Ascienden a 90 los muertos por el terremoto en el sur de México

Sube a 90 la cifra de muertes por el sismo

La cifra de muertos por el sismo del jueves pasado subió a 90, 29 más que en la víspera. Entre los fallecidos se encuentra el policía atrapado en los escombros del palacio municipal de Juchitán, Oaxaca, y tres personas en Chiapas.

Son 71 decesos en Oaxaca (unos 40 sólo en Juchitán); 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la Secretaría de Gobernación y el gobierno oaxaqueño dieron a conocer los datos.

A 36 horas del terremoto de 8.2 grados que afectó el centro y sur del país (hasta la tarde de ayer acumulaba más de 770 réplicas), este sábado continuaban los trabajos de búsqueda y rescate; los protocolos internacionales marcan un periodo de 72 horas para esta acción, con la perspectiva de encontrar vida entre los escombros.

La atención médica prioritaria, así como el reparto de víveres y otros insumos para la población corre a cargo de las secretarías de la Defensa Nacional, de Marina y la Policía Federal.

Debido a que el hospital general de Juchitán se colapsó, el Ejército ofreció 25 camas de su nosocomio regional.

Desde su cuenta de Twitter, el presidente Peña informó que ya fue restablecida la operación de los siete pozos que surten agua potable a Juchitán; aseguró que toneladas de alimentos y miles de litros de agua se están ­distribuyendo.

Como expresó el viernes, dijo que lamentablemente 65 personas fallecieron por el sismo. En su memoria y en solidaridad con sus familias decreté tres días de duelo nacional.

Al tiempo de atención en albergues, funcionarios federales iniciaron el levantamiento de información (censo) y verificar el grado de afectación de las viviendas.

En cuanto al suministro de energía eléctrica, el sismo afectó a 1.8 millones de clientes, de los cuales se ha restablecido el servicio a 98.9 por ciento de éstos.

Tras el cierre de sesión del comité nacional de emergencias (en este caso cuando el sismo supera los ocho grados), se establecerá el comité de evaluación de daños, posiblemente este domingo.

En cuanto a la dimensión de las pérdidas materiales, el director general de Protección Civil de Gobernación, Ricardo de la Cruz, subrayó que los protocolos dictan, como prioridad, salvaguardar la vida, por lo que en este momento se atiende a la población y se prosigue con la búsqueda y rescate en estructuras colapsadas. Las réplicas del sismo continúan, dijo.

El titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, indicó que en estos momentos, la solidaridad entre los mexicanos marca la diferencia. Con las etiquetas #Fuerza México#luto nacional, manifestó sus condolencias a familiares de las personas fallecidas. Difundió el video en el que se ve a un hombre alistar la Bandera Nacional para colocarla encima de los escombros de lo que fue el palacio municipal de Juchitán.

Según autoridades de Protección Civil de Chiapas, más de 350 mil familias de esta entidad resultaron afectadas por el sismo del jueves. Según un informe de Prensa Latina se trata de residentes de Frailesca, Istmo Costa, Zoconusco y Sierra Mariscal. Los fallecidos (12 hasta ahora) vivián en San Cristóbal de las Casas, Villaflores, Jiquipilas y Pijijiapan.

Según un los grupos de evaluación, 428 casas se colapsaron en Tonalá, Parral, Tuxtla Gutiérrez y Chiapilla, mientras mil 699 presentan averías.

Agregan que 800 escuelas reportan daños, cuatro edificios de salud y 18 instalaciones públicas.

Gobernación decretó situación de alerta, para a recepción de apoyos humanitarios en 86 de los 122 municipios chiapanecos.

La Jornada


No queremos discursos, nos falta comida, claman

A dos días del terremoto de magnitud 8.2, que dejó 71 muertos en Oaxaca, los damnificados de esta localidad reclaman ayuda y manifiestan temor de que haya más sacudidas. Su desesperación ya es enorme por comer algo o ser atendidos por un médico.

Los vecinos que aún mantienen sus casas en pie les brindan alimentos y hospedaje. Ayudan en lo que pueden. Los afectados deploran que los víveres todavía no lleguen, que se hayan quedado en discursos y que ni siquiera recibieran el buenos días de su alcalde.

En redes sociales se difunden los centros de acopio, porque no son una, dos o tres personas las que perdieron sus casas y todas sus pertenencias, sino miles en Juchitán, Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo, Xadani, Santiago Niltepec, San Mateo del Mar y otras comunidades.

En Unión Hidalgo hay más de 200 casas derrumbadas y esas familias viven en sus patios o en la calle. Algunas han recibido el apoyo de voluntarios o de amigos, porque “aquí no ha llegado la ayuda del gobierno de Oaxaca y tampoco se activó el plan DN-III.

A nosotros nos visitó el de protección civil, tomó nota del estado crítico de la casa y se fue; al presidente no lo hemos visto, no se ha dignado a visitarnos, somos su gente que hoy vivimos en desgracia, dijo Margarita Luis Martínez.

En Juchitán, a pesar de la llegada del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, y del presidente Enrique Peña Nieto, cientos de familias zapotecas afectadas no han visto las promesas.

La familia Castillo Medina vive desde hace dos días en la cancha Che Gómez, junto con otras 50 familias de Juchitán que perdieron sus casas. Sólo recibieron un bote de agua del DIF municipal y una despensa del Ejército.

Necesitamos de comer, no tenemos dinero, no hay agua y tampoco alimentos, los niños requieren leche, pañales, colchonetas, pero nadie nos ayuda, expresa Margarita Santiago.

En Asunción Ixtaltepec, Sonia Manuel López también perdió su vivienda. Su mamá, de casi 90 años, quedó atrapada y por fortuna sobrevivió. Lamenta que su alcalde, Óscar Toral, a dos días de lo ocurrido, no los haya visitado para ofrecer ayuda.

Mi vecina me dio asilo, hemos dormido en el patio y comido con lo poco que tenemos; estamos abandonados, Juchitán no es toda la desgracia, refiere.

Eutiht Dolores Manuel, Margarita Valdivieso Sarabia e Isabel López Pérez también claman apoyos. Sus casas están derrumbadas. Si no fuera por sus vecinas y parientes no tendrían dónde comer.

Exigimos a nuestro presidente municipal, Óscar Toral, que nos apoye; no queremos discursos, queremos comida, perdimos nuestro único patrimonio, gritan.

El Hospital General de Juchitán, el más grande de la región, fue cerrado por los daños. La noche del 7 de septiembre se habilitó una pista de baile que está a la intemperie. Ahí se atiende a cientos de heridos, la mayoría por golpes.

Luis Aquino Santiago, médico neonatólogo, reconoció que la gente ha brindado cobijo y alimentos a sus vecinos, pero no existe organización en las autoridades y éstas desconocen cómo ayudar de forma eficiente.

Los afectados declaran que los alimentos son escasos. Las grandes cadenas de supermercados están cerradas, algunas tiendas han elevado el costo de sus productos y ya comienzan a darse casos de vandalismo y saqueo.

La Jornada


Por qué México es proclive a sufrir tantos terremotos y tan fuertes

La noche del jueves, el suroeste de México se vio sacudido por un terremoto de magnitud 8,2 que activó las alertas de tsunami en las costas del Pacífico.

Según el Servicio Sismológico de México, el sismo tuvo su epicentro 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas, a una profundidad de alrededor de 58 kilómetros, a las 23:49, hora local.

Por su magnitud, el sismo supera al ocurrido en 1985 cerca de Ciudad de México, que dejó miles de muertos y decenas de miles de edificios destruidos.

¿Pero por qué México es tan proclive a sufrir tantos movimientos telúricos y de semejante magnitud?

La respuesta recae en su ubicación geográfica.

Anillo de Fuego

El país se encuentra en un área en forma de herradura con alta actividad sísmica que se conoce como el Cinturón de Fuego del Pacífico, que une a América con Asia.

“En el Cinturón de Fuego del Pacífico tienen lugar el 90% de todos los sismos del mundo y el 80% de los terremotos más grandes“, le explicó a BBC Mundo el director del área de sismología del Instituto Geofísico del Perú (IGP), Hernado Taveras.

Además de México, esta región -también conocida como Cinturón Circumpacífico o Anillo de Fuego- incluye a Japón, Ecuador, Chile, Estados Unidos, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, y parte de Canadá, por un lado del océano.

A la altura de las Islas Aleutianas, en el norte del océano Pacífico, entre Alaska y la península de Kamchatka, se encuentra la curva superior de la herradura, que dobla después para incluir a la costa y las islas de Rusia, Taiwán, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea y Nueva Zelanda, por el otro.

El lecho del océano Pacífico reposa sobre varias placas tectónicas y “el hecho de que la actividad sísmica sea intensa en el Anillo de Fuego se debe a la convergencia de éstas y su fricción, lo que hace que se acumule tensión a liberar”, señaló Taveras.

En el Cinturón de Fuego del Pacífico se encuentran también más del 75% de los volcanes activos e inactivos del mundo; 452 cráteres.

Chiapas

El sismo tuvo su epicentro 137 kilómetros al suroeste de Tonalá, Chiapas.

Según explica el reporte del Servicio Sismológico Nacional de México, Chiapas es uno de los estados del país más proclives a los sismos.

“El origen de esta sismicidad se debe al contacto convergente entre dos importantes placas tectónicas: la placa de Cocos y la placa del Caribe

“La interacción entre estas dos placas tiene lugar en la costa del Pacífico, frente a dicho estado”.

Este estado ya ha sufrido tres temblores de más de 7 de magnitud desde 1970, incluido uno en noviembre de 2012, de una magnitud de 7,3.

Animal Político