Paraguay: el gobierno evalúa nueva propuesta para los campesinos tras el veto presidencial a condonar sus deudas

Ejecutivo trabaja en un nuevo plan de contingencia para la deuda campesina

El Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería, está trabajando en perfeccionar y mejorar su propuesta planteada para la problemática financiera y productiva de los pequeños agricultores y demás labriegos que se manifiestan en la capital. El líder de la bancada oficialista del Partido Colorado, Juan Darío Monges, remarcó la alta posibilidad de que no existan los votos necesarios para rechazar el veto del Ejecutivo al subsidio días atrás sancionado por el Congreso.

El legislador señaló que el ministro del MAG, Juan Carlos Baruja, le manifestó que están obrando en las mejoras de la propuesta del Estado para la rehabilitación financiera, mediante la refinanciación de deudas y la reactivación productiva, a través de apoyo técnico en insumos y herramientas.

“Desde el Ejecutivo se plantean cosas realizables. Un refinanciamiento a una tasa baja a un plazo de 10 años, el fortalecimiento del Crédito Agrícola de Habilitación para atender a aquellos productores que están inhabilitados en el sistema financiero por deudas con entes privados y la reactivación productiva para agricultores”, expresó.

Monges manifestó que plantean esta propuesta para no aferrarse a una posición circunstancial que sea solo aceptar o rechazar el veto presidencial, y poder así volver a dialogar con los campesinos.

El ente agroganadero estatal presentó el 25 de julio pasado un proyecto que buscaba destinar unos 109.600 millones de guaraníes (cerca de US$ 20 millones) en planes de contingencia para asistir a los productores que se vieron afectados por las heladas y en proyectos que apuntan a la reactivación productiva. También, dentro de este plan, se preveía que el Banco Nacional de Fomento (BNF) y el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH) renueven y refinancien las deudas de los agricultores afectados.

Los campesinos llevan acampando casi un mes en la Plaza de Armas, frente a la sede legislativa, con la intención de lograr una respuesta a su problema económico, teniendo en cuenta la difícil situación en el campo a raíz de las inundaciones y las últimas heladas, así como los inconvenientes por la falta de mercado y los bajos precios de sus productos.

La Nación


Por el momento no hay marcha campesina

Los campesinos amanecieron con una reunión para definir las actividades de este martes mientras esperan que el Senado rechace el veto presidencial al subsidio para el pago de sus deudas.

Este martes, si bien no se descarta que retomen las marchas, al momento de la publicación de este texto, los campesinos seguían reunidos definiendo las actividades que realizarán para exigir el subsidio a sus deudas que el presidente Horacio Cartes vetó.

Hasta el momento tampoco hubo una convocatoria para la sesión extraordinaria en el Senado porque hay dudas en los votos para la ratificación hacia la propuesta campesina.

Igualmente, los labriegos siguen llegando desde el interior del país hasta la Plaza de Armas, frente al Congreso, para unirse a la movilización. Sin embargo, son estrictamente controlados por parte de la Policía Nacional.

Ya desde el fin de semana la Coordinadora Nacional Intersectorial denunció la intensificación de los controles a los camiones y colectivos que traían a las personas desde el interior.

Sobre Presidente Franco, las calles que llevan hasta Paraguayo Independiente están cerradas para el tránsito vehicular. La intersección de Montevideo y Benjamín Constant está habilitada para utilizar la avenida Costanera José Asunción Flores.

Los campesinos cumplieron un mes de estar instalados en el microcentro de Asunción donde aguantaron bajo carpas, a base de mate y café, los dos días más fríos del 2017. Además las heladas registradas durante esos días hicieron que se pierda la totalidad de sus cultivos.

La ley aprobada en el Congreso, y rechazada por el Ejecutivo, establecía que los beneficiarios serán aquellos labriegos que cuenten con fincas de un máximo de 30 hectáreas. El monto estipulado no deberá superar los 25 salarios mínimos (G. 51 millones aproximadamente).

Además los beneficios otorgados por la misma no privarán a los beneficiarios del derecho de ser sujetos a nuevos créditos.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Registro Nacional de Agricultura Familiar (Renaf), conjuntamente con las organizaciones de bases municipales, departamentales y nacionales, debe elevar al Ministerio de Hacienda y a la Contraloría General de la República la nómina completa de los beneficiarios.

Última Hora