Cuba: Estados Unidos reduce su personal diplomático en la embajada y suspende la emisión de visas

EEUU retirará a más de la mitad del personal de embajada en Cuba

El Departamento de Estado anunció hoy que retirará a más de la mitad del personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba tras los “incidentes” reportados por diplomáticos.

La medida se dan a conocer pocos días después de que la isla caribeña instara a Washington a no politizar un asunto de esta naturaleza y a que no se tomaran decisiones apresuradas y sin sustento en evidencias y resultados investigativos concluyentes.

Según informaron representantes de la entidad federal, este viernes se ordenó la salida del personal que no es de emergencia asignado a la sede diplomática en La Habana, así como de sus familiares.

En la mayor de las Antillas permanecerá el cuerpo mínimo para servicios de emergencia y asistir a los ciudadanos norteamericanos.

De acuerdo con Tillerson, que se refiere a los hechos como “ataques”, los investigadores no han podido determinar quién es responsable o qué los está causando.

Tales medidas se adoptaron a pesar de que los funcionarios gubernamentales sostuvieron que ambos países continúan sus respectivas investigaciones en la materia.

Asimismo, las fuentes reconocieron el esfuerzo que el gobierno cubano ha hecho para investigar lo sucedido y su cooperación en facilitar la pesquisa de Estados Unidos.

Para justificar tales pasos se argumentaron motivos de seguridad, y los cargos del Departamento de Estado remarcaron que se mantiene las relaciones diplomáticas entre los dos países, restablecidas en julio de 2015, tras más de 50 años de ruptura.

El martes pasado el canciller cubano, Bruno Rodríguez, se reunió en Washington con el secretario de Estado, Rex Tillerson, y le reiteró la seriedad, celeridad y profesionalismo con que las autoridades han asumido este asunto.

Igualmente, le transmitió que de acuerdo con los resultados preliminares obtenidos por las autoridades cubanas en su investigación, la cual ha tenido en cuenta datos aportados por las estadounidenses, hasta el momento no hay evidencias de las causas y el origen de las afecciones de salud reportadas.

Durante el diálogo Rodríguez ratificó a Tillerson la importancia de que las autoridades norteamericanas cooperen de forma efectiva con las de la isla para el esclarecimiento de unos hechos de los que no existen precedentes en Cuba.

En el encuentro el canciller cubano reiteró que el gobierno cubano no ha perpetrado nunca ni perpetrará ataques de ninguna naturaleza contra diplomáticos. Tampoco ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros para este propósito.

Luego de recibir las primeras notificaciones de la Embajada de Estados Unidos, las autoridades cubanas crearon un comité interinstitucional de expertos para el análisis de los hechos; ampliaron y reforzaron las medidas de protección y seguridad a la sede, su personal y las residencias diplomáticas, y habilitaron nuevos canales de comunicación directa entre la Embajada y el Departamento de Seguridad Diplomática, según la declaración oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores del 9 de agosto pasado, cuando la noticia salió a la luz pública.

La parte cubana insistió para que las agencias especializadas de Estados Unidos visitaran el país y adelantaran las investigaciones en el terreno, lo cual se concretó en junio del 2017. Otras visitas se dieron en los meses de agosto y septiembre.

El senador de origen cubano y opositor a cualquier acercamiento con La Habana, Marco Rubio, envió recientemente una carta al secretario de Estado, Rex Tillerson, en la que pide la expulsión de todos los diplomáticos cubanos en Washington y el eventual cierre de la Embajada de ese país en Cuba como represalia ante supuestos “ataques acústicos” causantes de los daños a la salud de funcionarios estadounidenses en La Habana.

Entre tanto el presidente de EE.UU., Donald Trump, renovó el 8 de septiembre por un año más la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, un estatuto de 1917 que sustenta el bloqueo económico impuesto a Cuba.

Esta decisión “corresponde a los intereses nacionales” de Washington, explica el mandatario en el memorando que informa la medida.

Sobre ese texto se erige el bloqueo económico hacia la Isla, que en última instancia solo puede levantar el Congreso, la prórroga implica que en manos de Trump están la autoridad y flexibilidad para relajar o levantar las sanciones a la Isla mediante decretos ejecutivos.

Cuba Debate


Acciones tomadas en respuesta a los ataques contra el personal gubernamental estadounidense en Cuba

Declaración del Secretario de Estado de Estados Unidos Tillerson

En los últimos meses, 21 empleados de la Embajada de Estados Unidos han sufrido una variedad de lesiones por ataques de naturaleza desconocida. Los individuos afectados han exhibido una serie de síntomas físicos, incluyendo dolores de oído, pérdida de audición, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir. Los investigadores no han podido determinar quién es responsable o qué está causando estos ataques.

El 29 de septiembre, el Departamento ordenó la salida del personal que no es catalogado como de emergencia asignado a la Embajada de Estados Unidos en La Habana, así como la de todos los miembros de sus familias. Hasta que el Gobierno de Cuba pueda garantizar la seguridad de nuestros diplomáticos en Cuba, nuestra Embajada quedará reducida al personal de emergencia con el fin de minimizar el número de diplomáticos en riesgo de sufrir daños.

Conjuntamente con la salida ordenada de nuestro personal diplomático, el Departamento ha emitido una Advertencia de Viaje para aconsejar a los ciudadanos de Estados Unidos que eviten viajar a Cuba e informarles de nuestra decisión de retirar a nuestro personal diplomático. No tenemos informes de que ciudadanos privados estadounidenses hayan sido afectados, pero se sabe que los ataques han ocurrido en residencias diplomáticas de Estados Unidos y en hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses. El Departamento no tiene respuestas definitivas sobre la causa o la fuente de los ataques y no puede recomendar un medio para mitigar la exposición.

La decisión de reducir nuestra presencia diplomática en La Habana se hizo para garantizar la seguridad de nuestro personal. Mantenemos relaciones diplomáticas con Cuba y nuestro trabajo en Cuba sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos. Cuba nos ha informado que continuará investigando estos ataques y continuaremos cooperando con ellos en este esfuerzo.

La salud, la seguridad y el bienestar de nuestra comunidad de la Embajada son nuestras mayores preocupaciones. Seguiremos investigando enérgicamente estos ataques hasta que se resuelva el asunto.

USA en español


Cuba tilda de precipitada decisión de EE.UU. de retirar diplomáticos

La cancillería de Cuba calificó hoy de precipitada la decisión del Gobierno de Estados Unidos de retirar más de la mitad del personal de su embajada aquí, bajo el argumento de supuestos incidentes reportados por dichos funcionarios.

La Directora General de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla, Josefina Vidal, señaló que la medida afectará las relaciones bilaterales y en particular la concreción de varios acuerdos en temas de interés mutuo, así como los intercambios entre las dos naciones.

En declaraciones a través de la televisión cubana, Vidal ratificó que el Gobierno de Cuba no tiene responsabilidad con esos hechos y cumple de manera responsable con lo establecido por la Convención de Viena de 1961 acerca de la protección de la integridad física de los diplomáticos y sus familiares.

La funcionaria reiteró la voluntad de las autoridades de la isla caribeña de seguir adelante con el proceso hacia la normalización de los nexos entre las dos naciones que comenzó a partir del 17 de diciembre de 2014.

Vidal recordó que La Habana instó a Washington a no politizar un asunto de esta naturaleza, a que no se tomaran decisiones apresuradas, sin sustento y antes de concluir las pesquisas en curso.

El secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, confirmó este viernes la retirada de los funcionarios de la embajada en Cuba, tras los alegados incidentes, que él calificó de ataques.

Mantenemos nuestras relaciones con Cuba, y nuestro trabajo allí sigue guiado por los intereses de seguridad nacional y de política exterior de Estados Unidos, indicó el jefe de la diplomacia estadounidense en una declaración oficial, tras aclarar que se mantienen las relaciones diplomáticas entre los dos países, restablecidas en julio de 2015, tras más de 50 años de ruptura.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, se reunió en Washington el martes con Tillerson, le reiteró la seriedad, celeridad y profesionalismo con que su país asumió este asunto, así como el hecho de que hasta ahora no hay evidencias de las causas y el origen de las supuestas afecciones de salud reportadas.

Prensa Latina


Advertencia de Viaje: Cuba

Departamento de Estado de EE. UU.

El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Cuba. Durante los últimos meses, numerosos empleados de la Embajada de EE. UU. han sido blanco de ataques específicos. Estos empleados han sufrido lesiones graves como consecuencias de estos ataques. Las personas afectadas muestran una gama de síntomas, entre ellos, malestar en los oídos y pérdida de audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, trastornos cognitivos y dificultad para dormir.

Los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba todavía no han identificado a los responsables, pero el Gobierno de Cuba es responsable de todas las medidas apropiadas para prevenir los ataques a nuestro personal diplomático y los ciudadanos estadounidenses en Cuba. Debido a que la seguridad de nuestro personal está en riesgo y no hemos podido identificar el origen de los ataques, creemos que los ciudadanos estadounidenses también pueden estar en riesgo y les advertimos que no viajen a Cuba. Los ataques han ocurrido en las residencias de los diplomáticos de EE. UU. y en los hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses. El 29 de septiembre, el Departamento de Estado ordenó la salida de los empleados del gobierno de EE. UU. que no prestan servicios de emergencia, así como sus familiares, con el fin de brindarles protección.

Debido a la reducción de personal, la Embajada de EE. UU. en La Habana tiene una capacidad limitada para brindar asistencia a los ciudadanos estadounidenses. La Embajada proveerá solamente servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses. Los ciudadanos estadounidenses en Cuba que necesitan asistencia de emergencia deben llamar por teléfono a la Embajada al +(53)(7) 839–4100 o al Departamento de Estado al 1–202–501–4444. Los ciudadanos estadounidenses no deben intentar ir a la Embajada de EE. UU. ya que ésta fue dañada severamente por la inundación ocurrida durante el huracán Irma.

Los viajeros deben informar a sus familiares y amigos en los Estados Unidos de su paradero y mantenerse en estrecha comunicación con su agente de viajes y personal de su hotel.

USA en español


Prensa de EE.UU. y el sinsentido de ataques acústicos en Cuba

Cuando en agosto pasado la prensa estadounidense comenzó a difundir noticias sobre incidentes de salud reportados por diplomáticos norteamericanos acreditados en Cuba, muchos medios se refirieron de inmediato a lo ocurrido como ”ataques acústicos”.

Desde entonces el término es de común empleo en noticias relacionadas con el tema, a pesar de que las investigaciones emprendidas por ambos países siguen en curso y no tienen aún resultados concluyentes.

Algunas organizaciones periodísticas se han cuestionado seriamente el origen de los problemas médicos que funcionarios aducen haber sufrido en cumplimiento de sus funciones en Cuba, pero el concepto de ataques acústicos o sónicos continúa presente en la narrativa sobre la cuestión.

Los síntomas a los que hacen alusión los medios incluyen migraña, mareo y pérdida de la audición, además de deficiencias cognitivas, problemas para recordar palabras y lesiones cerebrales leves.

Snopes, un sitio digital dedicado a la comprobación de hechos, realizó un trabajo en el que calificó de falsa la afirmación de que un dispositivo sónico inaudible explica los incidentes reportados por los diplomáticos estadounidenses.

El autor del texto, Alex Kasprak, escritor y periodista científico, manifestó a Prensa Latina que el tema del ataque sónico se le atribuyó originalmente a fuentes anónimas referenciadas en una historia de la agencia Associated Press (AP).

Sobre la base de comentarios posteriores realizados por el Departamento de Estado, que dijo no conocer la causa de lo sucedido, Snopes y otros medios concluyeron que la afirmación original era probablemente especulativa. ‘No está claro quiénes fueron estas fuentes, ni cuán de primera mano era su conocimiento’.

De acuerdo con Kasprak, quien ha publicado en revistas como The Atlantic y New Scientist, la mayoría de los síntomas descritos no tienen ninguna ciencia que los vincule a los dos tipos de ruido que los humanos son incapaces de oír: ultrasonido e infrasonido.

Pasamos por todos los síntomas descritos en los reportes y buscamos pruebas de cualquier sonido que podría causarlos. Ninguno de los tipos mencionados provocaría todos esos efectos, y algunos de los síntomas no tenían en absoluto ninguna conexión posible con el ruido, apuntó.

En realidad, agregó, hay una buena cantidad de investigación sobre los efectos biológicos del ruido en los seres humanos y los animales, y buscamos evidencia en esos documentos.

A decir del autor, la mayor parte de la ciencia que conecta el ruido a cualquiera de los síntomas es bastante débil, pero la cuestión más importante es que se necesitaría haber usado tanto ruido ultrasónico como infrasónico para obtener la mayoría de los efectos atribuidos a un supuesto dispositivo.

Esto resulta súper irreal, porque estos sonidos viajan a través de las cosas de manera diferente: el infrasonido no puede ser enfocado a distancia porque la longitud de onda es demasiado larga, y el ultrasonido puede ser enfocado como un láser, pero no entrará en el cuerpo humano si hay algún aire entre el artefacto y la persona, detalló.

Un aparato que emita ultrasonido e infrasonido, que esté en contacto físico con el individuo y sea lo suficientemente pequeño para no ser detectado, a nuestros oídos suena completamente absurdo, manifestó Kasprak.

Añadió, asimismo, que desde un punto de vista fáctico, ningún mecanismo sónico podría ser responsable de todas las señales mencionadas. ‘Debido a eso, podríamos decir con confianza que el dispositivo referido por AP no causaría los síntomas descritos por ese medio, CBS y CNN’.

Según Kasprak, todos los informes de ataques acústicos que conoce a nivel internacional son aquellos en los que el sonido está destinado a ser escuchado.

Tales eventos responden, sin embargo, más a una guerra psicológica que a algún instrumento científico avanzado, y otros ejemplos son las unidades de control de disturbios que emiten ruidos de alta frecuencia, pero todavía audibles, para hacer que sea realmente desagradable estar en un área, señaló.

El periodista advirtió que un concepto como ‘ataques sónicos’ representa un gran material para la web, porque suena a algo salido de una película de ciencia ficción o de James Bond.

A Internet se le dio un regalo cuando AP, una fuente de noticias muy confiable, utilizó las palabras dispositivo sónico encubierto en su historia.

Esta es una cuestión en la que es difícil encontrar a un verdadero experto, apuntó el autor del artículo de Spones.

Creo que el reto de hallar a alguien que dijera que tal dispositivo era científicamente imposible, combinado con lo llamativo del tema, permitió que la afirmación ganara una amplia audiencia antes de que la gente pudiera echar un vistazo atrás y decir ‘esto realmente no tiene mucho sentido’.

Prensa Latina