Colombia: pobladores de Antioquia denuncian el uso de francotiradores para reprimir paro minero

Contexto Nodal
Los trabajadores mineros informales de los municipios de Segovia y Remedios, en el departamento de Antioquia, iniciaron un paro el 21 de julio para reclamar que el gobierno formalice sus condiciones laborales. Acusan a las autoridades de beneficiar a las empresas mineras multinacionales. Además, denuncian la represión policial a sus protestas, que ya dejó dos muertos.

En Segovia denuncian que policías se atrincheran en viviendas

Habitantes del municipio de Segovia denunciaron a EL COLOMBIANO que en el desarrollo del paro minero y bajo la premisa de recobrar el orden y la tranquilidad en esta localidad, integrantes de la Policía Nacional presuntamente han agredido a la población civil, han cometido infracciones al Derecho Internacional Humanitario y han puesto en riesgo a la población al refugiarse de posibles ataques en casas, el hospital y en la institución educativa Liborio Bataller.

La denuncia más grave fue hecha por los moradores del barrio Liborio Bataller, quienes aseveran que en la mañana de este miércoles, hombres de fuerzas especiales o francotiradores se apostaron en una vivienda, con armas de largo alcance, con las cuales intimidaron a la población civil, mientras otros agentes vigilan desde algunas viviendas.

El personero de Segovia, Yeison Atehortúa, es una de las autoridades civiles que ha recibido las denuncias de la comunidad, en las que le informan sobre el atrincheramiento de los uniformados en las viviendas y la presencia del Esmad en la institución educativa.

“Sabemos de una foto donde se observa un agente de Policía con un arma. Lo denominan un francotirador, pero no sé que cualidades tenga. La gente dice que ha tenido que salir de sus casa por los gases y el miedo por los enfrentamientos”, expresó el funcionario.
Atehortúa aseveró que la Personería ha tratado de mediar entre los manifestantes y la Fuerza Pública, pero la situación en esa localidad está muy complicada.

Las acusaciones sobre las infracciones de los Policías también han sido recepcionadas por Carlos Morales, defensor de derechos humanos y representante legal de la asociación de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño, Cahucopana. Morales aseguró que las denuncias las han recibido de la comunidad, “y lo constatamos como organización defensora de derechos humanos: el Esmad está dentro de las casas y las escuelas atacando a la gente”.

Las comunidades denuncian la presencia de la Policía en viviendas y escuela. FOTO: Cortesía

Morales dijo que los agentes del Escuadrón Antidisturbios han disparado balas de aturdimiento y gases lacrimógenos a los techos de las casas o contra la población civil, sin discriminar si hay niños o personas en condiciones especiales. “Ayer tuvimos que ayudar a cinco niños que llegaron llorando, afectados por los ataques con el gas lacrimógeno”, comentó el defensor de derechos humanos.

Dañaron el colegio

La tarde del martes la comunidad estudiantil de Segovia fue la más afectada por los disturbios. Los 2.800 estudiantes de la institución educativa Liborio Bataller se quedarán sin clases por los daños en la planta física.

Imagen de la destrucción del colegio en la tarde del martes FOTO: Cortesía

Puertas de seguridad dañadas, techos destrozados, ventanales hechos trizas, una reja violentada y una oficina destruida son solo algunos de los daños que se presentaron por el enfrentamiento entre manifestantes y el Esmad.

Según los habitantes de este sector, el Esmad se atrincheró en el colegio y desde allí atacó a las personas que protestan, pero las versiones oficiales indican que a la institución educativa ingresaron unas personas sin identificar y las autoridades trataron de evitar el saqueo.

Aunque las versiones no están tan claras, el rector de este colegio, Exair Muñoz, confirmó a EL COLOMBIANO los daños causados y lamentó la falta de respeto para el centro educativo.

“Hay muchas versiones, lo que sí se sabe completamente es que en su momento el Esmad entró a la institución y está en la parte de atrás de la zona verde y de alguna manera resguardados, y está gente empezó a hostigarlos y ellos empezaron a responder con gases lacrimógenos. Luego empezó todo el asunto con explosiones por acá por allá y se presentaron los destrozos de todo”, expresó Muñoz.

Así quedaron los techos luego del enfrentamiento entre el Esmad y los manifestantes en Segovia. FOTO: Cortesía

El rector hizo un llamado a que la institución que dirige sea un punto neutral, y solicitó al Gobierno que se alcancen acuerdos con la Mesa Minera para no afectar más a la población estudiantil.

Se han cumplido las normas

Conocidas las denuncias, los altos mandos de la Policía indicaron que su accionar está amparado bajo la normatividad y consideran que no ha habido infracción al Derecho Internacional Humanitario.

Con respecto a la denuncia del policía que apunta desde un techo de una vivienda con un arma de largo alcance, el comandante de la región 6 de esa institución, general Carlos Rodríguez, precisó: “Mostrando la foto a las unidades policiales que están, no se tiene esa persona acá en este municipio. Puede que sea una foto vieja, no se sabe bien si es de Segovia, pero no corresponde a los hechos actuales”.

De otro lado, el comandante de la Policía Antioquia, coronel Wilson Pardo, indicó a EL COLOMBIANO, que sus hombres han respetado los protocolos de seguridad y protección.

“Lo que hemos realizado está amparado dentro de las normas legales, los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario. Tenemos un puesto de mando unificado con todas las autoridades, Personería, autoridades locales y regionales y nada de lo que se hace aquí, se hace sin el aval de ese puesto de mando”, precisó el coronel Pardo.

Con respecto a lo sucedido en el colegio, el alto mando aseveró que los desmanes se presentaron porque los manifestantes ingresaron y dañaron las instalaciones. Además, desde allí comenzaron a lanzar artefactos explosivos contra los agentes.

“Ellos se metieron a lanzar explosivos artesanales, que se componen de envase vidrio con alcohol, con indugel, usan anfo y meten esferas metálicas y puntillas de las grandes, que sirven como metralla para afectar la integridad de los policías del Esmad. Tenemos 13 policías lesionados por esos artefactos”, manifestó Pardo.

El comandante de Policía Antioquia comentó que van 19 personas capturadas y 9 menores de edad aprehendidos durante los 27 días del paro, e insistió en que en esta protesta hay infiltrados del Clan del Golfo y el Eln.

El Colombiano


Paro minero ya causa desplazamientos en Segovia

Debido al desabastecimiento de alimentos, a los enfrentamientos entre protestantes y oficiales del Esmad, a la desescolarización y al cierre del comercio, por el paro minero que completa 27 días en Segovia, las personas ya se están desplazando del pueblo.

Así lo confirmó el alcalde de ese municipio del nordeste de Antioquia, Gustavo Tobón, quien contó que no hay cifras de cuántas personas están saliendo porque no hay servicio de transporte público por la inseguridad y el bloqueo de vías.

El funcionario explicó que la gente se va a pie y camina muchas horas para llegar a municipios cercanos como Vegachí.

El martes fue uno de los días más violentos del paro: hubo un joven muerto y cuatro personas heridas en medio de enfrentamientos.

Al parecer, los manifestantes comenzaron a lanzar explosivos artesanales para todos lados y uno de esos impactó a Brandon Estiven Ochoa, de 18 años, quien murió por heridas en el pecho y la cabeza.

El defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, dijo que la Mesa Minera y el Gobierno deben encontrar una salida y que este paro no debe estar por más tiempo.

Igualmente, aseguró que los disturbios entran hasta a los colegios, cuando estos deben ser lugares sagrados.

Impiden reabrir el comercio

Aunque la alcaldesa de Remedios, Lucía Carvajal, contó que el miércoles hubo una reunión con los comerciantes para lograr abrir el comercio, algunos mineros se opusieron y se suspendió la iniciativa.

El comerciante Gónzalo Sánchez, dijo “hubo una reunión a la que la mayoría de los comerciantes no asistimos, en la que participaron un concejal, una funcionario de la administración y un comandante del Ejército y elaboraron un comunicado sin contar con la presencia de nosotros”.

Sánchez aseguró que cuando se enteraron de la decisión, no estuvieron de acuerdo y por eso, ayer se mantuvo el comercio totalmente cerrado. “Hay una problemática muy clara, nosotros abrimos, pero el pequeño minero no tiene quien le compre el oro o se lo pagan a precios muy inferiores del valor real”, advirtió.

“Quedamos claros en que no nos ganamos nada con abrir porque no hay con qué mercar, ya que muchos mineros pequeños no tienen plata. En el área urbana en nuestro municipio han dejado de circular en meros productos de la canasta familiar alrededor de 150 o 160 millones de pesos diarios, por el cierre de restaurantes, bancos, tiendas, hoteles, ventas informales”, agregó.

Inseguridad complica arreglos

El martes se originó una falla eléctrica que dejó sin fluido eléctrico a 9.202 clientes en sectores rurales y urbanos de Segovia. Sin embargo, esta falla solo pudo comenzar a ser atendida el miércoles en las horas de la tarde.

Según explicó EPM en un comunicado, las condiciones de orden público impidieron que las cuadrillas de técnicos ingresaran más pronto a la zona para hacer el diagnóstico y las reparaciones, que fueron terminadas finalmente hacia las 5:20 de la tarde de este miércoles, hora en que quedó completamente restablecido y normalizado el servicio de energía en ese municipio.

El Tiempo


Ya van dos personas muertas tras manifestaciones por el paro minero en Antioquia

Ya son dos las víctimas que dejan los enfrentamientos entre el Esmad y los manifestantes del paro minero en Segovia, Antioquia). En la tarde del pasado martes falleció un joven de 18 años el sector Reversadero, más conocido como La Electrificadora.

Brandon Estiven Ochoa fue alcanzado por esquirlas de petardos en cara y pecho, y mientras era trasladado al hospital local perdió la vida. El Comandante de la Policía Antioquia, Wilson Pardo, confirmó el parte del deceso más reciente en la zona.

“El joven iba por una calle de La electrificadora con un compañero, y según versión el él, que se la rindió a la Fiscalía, los manifestantes comenzaron a lanzar explosivos artesanales para todos lados y uno de esos le impactó al joven”, contó Pardo.

Además, confirmó que en la zona donde se produjo el hecho no hay un dispositivo institucional de seguridad, evidenciando la alta hostilidad y utilización de vías de hecho por parte de los manifestantes. A la víctima se le realiza la necropsia para confirmar las causas del deceso.

Por su parte, el vicepresidente de la Mesa Minera del Nordeste, Jaime Gallego, denunció hostigamientos a la población mediante francotiradores, y denunció que la muerte del joven fue a causa de un disparo de una bola de caucho que le causó graves afecciones cardiacas.

“Este lunes, en horas de la tarde, hubo una misa en el lugar de la concentración con más de 3.000 personas y en medio de la misa comenzaron a tirar gases pimienta y desde que acabó la misa se han presentado encuentros con el Esmad, que siguen en este momento”, contó Gallego.

Bucaramanga