La mujer no es un bombón (México) – Por Azaneth Cruz

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Seguramente a más de uno no le ha quedado claro la diferencia entre un “sí” y un “no”. Por ello, a través de la campaña #NoEsLoMismo y #AbusoNo de Larousse, esta editorial decidió dejar claro a todos los mexicanos que “No es no”.

Bajo el lema “Conocer te cambia la vida” y los mencionados hashtags, la empresa de los libros fundada en Francia dio un golpe provocativo a los hombres para generar conciencia y frenar la gran oleada de acoso sexual que sufren las mujeres en el transporte público de la Ciudad de México.

Los vagones del Metro han sido tapizados con frases como las siguientes: “Bombón es un dulce, no una mujer”, “Un objeto es una cosa material. Una mujer es una persona. Que quede claro”, “Falda es una prenda de vestir femenina que no debería usarse con miedo”, “Repulsión: lo que provocas cuando a cosas a alguien”.

Si las definiciones de la campaña de Larousse no son suficientes, basta con ver el aumento en las cifras y casos sobre acoso sexual, tal como lo revelaron el Instituto Nacional de Estadística y de Geografía (INEGI) y los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH).

En el estudio se mostró que 74 por ciento de las formas de violencia reportadas con más frecuencia por mujeres correspondió a piropos o frases ofensivas, el 58 por ciento a tocamientos o manoseos sin consentimiento y 14 por ciento lo representó el miedo de poder ser atacada o abusada.

Y de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del mismo año, en la Ciudad de México, el 79.4 por ciento de las mujeres capitalinas se siente inseguro de transitar por las calles.

Acosarlas a diario #NoEsDeHombres

En marzo 2017, en el marco del programa Ciudades y Espacios Públicos Seguros para Mujeres y Niñas, ONU Mujeres y el Gobierno de la Ciudad de México lanzaron una campaña de prevención y reducción de acoso sexual y otras formas de violencia sexual en el transporte público de la Ciudad de México, dirigida particularmente a los hombres, con el objetivo de generar un cambio cultural y disminuir las prácticas de acoso a mujeres y niñas.

La campaña #NoEsDeHombres fue dividida en dos etapas.

Para poner freno a la normalización de la violencia contra la mujer en el transporte público, la primera fase tomó los vagones del Metro.

Se capturaron “traseros” de hombres y los proyectaron en pantallas de video para que todos pudieran verlos.

También se colocó un “pene” en el asiento del Metro, para que ellos experimentaran lo que viven diariamente las mujeres que son observadas, insultadas y tocadas.

La segunda etapa creó empatía sobre el acoso sexual que sufren mujeres y niñas mediante diversos materiales gráficos colocados en distintos espacios del Metro, Metrobus, bajo puentes y paradas de autobús.

Con ello, ONU Mujeres demostró que es importante lograr que los hombres se pongan en los zapatos de ellas y reflexionen sobre el hecho de que la violencia, en la forma que sea, no es normal.

Reporte Indigo