Brasil: cada dos horas una mujer es violada colectivamente según el Ministerio de Salud

Cada dos horas y media una mujer sufre una violación colectiva en algún lugar de Brasil, así lo reveló este lunes el Ministerio de Salud brasilero.

Según los números del Ministerio, un total de 3.536 mujeres fueron violadas por más de dos hombres en 2016, cifras que duplican las de 2011 cuando por primera vez se empezaron a distinguir las violaciones individuales de las colectivas.

Los expertos estiman que las cifras podrían ser más altas porque el 30 por ciento de los municipios brasileños no ofrece datos al Sistema de Notificación de Agravios de los Centros de Salud (Sinan) y además, buena parte de las víctimas no denuncia la agresión.

El Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (Ipea) de Brasil calculó que apenas el 10 por ciento del total de las violaciones son notificadas, si al año se registran 50.000 casos en comisarías y hospitales, el instituto calcula que la cifra real de víctimas podría alcanzar las 450.000 mujeres.

“La violencia sexual es un crimen invisible en este país, los datos ofrecidos por el Ministerio de Salud son apenas la punta del iceberg”, dijo el investigador del Ipea, Daniel Cerqueira.

El papel de los medios ante la violación

Cerqueira explicó que en los últimos años la prensa demostró estar del lado de las víctimas debido al “revuelo” que provocan estos casos en la opinión pública.

El expertó definió la violación colectiva como “una fiesta machista en la que el interés no es tanto el acto sexual sino la ostentación de tener el control del cuerpo de la mujer”.

No obstante, los mensajes virales en las redes sociales cada vez que aparece un caso de violación, no son en apoyo a las víctimas sino que con frases como “le gustaba salir con narcos” o “era muy fiestera o se vestía como una puta”, los usuarios justifican el crimen.

Los investigadores Débora Diniz y Cerqueira visitaron un colegio público de la zona este de Sao Paulo donde realizaron preguntas sobre casos de violación y las respuestas eran parecidas a las que se leen en Facebook.

Por ejemplo, con respecto a la violación colectiva de 2016, en la que 32 hombres violaron a una adolescente de 16 años, todos reconocían que había sido una violación pero casi la mitad culpabilizaban a la víctima.

“Era la responsabilidad de la chica, ella había dicho que le gustaba acostarse con varios hombres”, aseguró una joven y otra agregó: “Parece que el primero fue consentido porque era su novio”. Un joven dijo: “No tenía que haber bebido tanto, así no se comporta una mujer”.

La antropóloga Diniz aseguró que ese tipo de respuestas tiene que ver con “la cultura de la violación” que existe en Brasil. “Ya la propia violación colectiva demuestra cómo es un hecho cultural que se comparte en grupo y después en las redes sociales”, dijo Diniz.

De los últimos 51 casos publicados en la prensa al menos 14 tenían videos del crimen que se habían publicado en las redes lo que según Diniz sería “una necesidad que tienen los agresores de filmar la violencia en la que esos videos se entienden como un souvenir de la conquista, un fetiche macabro”.

Telesur