México: las universidades, espacios públicos para la igualdad de géneros 

Las instituciones de educación superior inciden en la construcción de distintas perspectivas, como las de género e inclusión, para observar problemas desde otros enfoques. De ahí que su papel sea fundamental en concientizar a su comunidad sobre estos temas y buscar mecanismos de atención, porque “no hay solución sin participación entera de la comunidad”, aseguraron diversos especialistas en el Foro Universitario sobre Género, Diversidad y No Violencia. ¿Qué onda con?, del programa Cuenta Conmigo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En el panel “Responsabilidad social con perspectiva de género en las instituciones de educación superior como microentornos sociales”, Nadia Navarro Acevedo, directora del Instituto Poblano de las Mujeres, señaló que las universidades son espacios públicos en los que debe tratarse la igualdad de género. “La política pública más importante es sensibilizar sobre el tema y la discusión del mismo de manera abierta es uno de los primeros pasos”, precisó.

Áurea Ceja Albanés, psicóloga social y educadora de la sexualidad, aseguró que las universidades son centrales para crear pensamientos a favor de la igualdad entre hombres y mujeres. “Necesitamos que esta perspectiva llegue a las aulas, para incorporar contenidos de género que conduzcan a los estudiantes hacia otras acciones de convivencia”.

En el caso de la BUAP se lleva a cabo el programa Cuenta Conmigo, para atender diversos problemas de la comunidad estudiantil, como cuestiones de sexualidad, violencia y discriminación, informó Ana Elsa Urías Hernández, subdirectora de Comunicación Institucional, quien destacó la importancia de conocer las sugerencias y los comentarios de los jóvenes para enriquecer este tipo de iniciativas.

Asimismo, dijo, existen diversos mecanismos de inclusión. Por ejemplo, en las revistas institucionales se promueve la participación equitativa –tanto en portadas como en textos- de hombres y mujeres, así como de personas con capacidades diferentes.

En el auditorio de la Facultad de Contaduría Pública, Nadia Navarro Acevedo explicó que el enemigo de las mujeres es el patriarcado que construyó una masculinidad hegemónica, pero la misoginia no es un tema exclusivo de los hombres, pues las féminas también fomentan esta práctica entre ellas. La violencia contra las mujeres no va a parar si los varones no participan en el tema, coincidió Ceja Albanés, también integrante del colectivo de lectura Las mujeres por nosotras mismas.

Al respecto Brahim Zamora Salazar, miembro del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), comentó que el acoso no es un problema de las mujeres, sino de los hombres, quienes las molestan con una mirada lasciva, piropo o incluso contacto físico. Ante este tipo de situaciones, una práctica cotidiana y ejercida principalmente por el varón, resaltó la importancia de promover programas institucionales dirigidos a los varones para concientizarlos sobre el tema.

Otras Voces en Educación