Colombia: advierten que el lago más grande del país está muriendo a causa de la contaminación

RCN Radio publicó este lunes un preocupante reportaje sobre el estado de la laguna de Tota, en Boyacá, el lago más grande de Colombia, que se encuentra en grave peligro de cuenta de la contaminación que generan los cultivos de cebolla y trucha.

El medio citó al director de Corpoboyacá, José Ricardo López, quien aseguró que en la zona la agricultura se realiza con “prácticas indebidas”, en especial en cuanto al cultivo de cebolla.

“Los campesinos utilizan la ‘gallinaza cruda’, una mezcla de estiércol más aserrín que sale de los galpones. Esto lo utilizan los campesinos para fertilizar el suelo. No es el mejor de los fertilizantes porque descarga al lago nitrógeno y parte del fósforo”, dijo López a esa cadena radial.

En cuanto a la trucha, el director aseguró que el alimento que le brindan a estos animales está contaminando la laguna.

“El alimento de la trucha y las heces generan fósforo, un agente contaminante”, explicó López, quien aseguró que por esas razones “proliferen las algas y la maleza”.

Además, las aguas residuales que llegan a la Laugna de Tota desde el municipio de Aquitania, a causa de la insuficiencia de la planta de tratamiento, también generan contaminantes.

Los campesinos de la zona aseguran, por su parte, que el lago les permite sostenerse. Los cultivos de trucha y cebolla alrededor del lago mueven la economía de miles de familias.

“Sin el lago no seríamos lo que somos ahora. Sin el lago no hay agua, ni papa, ni cebolla… nos fregamos”, dijeron habitantes de la zona a ese medio.

¿Qué se está haciendo para salvar la Laguna?

En la actualidad, Corpoboyacá, como autoridad ambiental en la zona, retira la maleza y monitorea la calidad del agua. Además, la corporación autónoma expidió un decreto para exigir a los campesinos captar las heces de las truchas y comprarles alimentos con menor contenido de fósforo, medida que desde 2018 permitirá implementar sanciones.

También feue delimitada la ronda del lago para impedir los cultivos. Sin embargo “hay que entender que esos cultivos se vienen dando desde hace 100 años y el retiro involucra un conflicto social”. El director aseguró que es necesaria la intervención del Estado para ofrecer alternativas a los campesinos.

Además, la gobernación de Boyacá destinó cerca de $5.000 millones para una nueva planta de tratamiento de aguas residuales en Aquitania, “pero aún el proyecto no está estructurado y por ende aprobado por el Ministerio de Vivienda”, advirtió la cadena radial, que además informó que hay “más de 2 millones de euros destinados a la recuperación del lago de Tota”, provenientes de la Agencia de Cooperación Francesa.

Minuto 30