Ricardo Patiño, exconsejero de Gobierno sobre Lenín Moreno y Rafael Correa: “Entre los dos es muy difícil la reconciliación”

Por Sugey Hajjar

Ricardo Patiño regresa a Alianza PAIS (AP) para que se reconozca la ‘década ganada del expresidente Rafael Correa’. Revela que pese a ser consejero político presidencial, Lenín Moreno no lo escuchaba. “Lenín es muy amable para escuchar y conversar. Incluso me decía que le parecía bien hacer algunos correctivos, pero en la práctica no sucedía”.

¿Qué los fracturó?

(…) El problema que hemos tenido es que son muchas declaraciones que no hacen justicia sobre lo que la Revolución Ciudadana ha logrado, y se hacen críticas injustas. Por ejemplo, el manejo económico. Las continuas críticas que superan largamente el reconocimiento de lo que ha sido la Revolución y los aciertos de la década ganada es lo que nos ha obligado a retirarnos del Gobierno. No nos retiramos de la Revolución Ciudadana. Nos cambiamos de posición.

¿No se lo esperaron?

No. En el tema de la corrupción estamos de acuerdo en una lucha frontal. En los diez años de Rafael Correa lo hicimos con frontalidad. Pero la comunicación que expresa Lenín, y eso es lo que he insistido en el tiempo que estuve como consejero presidencial, que señalara con nombres y apellidos a las personas que habían cometido actos de corrupción. Pero me pareció muy desatinado que hablara de que no podemos ser leales al jefe de la mafia. ¿Qué mafia? Hemos tenido gente honesta. Ha habido unos infiltrados, unos pillos que se infiltraron en nuestro gobierno y contra ellos debe caer el peso de la ley.

¿Eso los golpeó?

No nos golpeó, nos ha indignado. ¿Quién es el jefe de una mafia? Rafael Correa no era el jefe de una mafia, él es el líder de la Revolución y si estaba haciendo referencia a alguien, que lo diga. Pero si no lo dice, qué debemos entender, que está hablando de nosotros.

Usted viajó a Bélgica para buscar un acercamiento entre Correa y Moreno. ¿Qué pasó?

Lo buscamos durante bastante tiempo. El asunto es que las palabras que se cruzaron en algunos tuits, a través de mensajes, provocó un distanciamiento, que pese a todo el esfuerzo que hicimos ya no fue posible solucionar. Entre los dos es muy difícil un nivel de reconciliación en el corto plazo. En el mediano plazo, aspiro a que sea posible. Pero ahora la situación es tensa. Es muy difícil lograr un restablecimiento.

¿Están decepcionados?

Son tres meses, todavía faltan tres años y nueve meses de gobierno. Espero que haya rectificaciones.

¿Los ha dividido lo que pasó con el vicepresidente Jorge Glas y el retiro de funciones?

No quiero juzgar eso. Glas es un hombre honrado, inocente, es mi opinión. Le corresponde a la justicia declararlo de una u otra manera.

El Universo