México: campesinos y gremios marchan contra el TLCAN en el inicio de la renegociación

Sindicatos y campesinos marcharon contra el TLCAN

En el marco del inicio de las negociaciones formales del TLCAN, diferentes organizaciones sindicales campesinas, magistrales y universitarias, marcharon la tarde de ayer sobre Paseo de la Reforma para mostrar su rechazo al tratado internacional.

Bajo el lema “El TLC te lesiona, México mejor sin TLC’s”, escrito en banderolas y centenares de letreros, los participantes manifestaron su “repudio” a la renegociación, argumentando que el actual gobierno no tiene legitimidad para asumir este proceso.

La marcha estuvo agrupada por el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, Sindicato de Trabajadores de la UNAM, la Nueva Central de Trabajadores y el Sindicato Mexicano de Electricistas.

“Con esta nueva firma de tratado se está buscando que México siga perdiendo soberanía energética y soberanía alimentaria y fortalecer fundamentalmente a las grandes empresas y a los grandes monopolios mundiales”, dijo José Narro Céspedes, uno de los organizadores de la protesta.

En medio de frases como “¡Grita con fe, no al TLC!”, los participantes marcharon desde el célebre Ángel de la Independencia, monumento emblemático de la ciudad, hasta la Cancillería, donde realizarón un mitín para mostrar su queja.

Milenio


Advierte EEUU que se requiere importante mejora del TLCAN

La primera ronda para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) comenzó este miércoles en Estados Unidos con la advertencia de Robert Lighthizer, representante comercial y jefe del equipo negociador de Estados Unidos, frente al secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, y la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, de que el gobierno del presidente Donald Trump no se conformará sólo con la modernización o retoques de algunos capítulos, sino que requiere importantes mejoras para lograr equilibrio y reciprocidad en el comercio trilateral.

Así que remarcó que una de las prioridades de su país será reducir el enorme déficit comercial que acumula por el acuerdo, al que acusó de haberle fallado a muchos estadunidenses al provocar el cierre de empresas y la pérdida de al menos 700 mil empleos.

Este es un histórico día, ponderó al señalar que con la revisión del acuerdo se cumplía una de las promesas de campaña de Trump para equilibrar los legítimos intereses de empresas y millones de agricultores y ganaderos de Estados Unidos que se han beneficiado con el TLCAN con exportaciones hacia México y Canadá, y con quienes se han vuelto particularmente vulnerables con el mismo, como es el caso de la industria manufacturera.

Lighthizer fue el último en fijar la postura de su país sobre la renegociación, aunque como anfitrión de la primera ronda primero dio la bienvenida a Freeland y Guajardo para dejarlos hablar en ese orden. Los discursos duraron, en conjunto, menos de media hora y fueron transmitidos por Internet. Los funcionarios no ocuparon la misma mesa sino que fueron distribuidos en tres pequeñas, cada uno flanqueado por sus dos principales colaboradores en la renegociación del TLCAN, vigente desde hace 23 años y que involucra a 500 millones de personas de los tres países, casi 7 por ciento de la población mundial.

Antes que el estadunidense, el secretario Guajardo había expresado que para que un acuerdo sea exitoso tiene que funcionar para todas las partes involucradas, de otra forma no es un acuerdo.

Concedió que el proceso puede ser difícil, pero dijo que el primer reto de la renegociación es encontrar el punto medio entre los intereses de los tres países para que los tres ganen, ganen, ganen y el primer objetivo es no causar daño, porque se trata de tener más comercio, no menos.

México viene a esta negociación con el objetivo de tener un rol constructivo y proactivo buscando impulsar nuestros intereses y metas, pero sin arriesgar lo que hemos logrado como región, advirtió el secretario.

El equipo negociador mexicano es acompañado por un centenar de empresarios que participarán en el llamado cuarto de junto, a quienes los funcionarios federales consultarán en cada tema. Si bien el secretario acotó que eso no quiere decir que las opiniones de los empresarios sean determinantes, también dijo que nada se pone en la mesa hasta no generar los consensos necesarios.

En su turno, la ministra canadiense, en un mensaje que pronunció en inglés, español y francés, puntualizó que Canadá no ve los déficits o superávits comerciales como una medida prioritaria de la relación comercial y no concibe el comercio como un juego de suma cero.

Por supuesto vamos a tratar de defender elementos existentes en el TLCAN que son clave para nuestro interés nacional, advirtió, y agregó que la protección del medio ambiente, la igualdad de género, la defensa de los derechos indígenas y cuestiones laborales deben ser incluidos en la modernización del acuerdo.

Incremento a salarios mínimos, fuera de la negociación

Luego de la presentación de las posturas, se instalaron 28 mesas de negociación paralelas. En una conferencia de prensa en la embajada de México en Estados Unidos, también transmitida por Internet, Guajardo puntualizó que el incremento a los salarios mínimos en México no forma parte de la renegociación, una demanda planteada por el gobierno estadunidense al acusar que por la mano de obra barata mexicana se genera competencia desleal.

Puntos distantes

El funcionario desestimó el mensaje de Lighthizer, al sostener que todos los temas que mencionó ya los había dado a conocer el mes pasado ante su Congreso. Todas las negociaciones siempre empiezan en puntos distantes y el proceso es justamente para eso, para tratar de analizar la posibilidad de llegar a un terreno común, comentó.

Explicó que en la primera ronda de negociaciones que comenzó hoy y concluirá hasta el domingo se tratará de sacar adelante los documentos base para iniciar formalmente la negociación en cada una de las mesas que se instalaron, y se buscará avanzar en los temas más fáciles que beneficien a los tres países, como la incorporación de las pequeñas empresas a las cadenas de valor, mientras que los temas difíciles, como la solución de controversias, se dejarán para más adelante, porque tomarán más tiempo.

La Jornada


Guajardo minimiza presiones de EEUU en renegociaciones del TLCAN

El secretario de Economía de México, Idelfonso Guajardo, minimizó la postura de confrontación del gobierno de Estados Unidos con la que arrancó la primera fase de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y confirmó que como negociador del acuerdo deberá consultar al canciller Luis Videgaray.

“Nada de lo que ocurrió esta mañana es una sorpresa”, declaró en una conferencia de prensa celebrada en la embajada de México en esta capital.

Al iniciar la primera fase de las renegociaciones del TLCAN, Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, dejó en claro que su país quiere reducir el déficit comercial con México e imponer mecanismos sobre manipulación monetaria y solución de disputas comerciales, para cumplir las promesas de campaña del presidente Donald Trump.

“Nosotros estamos dispuestos a analizar el balance comercial entre los tres países de América del Norte, siempre y cuando sea bajo el principio de expansión del comercio, no de supresión”, señaló Guajardo al terminar la primera de cinco jornadas.

El gobierno mexicano llegó a la renegociación del TLCAN con la posición de que deben atenderse las diferencias con Estados Unidos y Canadá en las 28 mesas que se definieron para la discusión del pacto económico.

De acuerdo con el secretario mexicano, toda negociación inicia con “puntos distantes”, y en algún momento las partes involucradas deben mostrar flexibilidad para resolver las controversias.

Señaló que de esta primera ronda que concluirá el próximo domingo 20, el gobierno de México espera que surjan “textos definidos” de los 30 capítulos del TLCAN para llegar con mejores perspectivas y avances a la segunda ronda que se celebrará en la capital mexicana en la primera quincena de septiembre próximo.

Sobre el déficit comercial de Estados Unidos con México, calculado en unos 64 mil millones de dólares, Guajardo estipuló que el gobierno de Enrique Peña Nieto no comparte la visión de Trump.

“La pregunta que nos tendríamos que hacer es: ¿que hubiera pasado si en esta integración, la competitividad que agrega México en América del Norte no existiera? Yo creo que el impacto de la competencia con Asia hubiera sido todavía más radical y desastrosa para la creación de empleos (para los estadunidenses)”, apuntó el mexicano.

Y cuando Apro le preguntó si él era el verdadero encargado de las renegociaciones del TLCAN, o si estaba supeditado a consultar al canciller mexicano, Luis Videgaray, Guajardo respondió: “No hay ninguna confusión” respecto de las responsabilidades que dio Peña Nieto a los integrantes de su gabinete.

“No podemos ver en aislamiento los temas de comercio, de seguridad y los temas migratorios. Y si hay un responsable de gabinete que tenga la película completa de las negociaciones, es el canciller… Entonces estaré yo compartiendo esta información con el gabinete de la Republica, incluido el canciller, sin duda, porque es una estrategia de unidad bajo el mando del presidente”, remató.

Proceso


Los 10 puntos clave de México y el TLCAN

Aunque México tiene una red de 46 convenios comerciales que le dan acceso a mil millones de potenciales consumidores, por su volumen de negocio el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es el más importante.

Por ello, es clave una renegociación del convenio comercial favorable a sus intereses, pese a las presiones de EU.

Estos son los diez puntos más importantes del actual TLCAN:

Aprobación: Pese a reticencias de la oposición y grupos sociales como agricultores, el TLCAN fue aprobado por el Senado el 22 de noviembre de 1993 y entró en vigor entre México, Estados Unidos y Canadá el 1 de enero de 1994.

Ámbito: El TLCAN creó una de las áreas de libre comercio más grandes del mundo. Actualmente alberga 482 millones de habitantes (7 % de la población mundial), genera 28 % del producto interno bruto (PIB) y realiza el 16 % del comercio global.

Dependencia: En 2016, México exportó por valor de 374 mil millones de dólares, e importó insumos que totalizaron 387 mil millones de dólares.

Hacia América del Norte, vendió productos por 313 mil millones de dólares, el 84 %. Las importaciones de Estados Unidos y Canadá a México fueron de 189 mil millones de dólares, el 49 % de las compras.

De cada 100 dólares de intercambio comercial de México, 66 dólares son con Canadá y Estados Unidos. Equivale al 48 % del producto interno bruto (PIB) nacional.

Importancia de EU: Sobresalen los vínculos con Estados Unidos, hoy su principal socio comercial. El comercio bilateral cerró en 482.238 millones de dólares en 2016. De estos, 303 mil millones de dólares fueron ventas mexicanas, el 81 % del total de exportaciones.

Evolución: Las exportaciones de México a Estados Unidos y Canadá se multiplicaron por siete, desde los 44 mil 474 millones de dólares en 1993 a los 313 mil millones de dólares del 2016.

Las importaciones de dichos países se multiplicaron por cuatro, de 46 mil 470 millones de dólares a 189 mil millones de dólares.

Sectores relevantes: Canadá y Estados Unidos son los mercados de exportación más importantes para las industrias estratégicas de México.

Es el caso del electrónico, con exportaciones por valor de 62 mil 920 millones de dólares, autos ligeros (44 mil 737 millones de dólares), autopartes (41.381 millones de dólares), eléctrico (28.495 millones de dólares), agropecuario (12 mil 600 millones de dólares) y autos pesados (7 mil 724 millones de dólares).

Inversiones: Canadá y EU son fuente del 53 % -el equivalente a 276.501 millones de dólares- de la inversión extranjera directa (IED) que México ha recibido desde 1994 al primer semestre de 2017. Estados Unidos es el principal inversionista de México (46 %) y Canadá el cuarto más importante.

Las facilidades de comercio entre los tres países incentivó el arribo de inversión de otros países como Japón o Alemania, que instalaron en México plantas automotrices.

Negociaciones: Del 16 al 20 de agosto tiene lugar la primera ronda de negociaciones en Washington D.C. Le seguirá una segunda reunión en México y una tercera en Canadá. Se esperan entre 7 y 9 rondas. Los Gobiernos buscan cerrar la modernización antes de las elecciones presidenciales en México, a mediados del 2018.

Kenneth Smith, representante de la Secretaría de Economía en la embajada de México en Washington D.C., será jefe de la negociación técnica, y Salvador Behar, director general para América del Norte de la SE, el jefe negociador adjunto.

Juan Carlos Baker, actual subsecretario de Comercio Exterior de la SE, ejercerá como supervisor.

A mejor o a peor: De lograr una negociación favorable, México espera mantener el TLCAN en sus términos actuales y reforzar el capítulo energético, facilitar la integración en infraestructura de telecomunicaciones, fortalecer la propiedad intelectual y lograr un mayor acceso de prestadores de servicios financieros e inversionistas mexicanos a Estados Unidos y Canadá.

Entre los puntos más controvertidos está la reimposición de aranceles -una línea roja para México-, el posible aumento de las reglas de origen para garantizar el uso de productos fabricados en la región y la modificación o eliminación del capítulo 19, de solución de controversias.

Los cuatro ejes negociadores de México:

– Fortalecer la competitividad de América del Norte.

– Avanzar hacia un comercio regional inclusivo y responsable.

– Aprovechar las oportunidades de la economía del siglo XXI.

– Promover la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte.

El Universal