Puerto Rico pide apoyo al gobierno de Trump para que la isla se convierta en el estado 51 de EEUU

El secretario de Estado, Luis Rivera Marín promueve en Washington que el gobierno del presidente Donald Trump dé un respaldo contundente a la idea de que Puerto Rico sea el estado 51 de EE.UU. e incorpore al gobierno de la isla en gestiones para “fomentar la democracia” en Venezuela.

Rivera Marín inició ayer dos días de reuniones en Washington D.C., centradas también en acercarse a los embajadores de Panamá, Colombia y Perú de cara a misiones comerciales que realizará en octubre el gobierno de Puerto Rico en esos países latinoamericanos.

Rivera Marín fue recibido en la tarde de ayer en la Casa Blanca por Helen Aguirre, directora de Asuntos de Medios de Comunicación y enlace con temas hispanos, y funcionarios de las oficinas de Política Pública y Asuntos Intergubernamentales.

El secretario había adelantado que esperaba ver al director de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Justin Clark, para abogar por que el presidente Trump se exprese firmemente a favor de la propuesta de convertir a Puerto Rico en el estado 51.

A su vez, solicitaría la reactivación del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca sobre Puerto Rico y un comité multisectorial en el Departamento de Salud de EE.UU. sobre el acceso de la isla a programas de salud.

Poco antes de la reunión, Rivera Marín dijo a El Nuevo Día que esperaba “poner al día” a Clark sobre “lo que está pasando” en torno al status, después del plebiscito del pasado 11 de junio en el que cerca de 508,000 personas apoyaron la estadidad (97%), en medio de un boicot de la oposición y una baja tasa de participación electoral (23%).

La oficina de Clark estuvo representada en la reunión de Nashville (Tenesí) en que la Asociación de Vicegobernadores de EE.UU. aprobó una resolución en respaldo a la libre determinación de Puerto Rico y la estadidad.

Rivera Marín dijo que recordaría que el programa de gobierno de 2016 del Partido Republicano de EE.UU. incluye un claro respaldo a la estadidad y que otros presidentes republicanos, como Gerald Ford, Ronald Reagan y George Bush, padre, han apoyado esa propuesta.

En la agenda del Secretario de Estado, también estaba impulsar que el gobierno del presidente Trump cree para Venezuela una comisión similar a la que estableció en 2004 para el caso cubano el entonces presidente George W. Bush, bajo el nombre de Comité de Asistencia para una Cuba Libre.

Rivera Marín se reunió además ayer con el senador republicano Marco Rubio (Florida), con el que dialogó sobre el status de Puerto Rico, la situación en Venezuela y Cuba.

“Le indiqué al senador Rubio la pertinencia de Puerto Rico y Florida, jurisdicciones con presencia en el Caribe y predominantemente hispanos, en el que ambas jurisdicciones podemos ser campeones de este proceso”, dijo.

En su calendario estaba además entrevistarse con el secretario adjunto del Departamento de Estado para Asuntos de Latinoamérica, Francisco Palmieri, y el secretario adjunto de Asuntos Consulares.

Rivera Marín sostuvo que busca el respaldo del gobierno federal, a través de las embajadas de EE.UU. en Hispanoamérica, a los esfuerzos de intercambio comercial de Puerto Rico con países latinoamericanos.

Y además quiere que se integre a Puerto Rico en el desarrollo de la política pública federal para los países del Caribe.

Rivera Marín inició sus reuniones ayer en la mañana con el embajador de Panamá en Washington, Emanuel González. Hoy se reunirá con los embajadores de Colombia y Perú.

Debido a la grave fiscal en Puerto Rico, el gobierno decidió cerrar sus oficinas comerciales en esos países latinoamericanos. Pero, ya tiene en agenda misiones comerciales en octubre a esas tres naciones.

Con su visita de esta semana, Rivera Marín dijo que, entre otras cosas, cumple con el “trámite formal diplomático de notificarles la decisión de reenfocar esfuerzos”.

Balanza comercial

Puerto Rico tuvo en 2016 una balanza comercial positiva con Panamá que ascendió a $162 millones. Pero, el intercambio comercial con Colombia ($251 millones) y Perú ($44 millones) es favorable para esos países.

“El mensaje que llevamos es que no estamos abandonando nuestros esfuerzos en los mercados de Colombia, Panamá y Perú, sino más bien cambiando las tácticas”, dijo el secretario de Estado de Puerto Rico.

El Nuevo Día