Entrevista a Cristina Bautista, madre de uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa: “El gobierno mexicano es responsable de todas las desapariciones forzadas en nuestro país”

Por Carla Perelló – NODAL

Hace mil noventa y cinco días que Cristina Bautista no sabe nada del paradero de su hijo. “El único enemigo que tenemos es el gobierno mexicano porque es el responsable de todas las desapariciones forzadas en nuestro país”, dice al ser consultada por Nodal sobre la situación actual en México. Sus palabras cuentan con el sostén de la experiencia que la llevó a buscarlo y a encontrarse con otras historias: es la madre de Benjamín Ascencio Bautista, uno de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, todos ellos víctimas de desaparición forzada.

En la noche del 26 de septiembre de 2014, policías federales y municipales de Iguala, estado de Guerrero, detuvieron y atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa que se dirigían en autobuses a la capital mexicana a conmemorar la masacre de Tlatelolco, ocurrida en 1968. La represión dejó, además de los desaparecidos, a seis personas asesinadas.

Según la investigación oficial de la Procuraduría General de la República (PGR) -que es conocida como la “verdad histórica”- una vez que los agentes los interceptaron, los normalistas fueron entregados al cartel Guerreros Unidos, quienes los habrían quemado en el basurero de Cocula, Guerrero.

Sin embargo, desde el Mecanismo de Seguimiento del asunto Ayotzinapa, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la información de las líneas telefónicas da la “certeza de que los teléfonos y chips de los normalistas fueron utilizados tiempo después de la noche del 26 y 27 de septiembre de 2014”, lo que corrobora que hay pruebas suficientes para descartar la versión oficial.

En esa misma línea, la CIDH, las y los familiares y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) señalan que también podrían haber participado efectivos policiales de Huitzuco e integrantes del 27 batallón de infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional –el Ejército- que aún no han sido debidamente investigados.

Por eso, padres y madres reclaman que se investiguen las “cuatro líneas”. Y, su pedido no es nuevo: en las jornadas por la conmemoración de los tres años de las desapariciones, ellos y ellas gritan cada vez más fuerte: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. En medio de esas actividades, Cristina responde a las preguntas de Nodal y reflexiona acerca del rol del gobierno y del presidente, Enrique Peña Nieto. “En el gobierno no tenemos confianza”, afirma.

¿Cómo ha sido la búsqueda de los 43 en el lapso de estos tres años y qué información tienen?

La investigación no ha avanzado. Reunión tras reunión con la PGR nos han dicho que ha habido avances, pero son sólo de papeleo. Nos reunimos el 29 de agosto para que nos diera la información, para que nos dijera que ya habían detenido a los policías de Huitzuco, porque por lo menos 25 normalistas fueron llevados para allá, pero no tuvimos nada. Por eso, ante la presencia de la CIDH, hemos pedido que nos reciba de nuevo en octubre. Queremos que de verdad nos de los resultados. Pero no sabemos si nos recibirán ni si harán las detenciones que les exigimos.

Como madres y padres, ¿qué es lo que le piden al Estado? 

Lo que estamos exigiendo es que se profundicen cuatro líneas de investigación. La primera es que se tiene que investigar al Ejército mexicano, que esa noche estuvo operando en diferentes lugares donde podrían haber ido los normalistas. La segunda es que se detenga a la policía de Huitzuco, ya que por lo menos 25 normalistas fueron llevados donde ellos se encontraban y hasta el momento no los han detenido. La tercera es investigar los teléfonos de los normalistas que fueron trasladados: hubo siete celulares activos y la PGR no nos ha dado ninguna información. Y la cuarta línea es que se investigue el trasiego de la droga que habrían hecho en el quinto autobús donde estaban los normalistas. Lo que se dice es que por ese autobús fueron agredidos los estudiantes y que también por eso fueron monitoreados por el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputos -conocido como C4, que más tarde informó sobre el primer tiroteo- y desde allí se informó a distintos estamentos del gobierno hacia dónde los trasladaban. Eso para nosotros va a generar avances para llegar al paradero de nuestros hijos.

Ustedes han tenido la oportunidad de reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto, ¿cómo considera que ha sido su rol en este caso?

Ha hecho todo mal. Pues, porque de manera coordinada ellos desaparecieron a nuestros hijos. Nos reunimos dos veces, pero no ha cumplido sus palabras. En la reunión que tuvimos el 28 de octubre de 2014 nos dijo que iba a buscar a nuestros hijos y que se topara con quien se topara él iba a castigarlo. Pero hoy sabemos todo lo que hicieron para construir su verdad histórica. Entonces, en el gobierno no tenemos confianza. Pero nosotros no descansaremos, estaremos exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos hasta llegar al paradero, hasta llegar a la verdad y justicia. Queremos que de verdad se castigue a los responsables. No queremos escuchar más mentiras. Lo que nosotros exigimos es la verdad: dónde están nuestros hijos o cuándo nos los van a entregar.

Para el segundo aniversario usted viajó a Argentina y, entre otros, se pudo acercar a la experiencia de las Madres de Plaza de Mayo, activistas que buscan a las y los desaparecidos de la última dictadura cívico militar perpetrada en el país, ¿qué le dejó esa visita?

Pues nos ha enseñado que no hay que rendirse, que hay que seguir en pie de lucha y que tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos, así es como han hecho las Madres de Plaza de Mayo. Ellas han luchado más de 40 años y siguen. 

¿Cuál es su opinión sobre las diversas situaciones de desapariciones de personas que hay en la actualidad en México?

Supimos en este caminar que hay miles y miles de desaparecidos. Hay muchos familiares que sufren el mismo dolor, que no saben dónde están sus seres queridos. Y nosotros decimos que el único enemigo que tenemos es el gobierno mexicano porque es el responsable de todas las desapariciones forzadas en nuestro país, porque aquí a aquellos que levantan la voz, los encarcelan, si defienden sus derechos, los mandan a matar, a desaparecer, por eso, es el gobierno el culpable de todo. No es de ahorita, es de hace tiempo. Hay gente que tiene desaparecidos desde hace cinco o siete años y siguen buscando a su ser querido. El gobierno dice siempre que fue la delincuencia organizada y ¿qué es la delincuencia organizada? Es el mismo gobierno, ellos coordinan a quiénes van a matar y a quiénes van a encarcelar. Ese es el mal gobierno que tenemos aquí en nuestro país de México.

En otra entrevista usted ha mencionado que su hijo estaba muy contento de la escuela en la que estaba estudiando, pero que se daba cuenta de que el gobierno no quería que existieran escuelas normales rurales “porque ahí defendían a la gente luchadora”, ¿en la escuela aprendía a defender sus derechos?

La normal de Ayotzinapa y las demás normales rurales defienden sus derechos cuando desde el gobierno quieren disminuir las matrículas. Ellos salen a las calles a manifestarse, es eso lo que ellos son. Están en pie de lucha, los estudiantes no se dejan pasar por encima. 


VOLVER