Estudiantes mexicanos convierten un auto convencional en un vehículo 100% eléctrico

Académicos y estudiantes de ingeniería en sistemas automotrices, electrónica y mecatrónica de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) convirtieron un vehículo convencional Ford Ka, modelo 2003, en un auto totalmente eléctrico, como parte de los proyectos de formación que se desarrollan en el Laboratorio en Sistemas Automotrices de esta institución.

Para llevar a cabo esta transformación, iniciada hace más de tres años, los estudiantes fueron asesorados para cambiar la carrocería y sustituir el motor de combustión por un motor eléctrico de corriente directa.

El trabajo consistió en la fabricación de piezas mecánicas para acoplar el nuevo motor, además del cálculo de su potencia y el controlador de baterías, pantalla de control touch screen, elevadores eléctricos para los cristales, alarma, iluminación interna y externa, sustitución de ruedas y rines e interiores.

Supercapacitores para un superauto

Actualmente el modelo ya ha sido probado con resultados eficientes y es conocido como “Auto Insignia”, un proyecto bilateral VEURE México-España, a través del fondo proyectos de cooperación tecnológica bilateral CDTI (España)-Conacyt (México), informó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el doctor Roberto Carlos Ambrosio Lázaro, coordinador de la carrera de ingeniería en sistemas automotrices de la BUAP.

El doctor Ambrosio Lázaro recordó que para este proyecto se utilizó una plataforma del smart auto, en el que participaron estudiantes y académicos de ingenierías en sistemas automotrices, mecatrónica, energías renovables, electrónica, mecánica y eléctrica, vinculados a proyectos con la empresa Sumitomo y TC Technologies.

“El trabajo que se hizo consistió en realizar la conversión de un auto de gasolina a uno eléctrico, aprovechando nuevas tecnologías como el uso de supercapacitores, en lugar de usar baterías, debido a su mayor capacidad de almacenamiento. Toda la implementación se hizo con electrónica de potencia, además de contar con paneles solares en la parte superior del vehículo para el control de los instrumentos del mismo”.

En cuanto a su potencia, el doctor Ambrosio informó que este auto eléctrico puede alcanzar una velocidad de hasta 100 kilómetros por hora, con un rendimiento de cuatro horas de uso continuo y un tiempo de recarga de 24 horas.

“La opción de autos eléctricos ya es un hecho. En otros lados del mundo como Holanda, por ejemplo, ya existe la proyección de que para el 2035 todos sus vehículos sean de este tipo ya que son una buena opción tanto en la reducción de emisión de gases como en el uso de gasolinas, las cuales incrementan cada vez más sus costos”.

Auto híbrido en el laboratorio

Otro de los proyectos que se desarrollan en el Laboratorio de Ingeniería en Sistemas Automotrices está vinculado con una donación recibida en marzo de este año por parte de la empresa alemana Volkswagen. Se trata de un vehículo híbrido modelo 2016 para fines de investigación y formativos.

La intención de contar con este modelo, indicó el titular del laboratorio automotriz, es familiarizar a los estudiantes con esta tecnología que maneja un motor a gasolina y otro eléctrico en el mismo auto.

“Puedes estar en el tráfico y entra tu motor eléctrico, pero si existen situaciones favorables se puede usar el de gasolina. En general es un auto diseñado para áreas urbanas con un buen rendimiento y un ahorro de hasta 20 por ciento menos en el uso de combustible”.

Este vehículo tiene un rendimiento aproximado de 5 l/100 km, es decir, 20 por ciento menos que los valores de un automóvil con motor a gasolina convencionales, la propulsión de este vehículo se lleva a cabo por medio de un impulsor turbo de gasolina de 1.4 litros TSI que genera 150 CV y de un motor eléctrico de cero emisiones con potencia de 20 kW. Esta combinación permite acelerar de cero a 100 km/h en aproximadamente nueve segundos. Para su correcto uso, VW capacitó y certificó a ocho profesores de la Facultad de Ciencias de la Electrónica sobre medidas de seguridad, desconexión de batería y otros aspectos acerca del manejo de este tipo de tecnología que utiliza altos voltajes.

El doctor Ambrosio Lázaro aseguró que con este modelo buscan hacer investigación específicamente en las áreas de electrificación y exploración de tecnología de vehículos semiautónomos, trabajando con implementaciones y una amplia gama de sensores.

Finalmente, el Laboratorio en Sistemas Automotrices de la BUAP también tiene un auto tipo buggy, de gasolina, con el que se trabaja el área de combustibles alternativos, a fin de atender la investigación que se realiza en la carrera de energías renovables, además de la parte de autonomía.

Conacyt Prensa