre la posible conexión de los hechos con el traslado de estupefacientes o de dinero hacia los Estados Unidos sigue siendo de suma importancia y debe profundizarse más a la luz de todos los elementos de investigación que se encuentran en el expediente. La comisión exhorta al estado a priorizar pruebas y diligencias en relación con la ubicación del quinto autobús.

Destacó la asignación de un equipo de más de 90 personas de forma exclusiva para la investigación, lo que confió en que se traduzca en resultados que acerquen a la verdad. Reconoció el trabajo que la PGR ha realizado en relación con la información telefónica de los estudiantes de Ayotzinapa y de los perpetradores, pues los chips y aparatos de algunos estuvieron activos después de los hechos en Iguala y no fueron quemados en el basurero de Cocula, como era la hipótesis inicial.

Tomó nota de la información relativa a indicios sobre la identidad de personas relevantes para la investigación, y aplaudió la continuidad en el empleo de la tecnología LIDAR para obtener información de más cuadrantes alrededor de Iguala, con lo que se permite ampliar las zonas de búsqueda.

A propósito del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que se conmemoró ayer, la CIDH expresó su solidaridad con los familiares de personas en ese estatus y manifestó su preocupación por los niveles críticos de este problema en el país, pues hay más de 30 mil casos según datos oficiales.

La delegación de la CIDH estuvo encabezada por la relatora para México y coordinadora del Mecanismo de Seguimiento, Esmeralda Arosamena de Troitiño, y se reunió entre el 28 y 30 de agosto con familiares de los normalistas y sus representantes.

La Jornada


Detenciones antes de octubre, exigen padres de normalistas

En los últimos tres meses la PGR sólo ha avanzado 30% o en la investigación del caso Ayotzinapa, reprocharon padres de los 43 normalistas desaparecidos.

Ante ello, emplazaron a la Procuraduría General de la República a detener antes de octubre a policías municipales de Huitzuco y Cocula, quienes podrían estar involucrados en la tragedia próxima a cumplir tres años.

De lo contrario, advirtieron,tras reunirse este martes por más de dos horas con el procurador, Raúl Cervantes y la relatora para México de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Esmeralda Arosemena, no volverán a la mesa de diálogo.

A la salida de la sede de la PGR, el abogado de los familiares, Vidulfo Rosales Sierra dijo que sigue se haber un indicio claro y objetivo de dónde se encuentran los estudiantes.

Acompañado por el vocero del movimiento, Felipe de la Cruz, el litigante afirmó que de las cuatro líneas de investigación: la actuación del Ejército, la participación de la Policía Federal en Huitzuco, la telefonía celular y el trasiego de droga en autobuses, que solicitaron profundizar en mayo sólo hubo progreso en lo que tiene que ver con las cámaras del C4 de Iguala y del quinto autobús.

Al respecto, detalló que el día de los hechos, el 26 y 27 de septiembre de 2014, había 10 cámaras interiores que no funcionaban y 25 exteriores, de las cuales cuatro estaban activas.

“Hay seis despachadoras de las cámaras que ya emitieron su declaración, también nos informaron que se pudieron captar algunas imágenes, pero no son nítidas y por lo tanto no se puede apreciar lo que contienen los videos”, explicó.

Sobre el quinto autobús, Rosales Sierra afirmó que lo único que se avanzó, adicionalmente a lo que ya se ha dado a conocer, “es que siguió la ruta correcta que mencionan los estudiantes, es decir que salió de la central de autobuses de Estrella Blanca, recorrió todo el periférico sur y fue detenido antes de llegar al Palacio de Justicia”.

Al cuestionar si la unidad llevaba droga, el litigante respondió que esta línea sigue en estudio por el Ministerio Público de la Federación. “De la Policía Federal en Huitzuco no hay nada, como ya lo habíamos informado anteriormente existe un conflicto competencial que no ha sido resuelto”, agregó.

Rosales Sierra aseguró que no hay un rompimiento con la PGR, pero sí un emplazamiento por parte de los padres de familia que no irán a la mesa de diálogo hasta que haya detenciones muy concretas.

“Vemos un retraso porque son temas que están desde hace dos años y se está retomando la ruta correcta de investigar las cuatro líneas de manera tardía, esas líneas debieron de haberse indagado desde 2015”, recalcó.

Por su parte, la PGR informó que la reunión permitió actualizar a la CIDH y a los familiares de los estudiantes distintos avances, incluyendo el fortalecimiento de la oficina que da seguimiento al caso en la PGR, así como la atención puntual a los aspectos contenidos en el cronograma acordado con la propia CIDH.

El titular de la dependencia, Raúl Cervantes reiteró que se continuará trabajando para agotar todas las líneas de investigación.

En el encuentro lo acompañaron, la subprocuradora de Derechos Humanos de la PGR, Sara Irene Herrerías; Alfredo Higuera Bernal, titular de la Oficina de Investigación del Caso Iguala.

Por parte de la Secretaría de Gobernación estuvo el subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián; por la de Relaciones Exteriores, Miguel Ruiz Cabañas, subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, y Erasmo Lara Cabrera, director de Derechos Humanos y Democracia.

Vanguardia


La película Ayotzinapa 26 será presentada el miércoles 6 de septiembre

La película Ayotzinapa 26 que incluye cortometrajes de 26 realizadores de América por el segundo aniversario de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Iguala, Guerrero, se presentará el miércoles 6 de septiembre a las 17:00 horas en la Casa Natal de Morelos.

En palabras de Sergio Ortiz Borbolla, productor de la cinta, cineasta, fotógrafo y asistente de medios para las Américas de la Oficina Regional de Amnistía Internacional, “tenemos la maravillosa oportunidad de presentar una película colectiva que hicimos el año pasado en conmemoración al segundo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, ahora el tercero”, señaló.

Expuso que la película fue hecha “con mucho cariño y esfuerzo”, por parte de los 29 cineastas incluidos, “no sólo de México sino también de Estados Unidos, de Brasil… Aparte de ser una suerte de catálogo de cine iberoamericano actual, social, es una crítica bastante honesta y directa hacia el problema de la desaparición forzada en México”.

Y expresó: “Desafortunadamente, hay muy pocos avances en materia de derechos humanos, pero no podemos decir que todo ha sido negativo; un poco a partir del empuje de las organizaciones internacionales por el caso Ayotzinapa este año se aprobó la Ley General de Desaparición Forzada.

“Es un logro bastante grande, no de los gobiernos sino de los colectivos de derechos humanos; digamos que esta situación logró destrabar estos temas pero lo triste acá es que el número de desapariciones continúa en aumento y los focos rojos a lo largo del país no se han apagado, están surgiendo nuevos”, manifestó.

Cuestionado sobre la declaración que Lucina Kathmann, activista y vicepresidenta del PEN International, realizó el sábado 26 de agosto en Morelia sobre que la situación de derechos humanos en el país no era la ideal pero había mejorado, Ortiz Borbolla consideró que “está habiendo por primera vez voluntad política por parte del gobierno para ver cómo abordar la problemática, pero el problema está desbordado desde hace muchos años, los números no disminuyen”.

El proceso

El productor dijo que entre los realizadores que participan están el Dr. Alderete, quien incursiona en el cine y es más conocido por su faceta como ilustrador, de las portadas de los Fabulosos Cadillacs, por ejemplo.

“Está también Fernando Eimbcke, la realizadora argentina Paula Markovich, Alejandro Iglesias, dos estudios de animación muy importantes: Animatitlán y Atotonilco Producciones -que lo están haciendo muy bien-, Lucía Gajá Ferrer -documentalista mexicana muy importante, uno de tu servidor”, refirió el integrante de Amnistía Internacional.

Dijo que se trata de un trabajo de hora y media, ya que “cuando empezó todo esto y buscábamos a los realizadores eran tres minutos los que les pedíamos; el más largo es de tres minutos y medio”, acotó.

Sobre la complejidad de reunir tantas voces y miradas, externó que “parece muy difícil pero inmediatamente conté con el apoyo de los realizadores por lo indignante de la situación”, mientras que el proceso de preproducción duró seis meses al juntar los cortometrajes y ponerse de acuerdo con los realizadores, ya que muchos viven fuera del país.

“Fuimos construyendo la película poco a poco, pero en un par de semanas, una vez recibidos todos los cortometrajes, la postproducción me tomó dos semanas. El proceso total de haber sido de nueve o diez meses”, contó.

El documental se estrenó en la Filmoteca de la UNAM y tuvo una gira por distintos festivales, tales como Ambulante, Ficunam, el Festival Internacional Cervantino, DocsDF y una exhibición relacionada con el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Al pregunta sobre la opinión de Javier Morett García, documentalista michoacano quien afirma que en el documental y no en la ficción es donde se ha venido renovando el cine mexicano y donde se hacen las aportaciones más importantes, el también fotógrafo comentó: “Lo veo bastante atinado, a pesar de que la ficción es una tradición latinoamericana en cuanto al cine creo que la realidad supera a la ficción. Es por eso que muchos realizadores hemos girado hacia el documental. Lo que pasa en nuestra región es mucho más impactante e importante”, indicó

Dijo que tras la proyección deAyotzinapa 26 habrá una charla y una dinámica de preguntas y respuestas, con el también realizador Alejandro Moreno, de quien la película incluye un trabajo, así como con él mismo y Virginia Rico Meneses, directora del proyecto Ojo Libre.

El cineasta, que prepara otra cinta documental pero sobre mi migración, esperó asimismo que y yo como productor que la gente se acerque a los problemas de derechos humanos “y poco a poco alce la voz para que esto cambie”, además de invitar a la proyección y a la charla.

Cambio de Michoacán