Canciller venezolano califica declaraciones de embajadora de EEUU como “un descaro sin precedentes”

El canciller de la República, Jorge Arreaza, rechazó este miércoles las declaraciones de Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), quien cuestionó la participación del representante diplomático venezolano ante el Consejo de Derechos Humanos de la instancia.

Tales afirmaciones “constituyen un descaro sin precedentes”, pues el país norteamericano “es el principal violador de derechos humanos en el mundo: guerras por petróleo, bombardeos a civiles, bloqueos económicos”, indicó el ministro venezolano a través de Twitter, reseñó AVN.

En esa red social, Arreaza instó a la embajadora a preocuparse por las violaciones de derechos fundamentales promovidos por el Gobierno de su país a nivel mundial.

La postura de Haley, además, refleja “notable nerviosismo ante la acción internacional de Venezuela, mediante la diplomacia bolivariana de paz”, expresó Arreaza.

Instó a Alemania a abandonar su “posición parcializada”

Igualmente, Arreaza rechazó que el Gobierno de Alemania apoyó a políticos opositores venezolanos “que han atentado contra la democracia y la paz”, según escribió en su cuenta de Twitter.

“Sugerimos a la canciller Merkel informarse objetivamente sobre Venezuela. Nuestra embajada está a su disposición”, manifestó.

Por último, pidió que abandonen su posición parcializada sobre Venezuela. “Su credibilidad internacional está en duda”, aseguró.

El Universal


EEUU: Participación de Venezuela en Consejo de DDHH de la ONU es una burla

La embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, indicó que los planes de Venezuela de hablar en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra la próxima semana representan “una burla a la institución”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, tiene previsto dirigirse al organismo tras un reporte que acusa al Gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, de reprimir a disidentes políticos con fuerza letal desde “que comenzaron las protestas en el mes abril de este año”, reseñó DPA.

Mediante un comunicado Haley apuntó que “tener al ministro de Relaciones Exteriores venezolano hablando ante el Consejo es una burla a la institución. El régimen de Maduro continúa robándoles al pueblo venezolano su libertad y su prosperidad”.

“En lugar de darle la bienvenida al ministro de Relaciones Exteriores venezolano, el Consejo de Derechos Humanos debería denunciar a su Gobierno”, señaló.

Arreaza será el encargado de representar a Venezuela ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la semana que viene, confirmó ayer el organismo, que corrigió así una información anterior según la cual iba a asistir el presidente Maduro.

El lunes comienzan en Ginebra las sesiones de otoño (boreal) del consejo, que durarán tres semanas. Los 47 países miembros son elegidos por la Asamblea General de la ONU para un período de tres años y en la actualidad Venezuela forma parte del grupo.

El objetivo del Consejo es apoyar la defensa de los derechos humanos en todo el mundo y encargar informes a expertos en caso de graves denuncias.

La situación de Venezuela fue objeto de uno de estos estudios hace poco y la semana pasada el alto comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, expresó gran preocupación.

Según aseguró, durante la represión de las protestas contra el Gobierno venezolano “se usó fuerza letal, se violaron los derechos humanos y hubo opositores que fueron torturados”. El informe indica que la mayor parte de las muertes durante las manifestaciones pueden atribuirse a las fuerzas de seguridad y los grupos pro-Maduro.

El Universal